Opel Vauxhall reducirá su red europea de 1.600 concesionarios
edición: 2531 , Martes, 14 agosto 2018
18/04/2018

Opel Vauxhall reducirá su red europea de 1.600 concesionarios cancelando contratos

La marca enfrenta una fuerte caída de ventas en Reino Unido por encima de la media del sector
Carlos Schwartz
El consejero delegado de las operaciones de Vauxhall, la filial de Opel en Reino Unido, Stephen Norman, dijo en una rueda de prensa que Opel tenía prevista una reducción del número de concesionarios en ese país y en el resto de Europa. La red de concesionarios está formada por 1.600 empresas de las cuales hay 400 en Alemania y 326 en Reino Unido. De acuerdo con una fuente al tanto de las operaciones de la empresa se cancelarían los contratos para luego volver a conceder a un menor grupo de empresas la representación de la marca a lo largo de un periodo de dos años. En Reino Unido Vauxhall volvería a franquiciar a unas 200 empresas con una reducción de un tercio de concesionarios. Norman subrayó que en el Reino Unido no habrá despidos entre los 12.000 trabajadores de la red de concesionarios y que el personal será absorbido en otras marcas o para la venta de automóviles usados. “No se despedirá a nadie”, señaló Norman. 
Las concesionarias de Opel y Vauxhall son rentables pero la empresa que fue adquirida el año pasado por Peugeot Citroen (PSA) se ha propuesto reducir los gastos de su nueva filial en 1.000 millones de euros anuales para el 2022. Norman dijo que Vauxhall pretende vender más coches con una red de concesionarios más pequeña al mismo tiempo que se concentraba en una mayor presencia on-line. 

De acuerdo con la misma fuente Opel también reducirá el número de franquicias en el resto de Europa aunque la empresa de momento no ha hecho público como afectará esta decisión a las redes de concesionarios en cada país. Las ventas de coches cero kilómetro cayeron el año pasado en el Reino Unido un 5,7% en el primer retroceso de la cifra de ventas desde 2011. 

Las previsiones de los analistas son que las ventas caerán este año nuevamente entre el 5% y el 7%. Pero las ventas de Vauxhall han sufrido un desmoronamiento del 22% muy por encima de la medida del mercado. Esta caída se ha mantenido este año con una reducción del 18% en las ventas en el primer trimestre de este año. Las ventas también cayeron en Alemania en el primer trimestre de este año y en marzo sufrieron una contracción del 3,4%. Los fabricantes británicos culpan de la caída al abandono de la Unión Europea y señalaron que tendrán que adoptar planes de contingencia a corto plazo a menos que el Gobierno y la Unión Europea (UE)  alcancen un acuerdo para la transición tras el Brexit a más tardar en el segundo trimestre de este año.

Norman es un ex ejecutivo de PSA que fue designado para su actual cargo en enero pasado. La caída en las ventas afecta seriamente las perspectivas de la continuidad de las dos plantas de la marca en el Reino Unido. La fábrica de Ellesmere Port en Cheshire para automóviles y la de Luton para la fabricación de vehículos comerciales. PSA ha condicionado en general la supervivencia de las estructuras productivas en los países en los que tiene fabricación a las ventas. “No es ningún misterio que si las ventas no se recuperan el futuro de Ellesmere Port estará cuestionado. 

PSA fue clara en su momento al respecto”, señala una fuente del sector de automoción. PSA invirtió este año en la planta de Luton para la fabricación de vehículos comerciales 100 millones de libras para la producción de las nuevas líneas de furgonetas Vauxhall, Opel, Citroen y Peugeot para 2019. Respecto de la planta de automóviles el futuro es incierto y Norman lo ha vinculado a la evolución del mercado. 

La caída de las ventas en Estados Unidos y parte de Europa pone de relieve los esfuerzos de PSA por reducir los costes laborales en toda su red industrial, objetivo que no ha logrado en todos los países. En Alemania la empresa ha sufrido un revés porque el sindicato IG Metall logró un incremento salarial en todo el sector por encima de las aspiraciones de la empresa automovilística. En España por el contrario en un pulso entre la mayoría del comité de empresa y los sindicatos minoritarios la empresa logró sus objetivos pero con una plantilla que se mostró dividida con un muy escaso margen de mayoría. Un hecho que puede suscitar una reactivación de las reivindicaciones en el futuro si hay un incremento de la conflictividad laboral en medio de un creciente desprestigio de los grandes sindicatos.

La estructura productiva de PSA en España está repartida en las plantas de Villaverde en Madrid y Vigo, en Galicia. La adquisición de Opel ha dejado en manos de la empresa la planta de Zaragoza que ha sido durante décadas el eje de la vida industrial de Aragón cuyo Gobierno está empeñado en la supervivencia de los que se denomina el Cluster del Automóvil. Se trata de la red de industrias auxiliares establecidas en la región con el objetivo de intervenir en el suministro industrial a Opel. Sin embargo, el destino de las plantas de PSA, Opel incluida, está subordinado a la reducción de los costes de un lado y a la marcha del mercado del automóvil del otro mientras el hombre fuerte de PSA, Carlos Tavares, tiene la vista clavada en la evolución de los márgenes en una industria en la que la preocupación central por los costes es en realidad preventiva. 

Está directamente relacionada con el muy considerable esfuerzo de inversión que los fabricantes de coches están obligados a hacer para la fabricación e introducción de los coches eléctricos en el mercado europeo. La industria ha apelado para reducir costes entre otras muchas medidas a la tercerización de labores en las plantas. En el caso de la planta de Opel en Zaragoza el proceso de externalización alcanza a un volumen de trabajadores cercano al millar aunque no estén todos ocupados al mismo tiempo. El epicentro de esa externalización de labores está en Logística, limpieza, mantenimiento, control de calidad, y producción. El área principal de externalización de trabajos mediante la subcontratación de empresas, muchas veces creadas ad hoc, es logística. 

Las denuncias sindicales han llevado al levantamiento de actas por la Inspección de Trabajo por las cotizaciones dejadas de percibir por la Seguridad Social derivadas de las diferencias salariales entre los trabajadores de las contratas con las previstas en el Convenio de su sector. La intervención de la Inspección de Trabajo de un lado y las resoluciones del Juzgado de lo Social del otro han determinado que los salarios están por debajo de convenio y que a resultas de ello la percepción de la SS por cuotas es inferior a lo que debía. Las sanciones económicas han sido recurridas por la vía contencioso administrativa por las empresas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...