edición: 2739 , Viernes, 14 junio 2019
06/12/2010

Oliu dice que los retos de las cajas tras las fusiones son la capitalización y la eficiencia de gestión

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha subrayado que las cajas de ahorros tendrán que demostrar, tras concluir los procesos de integración, que tienen un modelo sólido de recapitalización para recuperar la confianza en el sistema financiero, y que su modelo de gestión única es eficiente.

En declaraciones a Europa Press, Oliu resaltó que la segunda fase de reestructuración que, previsiblemente comenzará después de Navidad, no estará marcada por nuevas integraciones, sino que "la clave" será ver cómo las cajas acometen el refuerzo de su posición de capital y son capaces de gestionar eficazmente las integraciones.

En este sentido, subrayó que durante los procesos de integración pueden surgir obstáculos en cuanto a la gestión que pueden dificultar el proceso, y que los SIP pueden enfrentarse a este tipo de problemas al ser novedosos.

"La eficacia de gestión es muy importante. Una cosa estupenda se puede ir al traste si se embarulla", subrayó el presidente de la entidad catalana, quien recordó que hasta ahora las únicas operaciones que han concluido de manera completa son las fusiones 'stricto sensu'.

Asimismo, Oliu subrayó que cuanto antes se den muestras de que las cajas han encontrado la solución de futuro para sus procesos de capitalización "antes pasará la incertidumbre y las dudas" que aún pesan sobre el sistema financiero en España.

Además, resaltó que entre las incógnitas que aún quedan por resolver se encuentran ver si la ayuda que las cajas han recibido del Frob es suficiente, y determinar con qué sistemas de capitalización privada van a contar tanto las entidades que se han integrado como aquellas que aún permanecen solas.

"Es importante para el conjunto del sistema que la reestructuración salga, y salga bien", subrayó el presidente de Banco Sabadell, quien confió en que "durante el año que viene se vaya viendo que las cosas van saliendo".

En este sentido, reconoció que las cajas de ahorros están trabajando "intensamente" para concluir la reestructuración antes del año próximo y recordó que hacer cambios institucionales "requiere tiempo y ajustes políticos, administrativos y regulatorios".

Sin embargo, advirtió que las cajas no deben "dormirse en el camino" y que es necesaria una "prisa extraordinaria" para que estos procesos finalicen. Por esta razón, consideró "positivo" que se ponga calendarios al proceso, como hizo el gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, quien pidió que los procesos de integración concluyan antes de Navidad.

Asimismo, valoró que la Ley de Cajas aprobada el pasado mes de julio "abre muchas posibilidades", aunque el posterior desarrollo acote estas posibilidades y puedan surgir dificultades en la implantación de los sistemas.

NO ES CRITICABLE PARTICIPAR EN LA GUERRA DE PASIVO.

Por otro lado, Oliu subrayó que no se puede criticar que las entidades que hayan recibido ayudas participen en la denominada 'guerra del pasivo' porque no se trata de competencia desleal. A su juicio, si se critica esta práctica habría que criticar que estas entidades hayan recibido ayuda.

"La competencia no es desleal, simplemente es competencia. Las cajas han recibido capital, pero tienen que funcionar con reglas", añadió. No obstante, subrayó que la guerra de depósitos "está remitiendo de manera rápida" porque las entidades han empezado a notar el "efecto demoledor" en sus márgenes de intermediación.

Asimismo, subrayó que las nuevas exigencias de capital no supondrán una caída del crédito, ya que la desaceleración de esta actividad está motivada por la aversión al riesgo de bancos y empresas, al encarecimiento de la financiación y a la caída de la demanda.

Oliu vaticinó que el estancamiento del crédito continuará en 2011, aunque irá cambiando lentamente a medida que cambie la economía real y "se recupere la ilusión" por crear proyectos empresariales. "Lo más importante es normalizar la situación económica", añadió.

AÑO COMPLICADO PARA LA BANCA Y LA ECONOMÍA.

El presidente de Banco Sabadell también advirtió que 2011 continuará siendo un año complicado para la economía y para el sector financiero, lo que supondrá de nuevo caídas de beneficios para las entidades.

Oliu no descartó, incluso, que algunas entidades puedan registrar pérdidas, entre ellas algún banco, aunque se mostró convencido de que serán capaces de adoptar las medidas necesarias para evitar que se dé esta situación. Respecto a la morosidad, el presidente de Banco Sabadell señaló que en 2011 "tocará techo".

Por el contrario, señaló que otro de los problemas económicos a los que se enfrentará España en el futuro será absorber el 'stock' de viviendas, proceso que podría demorarse tres o cuatro años, y advirtió que la crisis ha cambiado el sector inmobiliario para siempre.

Asimismo, Oliu subrayó que España debe "hacer los deberes" sin contar con la ayuda de instituciones o foros como el G-20, y mirar lo que ha hecho mal para solucionar "nuestros propios problemas en lugar de esperar que la solución venga de fuera".

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...