edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
25/09/2011
Cuando aún mantiene inacabada la primera fase de la reestructuración

Ordóñez ofrecerá al próximo Gobierno la ‘segunda vuelta’ de la reforma bancaria

Mayor concentración bancaria y diversificación de negocio, ejes para el futuro
La caída del negocio bancario y la nueva recapitalización del sector juegan a favor
Juan José González

La banca española en el punto de mira, y en la parte más cruda de la crisis por la confluencia de la coyuntura mundial y el final de un Ejecutivo a dos meses de la cita electoral. Se trata, teóricamente, de uno de los momentos de mayor debilidad  del sector financiero, al que le llegan ataques por numerosos frentes y por diferentes motivos. Una situación que se convierte en la prueba definitiva de que el Banco de España no ha hecho los deberes y el ministerio de Economía tampoco ha empujado lo suficiente para, entre ambos, cerrar una reestructuración inacabada, realizada a base de pequeños y aislados impulsos, algunos de ellos pendientes aún en el final de este septiembre. Y así, la reforma incompleta del sector financiero, esta sirviendo a las autoridades británicas, alemanas y francesas (con las entidades más endeudadas en el próximo default griego) para desviar la atención de mercados, inversores y organismos internacionales sobre sus bancos y dirigirla hacia la banca española.

Con la banca española en el objetivo, como se pudo comprobar el viernes pasado con la famosa lista de dieciséis entidades financieras de la UE -entre ellas siete españolas- con necesidades de capital, el sector financiero afronta el peor escenario de los últimos años, con un desplome de los resultados, el aumento de la morosidad –se mantendrá sin freno ante la falta de crecimiento económico- y mayores necesidades de provisiones y de liquidez. (Cuando el sector, lejos de detenerse en el 4% de las ofertas de pasivo, se dirige al 5%, indica que el problema es más grave de lo que parece).

El desplome de la actividad y del negocio bancario es tan evidente como claro su reflejo en sus cuentas trimestrales, caída libre del beneficio que se espera sea especialmente acusada al término del tercer trimestre. Con este horizonte de corto plazo, y desde el convencimiento del Supervisor de que la primera fase de la reordenación del sector financiero toca a su fin, el Gobernador del Banco de España  se prepara para lo que será su nueva etapa en el Banco, en un escenario político bien diferente y en el que conocerá –previsiblemente- a un nuevo inquilino en el caserón de Economía de Alcalá.

Con nuevo ministro, nuevo plan, piensan en Cibeles, donde se trabaja desde hace pocos meses en esa segunda ola de fusiones o concentración financiera que Ordóñez quiere abordar a partir de marzo, si bien, desde finales de noviembre ya contarán con algo más que ideas sobre el futuro del sector procedentes del nuevo Ejecutivo ‘Popular’.

Ordóñez no ha ocultado nunca las necesidades de una mayor concentración del sector, y no solamente en el sector de las cajas de ahorros, con el paso desde las 46 hasta las 16 actuales, sino en la consideración del tamaño de los bancos, como medio para hacerlos más eficaces y competitivos. En otras palabras: en el futuro inmediato, a partir de mediados del próximo ejercicio, en el sector financiero español no habrá lugar -negocio rentable- para más de ocho cajas de ahorros y dos bancos medianos de los cinco actuales.

En concreto, el nuevo diseño del mapa financiero español contemplaría no más de cuatro grandes grupos bancarios y menos de una docena de entidades especializadas y con implantación preferentemente local. El proceso que comenzará a abordarse en los próximos meses, contará con el impulso del nuevo Ejecutivo, consciente de que la fase de la crisis económica, particularmente financiera, necesitará entidades más fuertes y cohesionadas, con balances más consistentes y donde será necesario aprovechar sinergias, ahorros, inversiones, redes y productos y, por supuesto, plantillas y mercados.

La coyuntura juega ahora, curiosamente, a favor de esa segunda ola de fusiones, uniones o concentración financiera con la que el Banco de España planea recibir al, previsiblemente, nuevo Ejecutivo ‘Popular’. Segundo ola propiciada por las necesidades de mayor volumen de capital y recursos, también con más diversificación del negocio y de mercados, con menor exposición de riesgos y fuerte implantación tecnológica. Aunque para todo esto será necesario el entendimiento del nuevo ministro de Economía y del Gobernador del Banco de España.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...