edición: 2287 , Miércoles, 23 agosto 2017
24/02/2009
Insta a las entidades a que confiesen sus pérdidas

Penúltimo aviso de Solbes a la Banca

No se cree las cuentas y espera a conocer las del trimestre
Juan José González

La última vez que se pudo escuchar aquello de “alguna entidad puede estar próxima al incumplimiento” fue hace 15 años y casi dos meses. Palabras pronunciadas por un director general del Banco de España, con tan buena puntería que tres días después era intervenido el Banesto de Mario Conde. Por eso ayer, cuando el vicepresidente del Gobierno Pedro Solbes afirmó algo parecido como "hay bancos que pueden estar más próximos al incumplimiento", más de un banquero pensó que para el próximo santo de los Inocentes todavía quedan diez meses y cuatro días, aunque también más de uno pensó que al primero le intervinieron un banco por un desfase patrimonial –un agujero en la caja- de poco más de 3.600 millones de euros.

Los rumores de posibles fusiones de los últimos días y la llamada de atención del presidente de Banco Sabadell sobre que “las fusiones no son una solución para las crisis”; otro banco del grupo de los medianos, el Popular, emitiendo bonos a última hora y las sugerencias del ministro de Industria, Miguel Sebastián sobre “es mejor aceptar una ayuda ahora porque luego puede ser peor”, disparan las alarmas en un sector donde se concentran todas las miradas.

Escuchando a Pedro Solbes, da la sensación que su arenga de ayer en un foro público es el penúltimo aviso, el paso previo al disparo –ahora que el Gobierno acaba de perder a su mejor escopeta de caza mayor- de una intervención. Las declaraciones de autoridades y banqueros se producen en las últimas semanas en acelerada cascada y llevan la misma dirección, aunque hayan escogido caminos dispares. Todo indica que habrá decreto de intervención, en breve, y notificación del equivalente a unas “medidas cautelares”, más tarde, estableciendo nuevas normas de actuación en algunas entidades financieras, y no únicamente en la caja de ahorros manchega.

El que avisa no es traidor, dicen en el ministerio de Economía, sede actual de la máxima autoridad monetaria tras haber retirado semanas atrás, los galones al gobernador del Banco de España, partidario éste del “método directo” de intervención, sin duda el que mayor perjuicio y quebranto le causaría, en estos momentos, al Gobierno, a las entidades financieras y al sistema.

El vicepresidente acaba de fijar en público y bien alto, para que todo el mundo se entere, los conceptos de intervención y nacionalización; ha definido qué es lo mejor y lo peor, incluso aclaró y explicó por qué no funcionan las recapitalizaciones, y por qué no cree en las nacionalizaciones. De las intervenciones afirma que son útiles y prácticas pero también admite matices. Si bien, respecto de las nacionalizaciones miente, o esté en un error cuando afirma que suponen la toma de control del cien por cien del capital; hay grados de nacionalización, como demuestra la práctica, y los manuales no son tan radicales ni excluyentes como la afirmación del vicepresidente. En fin, un asunto de forma.

El “nadie se lo plantea en España en estos momentos” en referencia a la nacionalización, y “ni siquiera ha hecho falta recapitalizar ninguna entidad hasta ahora”, no significa que el próximo abril, tras la cumbre del G20 no proceda a aplicar alguna de estas medidas, porque para entonces contará con información fresca sobre el primer trimestre de bancos y cajas. Si como dice el vicepresidente Económico “nadie se lo plantea” ¿cómo es posible que todo el mundo se lo plantee desde hace cuatro meses?, y además, si “nadie se lo plantea” ¿por qué “hay que estar preparado para cualquier circunstancia”? No parecen coherentes los mensajes del vicepresidente.

Y por esta razón, su intervención en un foro público de ayer en Madrid, antes que a despejar temores e incertidumbres y de dejar bien claro que de nacionalización nada –aunque no la descartó- y de intervención tampoco, contribuye a sembrar más incógnitas e inseguridad, como reflejó el mercado bursátil a la media hora de la charla de Pedro Solbes.

Desde el Ejecutivo se continúan lanzando mensajes de desconfianza hacia el sector financiero: el vicepresidente no se fía de las cuentas de los bancos medianos, no se las cree, por alguna razón que sólo él y alguno o algunos de los medianos conoce, enviando palabras al viento que hay que interpretar, como por ejemplo, “es el momento adecuado para reconocer pérdidas y sanear balances, “con apoyo público si es necesario”, porque hay que despejar “toda duda” sobre la solvencia de las entidades financieras. No es habitual contemplar cómo un miembro del Gobierno hace referencias veladas, pero muy directas como en este caso, a las cajas de ahorros a propósito del criterio de solvencia, el cual debe mandar y ser guía en cualquier operación del sector financiero.

A todo esto, la corriente intervencionista del Gobierno ya cuenta con uno de los grandes como primer valedor; el presidente de BBVA, Francisco González quien, quizá abducido por las reuniones en La Moncloa, se declara partidario, a la par que defensor, de la intervención como mejor opción para salvar a una entidad financiera con problemas. Queda claro que está convencido de que no habrá nacionalización y que enfrentarse a una intervención de la autoridad económica no le reportaría nada bueno salvo alguna primera página en la prensa económica.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...