Plan De Guindos: para liquidar, primero hay que sanear
edición: 2533 , Jueves, 16 agosto 2018
25/07/2012
Reajuste bancario

Plan De Guindos: para liquidar, primero hay que sanear

Economía insiste en su control al Supervisor mientras éste quiere poner fin a la compra de un banco por un euro
El pulso entre los dos "luises" -De Guindos y Linde- cubre su primera batalla semántica, terminología pura para distinguir liquidar tras sanear o liquidar a secas
Luis Linde, gobernador del Banco de España, en su comparecencia en el Congreso.
Juan José González

Luis de Guindos insiste en que no habrá liquidación de bancos, sino concentración y absorción de marcas, y se supone, por tanto, que también de activos y pasivos, de oficinas y plantillas. Muchos problemas, demasiados de un golpe, los que se quiere echar a la espalda el ministro de Economía. En la afirmación, De Guindos se asegura una posición, no se sabe si meditada, de beligerancia y “control” sobre el Banco de España, en concreto, sobre su Gobernador Luis Linde, el cual ya se habría pronunciado claramente sobre el futuro de las entidades inviables: liquidar y punto. El Luis del Ministerio contra el Luis del Banco central (Luis versus Luis). En llevarle la contraria al segundo, el primero parece querer y estar interesado en marcar el paso del gobernador, en dibujar los límites, lateral derecho y lateral izquierdo, en un intento, posiblemente en vano, de supervisar al Supervisor. En Moncloa quieren evitar brotes díscolos en Cibeles, habida cuenta de los antecedentes.

Los “luises” difieren en esto como seguramente chocarán en otros frentes que están al caer. Pero la liquidación versus concentración de la banca, es mucho más que una sencilla cuestión semántica. Supone lo que ya algunos, dentro del banco, han calificado como “la primera en la frente” en la nueva relación entre dos noveles inexpertos en su tarea, pues ambos “luises”, herederos del primer escalafón, sólo conocen la retaguardia de un servicio de estudios y de una secretaría de Estado.

Y difieren respecto a la terapia a aplicar en el reajuste (ya “permanente”) del sector financiero español, atascado y de difícil desatasque, con una subasta de tres entidades pendientes y la nacionalización de otra en capilla. Y todo ello con la asignatura pendiente de qué solución final se dará a la relación jurídica de los bancos creados a partir de cajas y de las fundaciones o solución transitoria de la obra social. En suma, pocas pero complejas asignaturas pendientes las que se llevan (en teoría a la playa) los servicios jurídicos de Economía y Banco de España, con la exigencia de que a la vuelta del verano, finales de septiembre, los deberes estén hechos.

Con independencia de que esos deberes regresen hechos, asunto altamente improbable, sería aconsejable conocer un adelanto de los planes del ministro sobre el futuro (ya presente) del sector bancario español, en el entendido de que si afirma con tanta rotundidad que liquidación no, y concentración sí, es debido a que tiene las ideas, además de muy claras, también muy maduradas. Es decir, debe contar el ministro con la absoluta certeza de que Banco Santander y BBVA, hasta el momento, al margen del reajuste (puesto que no se puede hablar de “contribución” de BBVA al mismo por la adquisición -por un euro- de Unnim).

Y se supone y sospecha que los tiros de ese reajuste final que tiene De Guindos in mente, debe ir por ahí, por los dos bancos cuyos balances, a tenor de las informaciones, se cuentan en el lado de los saneados. Esta sería una probabilidad posible que no estaría teniendo en cuenta el Gobernador, partidario de la vía práctica y real. Según alguna persona cercana al máximo responsable, cuando en el Banco de España utilizan el verbo liquidar, se refieren a cerrar, a borrar, prácticamente del mapa el negocio, su marca y sus activos: se liquida todo.

La teoría dice también que liquidar significa vender, por tanto, si un banco se liquida puede suceder que se decida que sus activos (en quiebra en ese momento, pues son superados en valor por los pasivos) sean susceptibles de ser saneados por un comprador que así lo estime. Este último concepto, o teoría de la liquidación, es a lo que se estaría refiriendo en realidad el ministro De Guindos, algo que, por lo demás, no deja de ser, cara al público, una utilización eufemística a la que el Ejecutivo esta abonado.

En esa especie de pulso que el “Luis” del ministerio quiere mantener con el “Luis” del banco central supervisor, éste parece mantener que, “si el ministro encuentra activos suficientes para sanear todo lo nacionalizado hasta ahora –y por ahora- tendrá razón el ministro. De lo contrario -es decir, sin dinero dispuesto a sanear activos quebrados- eso de comprar un banco por un euro, ya no se volverá a repetir”. Al menos, con Linde en el primer despacho de Cibeles.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...