edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
29/04/2013

Oredoo, de Qatar, y Etisalat, de los Emiratos, son las finalistas para quedarse con el 53% de Maroc Telecom

La última palabra sobre el concurso restringido para la venta de la empresa la tiene el Reino de Marruecos que controla el 30%
Carlos Schwartz

La venta del 53% de Maroc Telecom inciada el pasado año por Vivendi ha entrado en la recta final con solo dos contendientes. Oredoo de Qatar, antes Qatar Telecom, y la empresa basada en los Emiratos, Etisalat. Vivendi salió de una crisis de gestión en junio del año pasado con el abandono de la empresa de su consejero delegado y mentor de las inversiones en el sector de la telefonía y las telecomunicaciones, Jean-Bernard Levy. El peso de las inversiones necesarias para mantener el nivel de competencia en el sector estaba dejando a la empresa con importantes activos en las telecomunicaciones, el ocio y el entretenimiento, sin oxígeno. La estrategia que se diseñó tras la salida de Levy fue hacer caja con los activos de telefonía. En septiembre de 2012 la empresa decidió la venta de una participación significativa en su empresa francesa de telefonía móvil e Internet SFR, de GVT su filial en Brasil y su participación en Maroc Telecom. De todas ellas la única que está apunto de cerrarse es la del norte de África.

Oredoo es propiedad en un 55% del estado de Qatar, y empresas y fondos públicos detentan otro 13%. El fondo soberano Abu Dhabi Investment Authority tiene otro 10% y el 22% restante está en bolsa. Por su parte Etisalat es la empresa de telecomunicaciones de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en la cual el estado tiene un 60% del capital. Ambos operadores están presentes en países árabes, en África, el subcontinente Asiático y en el sudeste de Asia. Sin embargo Oredoo es por proximidad operativa el mayor interesado, ya que tiene presencia de telefonía móvil y banda ancha en Túnez y Argelia. La posibilidad de ampliar su presencia a Marruecos le dejaría un virtual control de las telecomunicaciones móviles en una superficie considerable del norte de África. La presencia de Etisalat en África se reduce a Nigeria y Sudán. Sin embargo, es precisamente su ausencia en el norte lo que puede espolear su interés.

Durante las jornadas del congreso mundial de telefonía móvil de Barcelona el año pasado el consejero delegado de Ooredoo, Nasser Marafij, afirmó que su empresa estaba finalizando el proceso de “due diligence” de la marroquí en la que tenían “mucho interés”. Otra empresa que había manifestado su interés en el proceso de venta fue Korea Telecom (KT Corporation) de Corea del Sur. Sin embargo la empresa ha anunciado que desiste por un desacuerdo sobre la valoración de la empresa. También se comentó en su momento el interés de France Telecom y Vodafone, sin embargo ninguna de las dos ha acudido a la subasta hasta ahora.

De acuerdo con fuentes en el sector financiero “quien seguramente tendrá la última decisión será el Reino de Marruecos, pero es difícil que esa decisión pase por alto la cifra de la oferta. Entendemos que existe una preferencia por la empresa de Qatar, pero al final todo dependerá del precio aunque el estado tenga una participación del 30%”.

En línea con esta opinión otra fuente en un banco que opera en la región afirmó que ambas empresas habían organizado sus líneas de financiación para esta operación, “Y es sabido que ambas tienen abundante liquidez.

Sin embargo el rumor es que el consorcio de bancos más aceitado y la cifra más alta en la oferta es de la empresa qatarí”. A la espera de una decisión que no se hará esperar mucho, lo que queda claro es que la mayoría de la empresa marroquí quedará en manos de una empresa árabe.
Mientras, Vivendi ha decididio retirar de la venta a su filial en Brasil, GVT, que opera en telefonía fija, Internet y voz sobre protocolo IP. La empresa tiene presencia en 17 estados, además del distrito federal. Vivendi adquirió el 58% de la operadora en 2009, y en 2010 incrementó su participación al 99%. La empresa francesa ha decidido retirar a GVT de la venta porque no ha recibido ninguna oferta en línea con sus pretensiones de precio.

Los analistas del sector estiman que la participación de Vivendi en MT es del orden de los 4.000 millones de euros. Lo que no está claro es hasta donde los aspirantes a comprar el 53% de control pagarían una prima sobre esa valoración. Es probable que Oredoo esté dispuesta. El operador ha hecho una revisión de sus planes estratégicos y ha decidido concentrar su inversión en las áreas geográficas en las que ya está presente. La posibilidad de hacerse con el control de MT va de la mano de una oferta reciente para hacerse cargo de una de las operadoras de móviles de Libia hasta ahora en manos del estado. Sigue analizando además otras oportunidades en África.

El avance por el norte de esa región aspira de paso a bloquear las intenciones de otros operadores, como Vodafone o France Telecom que ya habían expresado interés en una participación en MT. Sin embargo, los lazos regionales coincidentes no parece que vayan a dejar espacio a los operadores europeos en este damero. Ooredoo tiene la perspectiva de desarrollar servicios de valor añadido y ampliar su oferta en Internet. La telefonía móvil de nueva generación a través de los terminales inteligentes e Internet móvil tiene un lugar prioritario dentro de sus objetivos actuales. La empresa tiene interés además en el desarrollo de contenidos locales.

Analistas del sector de las telecomunicaciones consideran que la orientación estratégica que propugna Vivendi desde el pasado verano, es decir la venta de las filiales de telecomunicaciones, se ha visto reforzada el pasado otoño por un incremento de la participación en el grupo y la entrada en su consejo de Vincent Bollore, un multimillonario empresario que ha hecho operaciones rentables en el sector de los medios de comunicación y se interesa por el sector del ocio y la música.

Vivendi está entre la espada y la pared para rentabilizar una inversión de 1.400 millones de euros en la editora de música y discográfica EMI a través de su participada Universal Music Group. El sector de las telecomunicaciones en su fase actual tiene una demanda intensiva de capital para inversión y se encuentra bajo la presión de los reguladores europeos para incrementar el desarrollo de sus infraestructuras. Esto ha estrechado los márgenes del sector y ha llevado a Vivendi a decidir su retirada para concentrarse en sus intereses originarios.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...