edición: 2349 , Miércoles, 22 noviembre 2017
21/10/2011
EL DEDO DE MADOZ

Pese a sus desacuerdos Sarkozy y Merkel urgen la convocatoria de los acreedores de Grecia

La banca alemana se prepara para una quita alta de la deuda soberana
Carlos Schwartz

El jueves por la noche tras una conferencia telefónica la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolás Sarkozy emitieron un comunicado conjunto en el que se ratifica una reunión de Consejo Europeo el próximo domingo 23 aunque se advierte que en ese cónclave no se adoptarán decisiones. Esas decisiones quedan postergadas “a más tardar hasta el miércoles” afirma el comunicado. En una jornada de tensión Merkel postergó su comparecencia ayer ante el Parlamento que debía aprobar las medidas apoyadas por Alemania ante la cumbre del domingo. La única explicación para esa postergación es la falta de acuerdo con Francia sobre cómo proceder con el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

Sin embargo, salta a la vista un párrafo del comunicado conjunto: “En la perspectiva de una solución duradera a la situación griega, las autoridades griegas deben adoptar compromisos ambiciosos para recomponer la situación de su economía dentro del cuadro de un nuevo programa. Sobre la base del informe de la troika y del análisis de la sostenibilidad de la deuda griega, Francia y Alemania demandan el comienzo inmediato de negociaciones con el sector privado para lograr un acuerdo que permita reforzar dicha sostenibilidad”.

La demanda de negociaciones inmediatas constituye un anuncio perentorio para que los bancos se sienten a negociar la quita sobre la deuda griega. Esto no es un aviso, es la puesta en marcha de las negociaciones quieran o no oírlo los bancos. Ayer se filtraba a la prensa el resultado preliminar del informe de la troika formada por el banco Central Europeo (BCE), Fondo Monetario Internacional (FMI) y Unión Europea (UE). Grecia no cumplirá los objetivos de déficit para 2011, y quedará 2.000 millones de euros por encima de los objetivos fijados en julio. Por añadidura la deuda pública como porcentaje del Producto Interior Bruto en 2012 que se estimaba en el 161% alcanzará el 181%. El documento que en principio debería valorar si Grecia podrá cumplir con sus pagos de deuda omite este tema. El informe destaca que la recesión de Grecia es más profunda que lo que se preveía y que el crecimiento del paro es mucho más rápido que lo previsto. El documento también menciona la profundidad de la crisis social desatada y solicita el pago urgente del sexto tramo de la ayuda acordada en 2010 por importe de 8.000 millones de euros. El BCE y el FMI han quedado enfrentados por la salida de esta coyuntura. El BCE aboga por más recortes y más restricciones. El FMI se muestra preocupado por los efectos de la recesión y es más proclive a dar oxígeno por la vía de una reestructuración de la deuda griega. EL BCE se opone de forma tajante a quitas no voluntarias.

Ayer, London Clearing House (LCH.Clearnet Ltd.), la cámara central de contrapartida que da liquidez a la banca europea, entre ellas a la alemana, anunció que amplía los instrumentos para el colateral de las operaciones de activos con pacto de recompra a los bonos emitidos por el KFW Bankengrouppe. Este es el banco estatal para la reconstrucción de Alemania fundado en 1948 bajo el ala del Plan Marshall para la reconstrucción europea. KFW actúa como banco de bancos en Alemania, refinanciando al sistema bancario en su conjunto. KFW es un brazo del Tesoro alemán y sus emisiones están todas avaladas por el estado. Como es de suponer los bancos germanos tienen en sus carteras de activo una cantidad significativa de papel de KFW, entre otras cosas porque el banco de reconstrucción les adquiere activos malos y los refinancia con sus propias emisiones. KFW tiene una exposición directa a la deuda griega de 300 millones de euros en total. Por otra parte es quien debe extender el dinero para el plan de ayuda a Grecia de 2010 en el cual Alemania participa con 22.000 millones de euros. Hasta la fecha se han concedido por orden del Ministerio de Finanzas y con aval del estado 13.500 millones de euros de acuerdo con una fuente del banco. Pero para el sistema financiero europeo KFW es el estado alemán. La solicitud por parte de la banca alemana de la inclusión del papel de KFW como activo para pactos de recompra y colateral para liquidez en LCH habla a las claras de los preparativos de los bancos alemanes para evitar una crisis de liquidez si las líneas del BCE no son suficientes para frenar la asfixia. Este hecho parece un indicio claro que Merkel y la banca alemana preparan el plante griego a muy corto plazo.

De acuerdo con fuentes en París y Francfurt la divergencia central entre Francia y Alemania se refiere a las fórmulas de apalancamiento del FEEF. París pretende transformar al Fondo en un banco que pueda a su turno ser financiado por el BCE. Alemania y el BCE se oponen, y Berlín propone garantizar un porcentaje de la deuda pública de los países sometidos a tensión en los mercados. Cualesquiera de los modelos deberá convertir el capital del FEEF de 440.000 millones de euros en una cifra de entre 1.500 y 2.000 millones de euros para dotar al fondo de suficiente poder de fuego como para derribar los intentos de especulación. En cualquier caso y a esta altura de los acontecimientos la convocatoria de los acreedores de Grecia ha dejado de ser una posibilidad para convertirse en realidad. Esta convocatoria a la que se oponen los países de la periferia del euro, entre ellos España, porque va a afectar a la cotización de su deuda pública que se verá castigada por el efecto de incertidumbre, presagia tormenta. Hay una hipótesis de momento difícil de demostrar. Es la que considera que Francia y Alemania llegaron a un acuerdo y por ello instan a negociar la deuda a los acreedores privados, es decir la banca. Pero necesitan tiempo para convencer de sus planes al resto de los socios de la UE. Esta hipótesis se funda en que sería una forma extrema de temeridad convocar a la negociación sin tener un acuerdo sobre el FEEF. Sin embargo para considerar buena esta hipótesis habrá que esperar, hemos visto demasiada improvisación hasta ahora como para pensar que esta se haya apartado de la mesa franco alemana definitivamente. Lo que si queda claro es que Alemania cierra filas detrás de la quita de la deuda griega y pretende blindar a sus bancos. Francia, entretanto, habla. España mira. Pocos metros más adelante se abre una grieta abismal sin que de momento haya una reacción colectiva en Europa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...