edición: 2112 , Viernes, 9 diciembre 2016
16/09/2008
Calienta el ‘pelotazo’ en los fogones del cable.

Ono lanza fuegos artificiales con los 100 megas de cara a sus accionistas

Ana Zarzuela

Hay prisas, los fondos de capital riesgo que tienen en sus manos el 56% de la operadora comienzan a buscar puertas de salida y quieren hacerlo aupando a Ono, con un mercado a la contra en toda Europa. La operadora calienta el ‘pelotazo’ en los fogones del cable. Aliña sus coqueteos con France Telecom Virgin Media y Liberty Media con los 50 y 100 megas. Será ahora o nunca si quiere hacer valer los atractivos del único grupo con una red nacional alternativa a Telefónica.

La CMT le ha puesto en bandeja la oportunidad con la resolución cautelar de la fibra, las operadoras alternativas con su mutis y Telefónica -con su red FTTH- le da cuerda a la urgencia. Ono toca la bocina en desfile muy exclusivo, con tal de opacar que la recesión del cable y la portabilidad le han dado de lleno. Pero el paseillo, al menos en lo operativo, se promete corto.  Sus ventajas se derretirán  al sol de Alierta - cuando el despliegue de Telefónica complete los 100 megas con una red más amplia- o al sol de la Comisaria Reding, si Bruselas fuerza a abrir las inversiones de fibra a los competidores. Poco más de un mes en el que Ono tratará de lucirse ante sus inversores.

Se desmarca de las pataletas y las denuncias de las operadoras alternativas, adelanta por la derecha a Vodafone y Orange; salta a la pista y promete medirse las fuerzas y la fibra con las filas de Alierta. En los los cuarteles generales de Thomas H. Lee, Quadrangle, CCMP y Providence aún saborean la resolución cautelar de la CMT -que no obliga de momento a abrir la fibra de Telefónica a la competencia-, pero hace días que cambiaron la retórica de la celebración por el himno de la revalorización. Paradójicamente, en plena tormenta de las telecos europeas y a pesar del descenso del consumo en ADSL y el cable en el último semestre, desde que hace cuatro años los cuatro fondos de inversión desembarcaron en la operadora, este es uno de los mejores momentos para venderla, o al menos para hacer relucir su valor mientras tanto, con el interés por su cable al rojo vivo y la mano cercana con France Telecom  en la puja por Digital+, un salvavidas de dos millones de clientes a los que se aferran para salir de las arenas movedizas.

Por primera vez Ono ha salido de pérdidas y ha cerrado el semestre de enero a junio con 20 millones de beneficio neto, pero las luces rojas de su facturación (un descenso del 0,3%), un mercado cada vez más adverso y el descenso de Internet perfilan un horizonte adverso a medio plazo que la operadora trata de opacar ante la mirada de los inversores con las luces de su Internet a alta velocidad. La operadora mantiene su política destinada a reducir negocios no rentables (como el acceso indirecto residencial y corporativo) y a desarrollar el negocio residencial de acceso directo, que aumentó su facturación un 4,9%. Y, vestida de su nuevo traje de ‘números negros’ prepara su desfile por la pasarela del Internet de velocidad puntera.

EL DESFILE DE LOS 100 MEGAS

No pudo acercarse a los 30 megas de Alierta y ahora juega a adelantar por la derecha en la siguiente posta: los 100 megas, que Telefónica cocina ya y comercializará a velocidad plena desde diciembre. La carrera de la velocidad no ha hecho más que empezar. Las compañías que siguen utilizando el cobre se encontrarán en una situación complicada a medio plazo. En los próximos años, Telefónica y Ono podrán ofrecer velocidades de hasta 100 megas, mientras que sus competidores no pueden pasar de 10 en la mayoría de los casos. Por eso la carrera ha dado salida con pocos corredores- Telefónica y Ono- y menos público aún.

La operadora que preside Eugenio Galdón se sube a la competición y hace sonar las bocinas en un ‘auto’ vistoso, pero menos rápido y más exclusivo: cuando el 15 de octubre vean la luz, sus ofertas de 50 megas de bajada (3 de subida) desde 60 euros y 100 megas de bajada (5 de subida) desde 80 euros en realidad sólo estarán al alcance de 700.000 hogares madrileños. Y habrá que esperar hasta 2010 o 2011 para que los 100 megas sean una realidad de acceso masivo. Un obstáculo, pero menor para los planes de Telefónica. Por el momento, el despliegue de su nueva fibra es muy selectivo, de forma que muy pocos habitantes podrán disfrutar de las ventajas de la red de altísima velocidad. Pero en el horizonte de Futura se prevé que en sólo 2 años  el 40% de sus líneas puedan ofrecer velocidades de 30 megas y el 25%, de hasta 100 megas. Cuando llegue, revalidará su adelantamiento por la derecha a Ono.

Como los internautas, los analistas se preguntan si, como en el pasado, la red de Ono tendrá ´capada´ su conexión para usar redes P2P. Y si superará su limitada implantación por el dintel de sus 100 megas. Ono se embriaga con el humo de sus ofertas para olvidar que, hasta ahora en el mercado español la portabilidad no ha servido a las low cost y las telecos alternativas para descabalgar a Telefónica, pero, a cambio, el boomerang de su agresividad ha erosionado sus pretensiones: padecen la sangría en líneas fijas y son las más afectadas por la bajada de los nuevos usuarios de Internet. Las cifras a partir de mayo han dejado claro que la banda ancha no es inmune a la situación económica. Aunque todos los competidores de Telefónica han flaqueado con respecto a sus registros habituales, los operadores de cable -el 21% de clientes de banda ancha- lo hicieron más que los de ADSL -22% -. Ono y el resto captaron sólo el 10% de los nuevos clientes. Es más, en julio desaparecieron 2.130 usuarios de cable.

Las zozobras de las telecos en internet sacan brillo a la hegemonía de Telefónica, la única que consiguió durante el último trimestre el 76% de las altas. Y en la carrera por la guerra de la alta velocidad, los de Alierta han ganado el primer relevo: son los que antes comenzaron la comercialización de su Trío Futura, que incluye una velocidad real de 30 megas y no sólo aproximada, llamadas gratuitas nacionales, más de 70 canales de televisión y un decodificador avanzado con disco duro. En la otra carrera, la del Internet para llevar, los operadores de cable que sí han invertido cuantiosas sumas en desplegar sus propias redes fijas de telecomunicaciones, sin usar las de Telefónica, no disponen de frecuencias propias. Todos los caminos de Ono conducen a los predios de Alierta, son sus antenas las únicas que le dan pasaporte a su inmersión en el club de las operadoras móviles virtuales.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...