edición: 2561 , Martes, 25 septiembre 2018
27/06/2013

OMV se adelanta al anuncio de BP y admite la derrota del gasoducto Nabucco en la puja por traer gas asiático a Europa

Revés para GDF-Suez que abandonó Medgaz para unirse a la red perdedora y refuerzo para Statoil y E.ON
Carlos Schwartz

OMV, la empresa de electricidad austriaca con fuerte presencia en Europa del Este admitió ayer que su proyecto denominado gasoducto Nabucco West no había sido elegido por British Petroleum y sus socios en  el desarrollo del campo de gas off-shore de Azerbaiyan conocido como Shah Deniz II. Nabucco y otro proyecto denominado Gasoducto Trans Adriático (TAP, por sus siglas en inglés) competían por el transporte del gas de Asia Central. Esta vía alternativa de aprovisionamiento europea fue diseñada a finales de la década de 1990 para asegurar al continente una menor dependencia del gas ruso conducido a través de Ucrania o por el mar del Norte y rodeado de contenciosos.

Ayer, un portavoz de British Petroleum interrogado por ICNreport afirmó que la empresa dará a conocer el viernes al ganador. Al preguntársele si estaba en condiciones de desmentir a OMV admitió que no. Una fuente próxima a OMV dijo a ICNreport que “BP se había puesto en contacto con la empresa para comunicarle que no habían ganado el concurso” al que se presentaban solo esos dos candidatos. Las ofertas finales fueron presentadas al consorcio Shah Deniz en marzo, se convirtieron en ofertas irrevocables en abril y el anuncio de la adjudicación estaba previsto que se hiciera el último día hábil de junio. OMV decidió quitar protagonismo al consorcio y al menos convertir la derrota en una oportunidad publicitaria.

El trayecto del gasoducto TAP es significativamente más corto que Nabucco ya que va de la frontera turca a través de Grecia y Albania hasta Italia. El otro proyecto que se inició como una criatura gigantesca bajo la protección de la Comisión Europea tenía aires de grandeza en su extensión y capacidad de transporte, pero fue reduciendo sus aspiraciones hasta convertirse en Nabucco West que desde la frontera con Turquía cruzaba Bulgaria, Rumanía, y Hungría hasta llegar a Austria.

El trazado de cada uno de estos gasoductos estaba vinculado a los socios de cada uno de un lado, y a su área de influencia. El proyecto encabezado por OMV reflejaba su penetración en Hungría, Rumanía y Bulgaria, además de la misma Turquía. GDF-Suez se unió a este consorcio tardíamente al mismo tiempo que vendía su participación en Medgaz. De esta forma la francesa se posicionaba en el transporte del gas asiático por el sur de Europa y lo combinaba con su presencia en el gasoducto del norte que trae gas de Rusia: Nord Stream. El desenlace ha sido adverso para la jugada de la francesa. Por el contrario E.ON -que también está presente en Nord Stream- forma parte del consorcio del TAP junto con la noruega Statoil y Axpo.

Una diferencia esencial en todo caso es que el 51% de Nord Stream, de recorrido submarino por el norte de Europa, está en manos de la empresa estatal rusa de gas, Gazprom. Por su parte Statoil no sólo está en TAP, es socio de Shah Deniz. Es llamativo que el hueco que llenó GDF-Suez fue resultado de la deserción en Nabucco de la eléctrica alemana RWZ. Es decir, un grupo de generadoras europeas se han ido retirando del transporte de gas en la región por lo que califican de “ausencia de una política europea para el gas, un combustible poco contaminante pero cuyo precio y cargas fiscales se ha disparado en Europa”. Statoil recientemente ha señalado que abandonaría la inversión en la explotación de gas en el Mar del Norte por la falta de una política que privilegie al gas. La petrolera noruega afirmó que canalizaría la inversión hacia los campos de gas azeríes. La ausencia de una política de defensa del gas y su castigo fiscal son notorios en España en donde la generación eléctrica mediante ciclos combinados se ha convertido en insostenible.

El alto precio del gas en Europa a pesar de la fuerte caída de su consumo contrasta con la caída del precio del gas en el mercado estadounidense.

Pese a todo el ruido generado en torno a esta conducción de gas desde Asia Central el flujo será de 10.000 millones de metros cúbicos de gas al año, lo que solo representa el 2% del consumo en Europa. De acuerdo con el presidente de OMV, Gerhard Roiss, lo que ha determinado la preferencia de los socios de Shah Deniz II es la expectativa de  precios más altos para el gas en los destinos de TAP, Grecia e Italia. Algo que está por verse. Roiss defendió la excelencia de su proyecto y señaló que era altamente competitivo. No parece que estas explicaciones clarifiquen el final de Nabucco tras 11 años de agitar el proyecto mimado de la CE.

En todo caso existe otra realidad y es que la reducción de la escala de Nabucco fue tardía, recién se hizo el año pasado tras una década impulsando un proyecto que inicialmente preveía 3.900 kilómetros de recorrido y una capacidad de conducción de 39.000 millones de metros cúbicos al año. La realidad es que este sueño chocó frontalmente con la recesión de Europa y con un realidad económica en el Este del continente que ha frustrado más de un plan de empresas austriacas, incluidos sus bancos.

Como queda a la vista TAP no rompe la dependencia energética de Europa respecto de Rusia. El consorcio liderado por Gazprom, y presidido por el ex canciller Gerard Schroeder, sigue teniendo las manos en el cuello de Alemania. Desde luego Medgaz con una capacidad de transporte anual de 8.000 millones de metros cúbicos no está lejos de la capacidad de TAP, lo que explica en cierta medida el interés de las empresas que tienen una vocación industrial clara en el sector por afianzar sus posiciones en esa conducción. De conjunto hay un problema básico en la dependencia energética y tiene que ver con la política de precios para los combustibles de la CE y su estrategia energética. En el trasfondo de estos conflictos se divisa la polémica sobre la explotación de las reservas no convencionales en el continente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...