edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
16/07/2009
Suavizar las provisiones, primera medida de un conjunto de ‘actualizaciones’

Ordóñez pone en marcha la ‘revisión’ del sistema bancario

Beneficia a BBVA, Bankinter y, por supuesto, a varias cajas de ahorros
Juan José González

Si quería hacer gala de una singular austeridad, el Banco de España debería haber decidido suavizar los criterios de aplicación del sistema de provisiones hace algún tiempo, por ejemplo, en el primer trimestre, y habría servido al menos, para subir los ánimos a los responsables de la banca española. Sin embargo, ha sido necesario que fueran presentados en Cibeles los resultados del primer semestre para que, una vez concluido éste, nuestro banco central se decidiera a actuar como benefactor de la causa y enviar a las entidades financieras una carta que deberá ser adjuntada a la circular 4/2004 del Banco de España. La decisión causa sorpresa en el sector bancario por imprecisa, como la mayoría de las comunicaciones técnicas y menos técnicas del Banco, no se sabe bien a que responde en el momento actual, aunque tampoco debe haber uno señalado como más idóneo, y es limitada –la flexibilización sólo afecta a las hipotecas ‘buenas’- e insuficiente como para ser generadora de cambios importantes. Aunque no hay que descartar que el objetivo haya sido ese precisamente, una medida neutra, como cuando se da una limosna a unos de los ascetas de la India que se pasan días sin comer y a los que llaman faquires.

La medida no debe ser interpretada como gratuita si se tienen en cuenta la situación de una buena parte de la cartera de créditos hipotecarios de las cajas de ahorros, especialmente pensando en el último trimestre del año, momento en el que a más de una le llegará el agua al cuello. Apunta un analista del sector que “es más que posible -probable- que se trate de un primer paso de ayuda a las cajas, ya que puede hacer que las cosas sean más livianas de cara a las operaciones corporativas en marcha”. No son sólo las cajas ‘en apuros’ las que aflojarán el nudo a la altura de la corbata, varios bancos se verán beneficiados de la criticada medida del banco central. Es el caso del BBVA, en cierta medida Banesto, y Bankinter, ya que este último tiene el 56% de crédito hipotecario en su cartera y, por supuesto, hay que sospechar que ni todo será malo ni todo será bueno.

Un alto responsable del sector se atreve a comparar la mencionada actualización de las provisiones con las decisiones de política monetaria del Banco Central Europeo; “puede causar un efecto similar a las medidas del BCE, cuando tienen por objetivo proporcionar mayor grado de liquidez a las entidades financieras, para que de esta forma puedan decidirse a prestar más dinero”. En definitiva, el Banco de España desearía con esta decisión emular al banco que preside Jean Claude Trichet. Si se tiene en cuenta que el dinero de menos que se dedicaría a provisiones se destinase a créditos, es probable que todo siguiera igual pues la actualización de las provisiones queda compensada en la mayoría de los casos con la revisión al alza en las dotaciones de los créditos al consumo.

Siguiendo la teoría de la imitación de Trichet, no sería esta más que la primera medida de un conjunto de políticas de revisión del sistema de provisiones del Banco de España, tras una profunda reflexión sobre el excesivo grado de dureza en la exigencia de provisiones a los bancos españoles y en ese sentido, la revisión de la cobertura mediante provisiones del riesgo crediticio, no sería más que el principio de esa revisión, sin que ello pusiera en peligro las fortalezas del sistema financiero español.

En esta suerte de decisiones siempre habrá algún seguidor incondicional y adulador que como la CECA los bendiga por lo que supone de reconocimiento del valor de la vivienda y además porque decisiones como esta, sientan muy bien en momentos de recesión como el que se atraviesa. En realidad, es una medida de cara a no se sabe qué galería, por su impacto prácticamente nulo e irrelevante en las cuentas de resultados bancarias y muchas son las opiniones que medio en serio medio en broma señalan que es posible que se trate de la propina antes de que comience el grueso de las vacaciones en el mes de agosto. En todo caso, y puestos a situar las cosas en su sitio, suavizar los criterios de aplicación de las provisiones no deja de ser un elemento más de juego para la contabilidad empresarial.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...