edición: 2284 , Viernes, 18 agosto 2017
30/04/2015
Loterías del Estado y Patrimonio

El intervencionismo estatal en AENA aleja al inversor de las OPV públicas

Bruselas observa el pulso entre la CNMC y Fomento como una guerra política local
Juan José González
Los mismos inversores que obtuvieron fuertes ganancias en la privatización de AENA, la gestora aeroportuaria española, descartan por el momento su interés por las otras candidatas públicas a emanciparse del Estado: Loterías y Apuestas del Estado, y Paradores. Convencidos del éxito, resultados y plusvalías (un auténtico pelotazo) de la OPV de AENA, pero también alarmados y sorprendidos del intervencionismo oficial a que está sometida la gestión de la compañía de aeropuertos. Moncloa, a través del asesor económico del presidente Mariano Rajoy, se presenta como el personaje más influyente en las decisiones de la cotizada, y no sólo en lo que a nombramientos de consejeros (esta misma semana) se refiere, sino además, sobre el control de los precios, de las tarifas aéreas que aplica la compañía. En este apartado, el accionista estatal se enfrenta al supervisor de la Competencia, mientras Bruselas sigue de cerca el fuerte intervencionismo en la cotizada.
La banca de inversión hace cálculos estos días sobre los efectos que puede llegar a causar el intervencionismo del Estado en Aena. La cotizada viene sufriendo los `ataques´ del Ministerio de Fomento, por un lado, y del regulador, la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), por otro. Mientras ésta última se muestra contraria a la aplicación de ciertos criterios en la asignación y fijación de precios de las actividades comerciales, como también de las tarifas aéreas a aplicar, Fomento es contraria a las tesis del regulador. Y así, mientras la Comisión se preocupa por la aplicación de la ley, a Fomento le interesa que la compañía no sufra quebrantos en sus cuentas.

El enfrentamiento promete porque el tiempo corre en contra de la cotizada, que debe fijar las tasas aeroportuarias en la primera parte del próximo mes de mayo, y para lo que está negociando con representantes de las compañías de aerolíneas. Promete por la conflictividad que conlleva una negociación con tensión, como también por los posibles efectos que sobre la cuenta de resultados de AENA puede provocar el pulso entre la CNMC y el ministerio de Fomento. En todo caso, los inversores pueden verse obligados a recalcular sus previsiones de rentabilidad en la aeroportuaria, o bien vender y abandonar una compañía que ahora mismo es el campo de batalla donde se lucha por imponer el control sobre la gestión.

Con independencia de los efectos perniciosos que pueda tener el enfrentamiento entre regulador y Estado dueño sobre la cotización bursátil de Aena, la escena servirá para sacar a la luz el papel del actual socio público en una empresa cotizada que, como es el caso de la aeroportuaria, ejerce un total control sobre la gestión y sobre todo sobre su futuro a medio plazo. En este caso, el papel del accionista de control se vuelve más discutible y pernicioso en la medida en que va dirigido a influir sobre un precio de mercado, como son las tasas aéreas.

La escena para la aeroportuaria se complica aún más cuando, a tenor de la naturaleza del precio, Bruselas entiende que el regulador local, en este caso, la CNMC, y el ministerio de Fomento como departamento responsable del tráfico aéreo, al tiempo que accionista mayoritario, deben resolver las diferencias con arreglo estricto a las normas. Mientras tanto, Aena, entre la espada de uno y la pared del otro, asistirá previsiblemente a una caída de su cotización y, a medio plazo, a un deterioro de sus cuentas.

Así las cosas, los inversores internacionales que permanecían atentos a la privatización de la sociedad estatal Loterías y Apuestas del Estado, considerada como una joya más preciada, incluso, que la aeroportuaria, han perdido su interés inicial, y muestra es la caída de la valoración de los analistas que en enero de 2014 se llegó a tasar por 26.000 millones de euros. Del mismo modo, la valoración de la otra OPV prevista por el mercado, Paradores, pasa a un segundo plano y puede retrasarse hasta 2017. La factura de la intervención estatal en las cotizadas suele ser costosa para el conjunto de sus inversores. En el caso de Aena puede llegar incluso a marcar los límites ante los cuales la Comisión Europea puede reaccionar imponiendo una solución que pasaría por la pérdida de control estatal en la compañía.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...