edición: 2366 , Lunes, 18 diciembre 2017
28/03/2017

Para que lo prometido deje de ser deuda

Una encuesta espontánea, aleatoria, a cientos o a miles de ciudadanos votantes en varias elecciones, seguramente coincidiría en un mismo punto: en la incoherencia entre lo prometido en campaña y lo realizado en la práctica tras alcanzar el poder, es decir, en el grado de ejecución o realización de las promesas contenidas en el texto de los programas electorales, discursos y otros soportes publicitarios. Sería la ratio del desengaño, de la frustración de la ciudadanía votante frente a los políticos. Un asunto que las numerosas citas con las urnas han convertido en materia prima de farsa y embuste veterano. 

El alejamiento progresivo entre las propuestas de los programas políticos y el desempeño o cumplimiento de aquellas, resulta en la práctica de tal proporción que sirve para valorar el tamaño del fraude, de la burla y dolo de los que vienen haciendo gala los programas electorales. En pocas palabras, las propuestas políticas para alcanzar el poder resultan ser, con el paso del tiempo, de las elecciones, un volcán en constante erupción y continua expansión de falsedades y fraude.

Porque al final, si uno se pone a comprobar si lo prometido se ha cumplido o sigue siendo deuda, resulta que no es posible encontrar responsabilidades ni tampoco responsables. Por eso es necesario exigir claridad en las propuestas y en la exposición de las ideas, única forma racional de evaluar y certificar el grado de cumplimiento de los programas.

Viene esto a cuento de la necesidad que tienen los ciudadanos -en tanto que votantes de programas electorales que contienen infinidad de promesas y declaraciones floridas, a menudo huecas- de verificar y validar todo aquello que prometen y exponen los representantes políticos y que, una vez en el poder, deben convertir en realidad, cumplir y devolver. Si la promesa es la reducción de impuestos, hay que ponerles nombre, afinar la cantidad y fijar tiempos. Si se obligan a gastos sociales, deben precisar de dónde saldrá el dinero, en cuánto y cuándo. De lo contrario, todo seguirá igual y lo prometido seguirá siendo deuda. Y a perpetuidad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...