edición: 2561 , Martes, 25 septiembre 2018
13/05/2013

Paciencia y esperanza

Rafael Vidal
En sus últimas apariciones públicas, el presidente del Gobierno ha pedido a los ciudadanos paciencia y, luego, esperanza, lo mismo que habría recomendado cualquier cura de aldea a los vecinos ante las acciones del cacique local. El discurso de nuestro presidente tiene el defecto principal de negar la mayor: que la política de austeridad sin más no tiene futuro y que ya sólo creen en ella algunos de los que la imponen.

Los datos económicos y las perspectivas siguen siendo negativos para todo este ejercicio y parte del próximo, pero Rajoy pide a la población que tenga esperanza, en la misma línea de una de sus ministras que hace poco pedía un milagro a la Virgen del Rocío, porque si no es por esa vía, de esta no salimos.

Mientras que el presidente nos pide que nos estanquemos en la pasividad y esperemos con paciencia lo que venga -incluso a sabiendas de que no será bueno-, a golpe de decreto ley nos va cambiando la vida. Tres servicios tan esenciales como la educación, la sanidad y la justicia se van transformando en objetos de consumo y ,como tales, vienen con el precio puesto. O los pagas, o no tienes derecho a utilizarlos y como, gracias a su política laboral, cada vez hay más ciudadanos fuera del nivel de consumo básico, es de suponer que el abismo social va a agrandarse hasta niveles insospechados, pero tengan paciencia.

Parece pensar el presidente que un buen día todo cambiará gracias a sus esfuerzos, aunque la mayoría de los analistas opina que esos esfuerzos van en la dirección contraria y que el país sobrevive a pesar de ellos. En este contexto, llama la atención la reclamación a la UR (que es como reclamarle al maestro armero) de que se haga algo para crear empleo, al tiempo que desde la UE le dicen a Rajoy que debe poner en marcha políticas activas de empleo, además de seguir con las reformas, es decir, con los recortes que están estragulando nuestra economía.

No se trata de un diálogo de sordos, como pudiera parecer, sino de expresiones producto del desconcierto de quien ve que se ha equivocado en la forma, en el fondo y en los plazos, pero no lo quiere reconocer. Al final, lo dicho: paciencia y esperanza, que no hay mal que cien años dure.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...