edición: 2451 , Viernes, 20 abril 2018
27/05/2009

Orange queda atrapada en su propio laberinto del ADSL

Le sale caro seguir ‘chupando rueda’ de Telefónica o presionar a la CMT
Ana Zarzuela

Amenaza, por escrito y ante los muros de la CMT: si nadie le pone puertas al campo de las rebajas, se irá de ese mercado. Tras el repliegue de Jazztel y Vodafone, la operadora gala se ha consolado con la mitad del adsl indirecto español-250.000 clientes-, chupando rueda de la red de Telefónica, la única que llega a casi todos los rincones del país. Esperaba las buenas nuevas de la Comisión, que prepara una oferta mayorista de banda ancha a la carta y un nuevo diseño del adsl indirecto del ex monopolio a otras compañías. Era su última trinchera, al menos para hacer tiempo mientras Alierta marca el ritmo. Pero a Orange ni la guerra de precios a la que no escapa Telefónica ni sus urgencias le dejan ya oxígeno en un sector con el que necesita compensar el descenso de los ingresos de voz.  Un impasse que sólo ahondará si cumple su órdago: su tocata y fuga sería un tiro en los pies del 50% del mercado del adsl indirecto -en manos de la gala-, dejaría en manos de Alierta una nueva bala de oro, con la soledad de su adsl en las zonas en las que pliegue velas Orange -hasta un 35% del territorio-. Y se arriesgaría a tirar por la borda casi un tercio de sus ingresos de banda ancha, de los que depende a su vez casi un 25% de sus ingresos de fijo.

Didier Lombard le estrecha el puño a su filial en el momento más bajo de la operadora en España. Si en el último trimestre fue el salvavidas para France Telecom, ahora el mercado español -junto con el polaco y el británico- le ponen apellidos al descenso de los ingresos del grupo en un 2,63% y un 7,11% en el Ebidta, pese al sólido comportamiento del mercado francés. La ‘ley del espejo’ que hizo del mercado español su mejor salvavidas al cierre de 2008, se le ha quebrado en las manos.  Orange en España ya no es la excepción a sí misma y a su piel de operadora móvil: aunque la banda ancha y el fijo son las únicas costuras que expanden su rentabilidad -con un crecimiento de los ingresos del 2,4%- no consiguen compensar la reducción de ingresos de su unidad de negocio móvil en un 5,4%. Se le encoge la voz. Y la orfandad de la fibra, las limitaciones GSM y los galones de Movistar en internet móvil le marcan las líneas rojas.

En los últimos meses -tras los pasos de Vodafone y Jazztel y con la catapulta de los 20 megas- únicamente se han centrado en captar abonados en las zonas más rentables donde tienen cobertura propia. Pero ni sus propias ofertas, ni las de Vodafone- que busca la convergencia ADSL y móvil con las tarifas más agresivas del mercado- amortiguan el impacto de la reacción de Telefónica, con sus promociones de 12 meses y la contraoferta - que ya se ha comunicado a la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones- de un descuento del 30% para fidelizar a sus clientes.

El equipo de Jean Marc Vignoles, consejero delegado de Orange, -como adelanta Cinco Días- no se conforma con pedir a la CMT que intervenga ante las promociones de Telefónica. Le basta recordar que el regulador dio su visto bueno el año pasado a promociones como el Plan Valencia y que la Comisión es la primera que acaba de animar a una rebaja del precio del ADSL en el mercado español –uno de los más caros de Europa-. La CMT bajó hace casi un año el precio del ADSL mayorista, pero los operadores alternativos a Telefónica casi no lo reflejaron: asumieron la rebaja para mejorar sus márgenes, con el argumento de que hasta ese momento habían estado perdiendo dinero. 

Por eso Orange  va ahora más lejos y amenaza con abandonar este mercado si el regulador no rebaja los precios del ADSL mayorista o frena las ofertas del incumbente. La operadora francesa promete echarse en brazos de una inercia que ha llevado a los rivales de Telefónica de disponer en este segmento de más de 625.000 clientes en 2006 -más del 10% del mercado total de banda ancha- a 409.368 usuarios -menos de un 4,5% del total- con una caída del 25% en un año. Amenaza con seguir las huellas de Vodafone y de Jazztel -que dejó en febrero de promocionar comercialmente su ADSL indirecto- aunque el operador con más peso en la banda ancha indirecta -casi el 50% de los clientes- se dispare en los pies de su rentabilidad, en el mercado español de la banda ancha que supone ya el 56% del total de la facturación de su negocio.

Telefónica sólo se ha hecho con el 22% de las 202.600 altas de banda ancha hasta marzo: son Vodafone – con tecnología móvil para adelantar el alta de los clientes, y con al ariete de Tele2- y Jazztel, los que arañan en sus grietas, con un 60% de los nuevos clientes. Las operadoras alternativas han encontrado hueco en la reventa indirecta del ADSL de Telefónica -por primera vez en la modalidad mayorista similar a sus 6 megas- y algunos operadores han empezado a sacar partido a prestaciones avanzadas como el Fastpath que reduce la latencia o el Anexo M, que da más velocidad de subida. Pero la operadora que preside Alierta gestiona 5,3 millones de accesos a Internet en España.

Las alternativas saben que la fibra se lo pondrá más difícil y, a la vista de las limitaciones de la portabilidad y del descenso en los segmentos de fijo y voz móvil se aferran al adsl. Pero ahora que la guerra de precios se recrudece, se estrechan sus senderos. Los otros, los de las velocidades más altas y la FTTH, siguen aún fuera de su alcance. Orange sabe también que en la cúspide de las redes de internet, el horizonte pasa por la fibra ultrarrápida hasta el hogar y la diferencia la marcarán los 100 megas, un tren al que por ahora sólo Telefónica se ha subido con asiento propio, aunque haya reducido un 28% sus inversiones en el despliegue de fibra óptica y Guillermo Ansaldo reconozca que la velocidad se adaptará al son del mercado y al tono de las inversiones. Como todas las alternativas, la operadora gala puede revender la oferta mayorista hasta los 30 megas, configurar la velocidad de sus ofertas de fibra hasta ese tope con libertad, acceder a las canalizaciones y conductos de Telefónica (lo que les permite ahorrarse un 80% de sus costes) e incluso a la fibra desplegada dentro de los edificios (que el primer operador en desplegar debe alquilar a sus competidores). Pero gana tiempo de prueba en prueba y a la rueda de Telefónica. Prueba el despliegue de VDSL2 y continúa los pilotos que inició el pasado año en España con FTTH.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...