edición: 2657 , Viernes, 15 febrero 2019
06/06/2011
Del protagonismo del Gobernador a la decadencia de Salgado

Ordóñez domina la escena política y Salgado se refugia en la sombra

La ofensiva autonómica del PP bloquea a la vicepresidencia Económica
Miguel Ángel Fernández Ordoñez, gobernador de Banco de España
Juan José González

Apenas unas breves palabras a propósito de la privatización de Loterías y Apuestas del Estado y el déficit de las CC AA, es el rastro que deja la vicepresidenta Económica del Gobierno Elena Salgado en las dos últimas semanas. La ministra de Economía parece haberse instalado en un segundo plano, en la retaguardia de la batalla política en un momento crucial de la guerra, a favor del Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, omnipresente en los últimos meses, lidiando los principales toros de las reformas económicas: la financiera y la laboral. Así, el protagonismo en la escena política y económica pasa a estar dominado por un Ordóñez más sensibilizado y preocupado que nadie en el seno del Gobierno, mientras la vicepresidencia Económica opta por no acentuar el desgaste del Ejecutivo, especialmente intenso tras las elecciones autonómicas y municipales. Entretanto, el distanciamiento entre el supervisor y el departamento económico aumenta, al tiempo que éste se dispone a resolver la ‘minicrisis’ interna que conlleva la inminente salida del secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña.

El tradicional encuentro del Círculo de Economía en Sitges, este fin de semana, fue el escenario donde se exhibieron las distancias que separan a los dos principales centros de poder económico español: el Banco de España y el Ministerio de Economía (2ª vicepresidencia). Como también sirvió para levantar acta del contenido de las diferencias entre ambos. Una primera observación de los actores, permite situar en la escena a un Gobernador del Banco de España en ascenso, preocupado por los problemas del momento, sensible a las situaciones y partidario como nadie de la prisa y rapidez que deberían ser el principal eje en la ejecución de las decisiones. Sensación general, comentada en abundancia en numerosos corros, mesas y demás grupos, fue la actitud de la vicepresidencia Económica del Gobierno, missing tras la última cita electoral del 22-M salvo alguna ráfaga aislada (sin declaración oficial verbal, sin comparecencia) como la aprobación del Real Decreto por el que se traspone la directiva comunitaria relacionada con la política de remuneración del sector financiero, donde, por cierto, el Banco de España cuenta con un papel discrecional muy interesante.

El caso es que la actualidad en la actuación del Gobierno -que no iniciativa- esta siendo guiada o protagonizada por un actor distinto al mismo, que hace unas fechas se había autoimpuesto un low profile en su actividad pública, pero al que la fuerza de los hechos y el reclamo de la lucha política –y en especial, el revés electoral del 22M- han convertido en estrella de la pantalla y de los escenarios económicos. Fernández Ordóñez se ha empleado a fondo, aprovechando la tribuna excepcional del Círculo que le situaba frente a un público cualificado y al que se sumaba como altavoz unos medios de comunicación tan sensibles a la actualidad como el propio Gobernador.

La reforma laboral es el primer asunto de choque entre supervisor financiero y Ejecutivo. El fracaso en la firma del acuerdo de reforma entre patronal y sindicatos, eludiendo el compromiso y las consecuencias de los efectos de la misma, deja al Ejecutivo la obligación de la iniciativa, es decir, a legislar un no acuerdo. En anteriores ocasiones, a pesar de tratarse de un asunto competencia de Trabajo, Economía opinaba, exhortaba, animaba o intervenía en alguna forma para llevar a buen puerto el acuerdo. No ha sido el caso en esta ocasión, y el Banco de España entiende que la principal reforma que debe sacar adelante el Gobierno en el más corto espacio de tiempo posible, es la laboral, la del mercado de trabajo. En este apartado, el toque del Gobernador al Ejecutivo no pudo ser más contundente y urgente. De la misma forma, el supervisor no tuvo buenas palabras para reforma de las pensiones.

Los planes de reducción del déficit y del gasto de los gobiernos autonómicos, es otro de los frentes en los que el Gobernador viene siendo beligerante en los últimos meses, mientras que desde el departamento económico del Gobierno apenas se conocen intervenciones públicas de la vicepresidenta Elena Salgado, a propósito de preguntas de periodistas o de la oposición en las sesiones de control parlamentario.

La reestructuración del sistema financiero, y en concreto, la relativa a las cajas de ahorros, si bien esta en marcha, esta parece haber recibido señales de entradas a los boxes. El Gobernador defiende la veracidad de la información que las entidades españolas han presentado a la autoridad bancaria europea (EBA), pero no deja de recordar que otras economías competitivas ya han resuelto sus problemas inmobiliarios, asignatura pendiente de las entidades financieras y de la economía española.

Semana compleja la que hoy comienza, en la que, además de las decisiones en materia laboral, el Gobierno deberá responder pasado mañana -en la sesión de control al Gobierno- a una oposición que espera a dar la ‘bienvenida’ parlamentaria al candidato a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. Mientras tanto, Elena Salgado, se mueve en la sombra para sustituir a un secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, y para quien ya tiene sustituta.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...