edición: 2574 , Lunes, 15 octubre 2018
16/06/2010

¡Oh banca, cuídate de los idus de julio!

Carlos Schwartz
El anuncio nada imprevisible que la banca española había tomado depósitos del Banco Central Europeo por 85.618 millones de euros a mayo de este año ha provocado cierto revuelo mediático. Sin embargo la cifra no ha hecho más que seguir la tendencia perfilada en meses pasados, puesto que en marzo había tomado 81.881 y en octubre de 2009 82.594. La repercusión de la cifra obedece seguramente a que el presidente de BBVA, Francisco González afirmó en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) el pasado lunes que los mercados internacionales de capitales estaban cerrados para la banca y la empresa españolas al mismo tiempo que el Banco de España publicaba los datos de mayo. La sequía la ha experimentado el BBVA en carne propia hace pocas semanas cuando tuvo que desistir de una colocación de papel comercial por unos 1.200 millones de dólares en el mercado estadounidense.

Entretanto, los propios bancos españoles se miran entre si con bastante desconfianza. La media de saldos diarios del dinero dejado a un interés del 0,25% por parte de la banca española en el mismo Banco Central Europeo fue en el mes de mayo de 18.150 millones de euros, es decir el equivalente a un 21,2% del total de recursos tomados del BCE. Lo saldos de tesorería diarios que quedaron sujetos a esa remuneración punitiva indican que para los prestamistas españoles no había tomadores fiables para ese dinero en el mercado interbancario más seguro por definición: el de un solo día denominado por los sajones overnight.

O dicho de otra forma, no se trata sólo de los mercados de capitales internacionales. No es menos cierto que para el conjunto de la banca que se financia en el BCE, el nivel de abstinencia es más elevado que el de los españoles: el 47% de los 518.635 millones de euros tomados por los bancos europeos del BCE, es decir 248.178 millones de euros, pasó la noche en media diaria como depósito en el BCE. Lo cual quiere decir que el mercado interbancario en Europa brilla por su ausencia.

Por lo tanto no es de sorprender que en marzo de 2008 el dinero tomado por los bancos españoles de los bancos centrales fuese en conjunto de 22.222 millones de euros, en marzo de 2009 de 32.079 millones de euros y en marzo de 2010 se haya casi duplicado con 61.889 millones de euros. El otro hecho relevante de estas cifras es que bastante más de la mitad de ella corresponde a los depósitos de banco centrales en dos bancos españoles. Los dos más grandes. La discrepancia de cifras se debe a que estas últimas son de la Asociación Española de Banca (AEB) y excluyen a los bancos españoles filiales de bancos extranjeros en España, que si incorpora el Banco de España en sus datos.

El BBVA pasó de 11.998 millones de euros de depósitos de bancos centrales en marzo de 2009 a 22.774 millones de euros en marzo de 2010. Por su parte, el Santander pasó de 3.735 millones de euros de depósitos de bancos centrales en marzo de 2009 a 16.529 millones de euros en marzo de 2010. La cifra aumentó más de cuatro veces. Esta, además, tiene truco porque Banco de Santander es el único banco español que tiene anotados depósitos de bancos centrales bajo el epígrafe de “Otros pasivos financieros a valor razonable con cambios en pérdidas y ganancias” con una cifra de 9.563 millones de euros en marzo de 2010. Es probable que en el arcano inaccesible de las contabilidades bancarias esta cifra represente el dinero tomado de bancos centrales distintos del BCE que comportan riesgo de cambio porque no están denominados en euros, como podría ser por ejemplo el caso de los préstamos del Banco de Inglaterra.

Si ahora se da vuelta al tablero y se miran las piezas desde las blancas, que como se sabe mueven primero, se puede ver que el BCE amenaza con forzar una restructuración parcial de los pasivos bancarios empeorando el descuadre de plazos. En 2009 el banco presidido por Jean-Claude Trichet efectuó una serie de grandes subastas destinadas a aliviar las tensiones de liquidez dentro del sistema bancario europeo a plazos de un año. En concreto el 25 de junio de 2009 entregó 442.240 millones de euros al 1% de interés a 371 días con vencimiento el 1 de julio de 2010. Otra el 1 de octubre de 2009 con vencimiento el 30 de septiembre de 2010 al 1% por 75.241 millones de euros. Y el 17 de diciembre de 2009 con vencimiento el 23 de diciembre de 2010 al 1% por importe de 96.937 millones de euros.

Este año el BCE no ha subastado dinero a plazos superiores a tres meses. Y de momento las subastas sin límite que ha anunciado para julio, agosto y septiembre son a tres meses. La operación de refinanciación a más largo plazo de este año ha sido en marzo a 6 meses. El vencimiento del 1 de julio por lo tanto será reconvertido a plazos menores de un año el siete de julio. Esto quiere decir que hay un desequilibrio creciente de plazos en los balances de los bancos europeos, y por ende españoles ya que se está financiando una parte significativa de las operaciones a largo plazo, como las carteras de crédito bancarias con dinero a plazos decrecientes. Mal asunto para las entidades de crédito en tanto que deja expuestos a los bancos a las oscilaciones de tipos de interés en el corto plazo.

Es que, a grandes rasgos, la suma de depósitos de bancos centrales (dinero prestado por el BCE), los depósitos de otras entidades (dinero prestado por otros bancos), y los depósitos de clientes, financian los créditos a la clientela de los bancos. Siguiendo con esta línea de razonamiento, el crédito a la clientela del conjunto de la banca española es del orden de los 830.000 millones de euros (AEB), y de esta cifra la mitad se corresponde con los créditos a la clientela de los dos grandes bancos sistémicos españoles. Las inversiones crediticias totales de ambos bancos son a grandes rasgos la mitad del producto interior bruto del país. Este baile de cifras entretanto no puede ocultar que la deuda externa del sector financiero español es del orden de los 760.000 millones de euros y más de la mitad, unos 400.000 millones está contraída a corto plazo: menos de tres meses.

Desde luego el volumen de los vencimientos de la banca española ante el BCE no son de dominio público. Ni sabemos cuánto dinero han tomado las sucursales en Europa de los bancos españoles que hayan optado por financiarse también fuera de España. Esta es una cifra que no se refleja en el balance del Banco de España, sino en el balance de los respectivos bancos centrales de cada país en los que se haya obtenido la financiación.

Recapacitando sobre la cifra de vencimientos lo que  se atina a decir a la banca española es: cuídate de los idus de julio. Pero claro, como el señor Trichet se ha especializado este año en decir Diego donde dijo digo, todavía puede ser que los bancos se salgan con la suya y consigan que haya otra vez subastas a un año. Pese a lo que diga el servicio de prensa del BCE.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...