edición: 2285 , Lunes, 21 agosto 2017
12/07/2012
BELVEDERE

Para esto no hacía falta esperar siete meses

Alfonso Pajuelo

Tenía que pasar porque los engaños no pueden durar siempre. Y engaño era el programa electoral del PP con el que ganó las elecciones. Por mucho que nos alarmemos, el IVA tenía que subir, era irremediable, aunque Rajoy se empeñara en lo contrario. Pero para llegar aquí no hacía falta esperar siete meses; podía –y debía- haber tomado todas las medidas coyunturales entre los meses de enero y febrero porque estaban cantadas a pesar de que la propuesta electoral popular sostuviera lo contrario. Reformas y parches avanzan a trompicones y con ingentes dosis de improvisación, todas menos una, quizá la más llamativa y de mayor calado, como es la reforma de las onerosas Administraciones Públicas, coto de políticos, de cientos de miles de políticos, a los que los recortes no parecen haber llegado todavía, al menos de forma significativa. Los 65.000 millones añadidos de recortes en tres años no los vamos a sufrir de forma equitativa y encima las ineficacias e ineficiencias en las Administraciones del Estado no se corrigen, con lo cual nos cae todo encima.

Cuando el Gobierno presentó el proyecto de Presupuestos, fuimos muchos los que sostuvimos que era el momento de hacerlos en base cero, de nuevas. Pase que los vigentes no fueran así por problemas de tiempo pero ahora se plantea que se aplique a los próximos porque está claro que hay que reconsiderar todo y muy especialmente, como es el caso, el gasto público. Paralelamente cabe iniciar el proceso de reforma de las Administraciones Públicas. Eso sí sería una reforma beneficiosa para todos. Pero la clase política se resiste, quizá porque podría dejar en el paro a muchos de sus miembros.

Rajoy anunciaba ayer un paquete de medidas que vuelven a demostrar que la improvisación se ha adueñado de este Ejecutivo. Quitan la bonificación fiscal a la compra de vivienda, impuesta en contra del sentido común por el PP en su habitual actitud populista para encandilar al electorado. Pero la quitan unos meses después de haberla aprobado, es decir, va a estar vigente durante un ejercicio y hasta eso sobra.

Anuncia una reforma de la tarifa eléctrica pero la realidad es que parece que sólo va a ser una reconsideración fiscal en el escandallo de esa tarifa. Otra chapuza porque hace falta un nuevo sistema tarifario en el marco de un nuevo plan energético.

Nuevo recorte a los funcionarios. También parecía inevitable pero hubiera sido más razonable acometer de una vez la reforma de la función pública dentro de la reforma de las AA.PP. Y puestos a recortar, los sueldos y prebendas de los políticos a sueldo del Estado debieran haber estado en cabeza para dar ejemplo.

Permítanme un ejemplo. Con motivo de una votación en el Parlamento europeo para que los parlamentarios viajaran en turista en vez de business, solo cuatro de los españoles votaron a favor. Treinta y siete lo hicieron en contra y dos se abstuvieron. Esa es la clase política de los ajustes.

Lo único bueno de todo esto es que por fin la economía puede ponerse en marcha porque empresas y empresarios, incluidos autónomos, ya saben a qué atenerse. Eso sí, con varios meses de retraso. El Gobierno anterior perdió el tiempo; éste, también.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...