edición: 2365 , Viernes, 15 diciembre 2017
09/02/2010
La rentabilidad del Fondo de la Seguridad Social, también en precario
Celestino corbacho, miniatro de Trabajo

Planes para sacarle más rendimiento a la hucha del Fondo de Reserva

Un grupo de ‘sabios’ formado por el PP aconseja el modelo ‘vikingo’ de gestión de fondos
Los noruegos obtienen un 15% anual o más; España no llegó nunca al 8%
Juan José González

El Estado es mal financiero. Muy malo, a juzgar por los rendimientos que obtiene de sus fondos. Concretamente, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social esta por los suelos. El patrimonio de este fondo se encuentra invertido, en su mayoría, en títulos públicos y desde su puesta en marcha en 2000, año en que recibió las primeras aportaciones –una dotación de 603 millones- no ha superado nunca el 8% de media, incluso en etapas de crecimientos espectaculares del mercado, no ha sobrepasado los 7,896% de ganancia. Con estos argumentos numéricos, es más que posible que cualquier gestora privada de fondos hubiera despedido al personal en el año 2001, incluso alguno de ellos podría haber visitado la cárcel. Hipótesis al margen, los fondos del Fondo tienen todo el aspecto de vivir ociosos, cómodamente instalados en un paupérrimo 2,988 % de rentabilidad anual. Como se verá, el Estado no sólo es mal financiero, sino además, mal gestor.

El caso es que el asunto de sacarle más partido a los fondos cobra plena actualidad desde el momento en que presentes y futuros pensionistas, autoridades públicas, ciudadanía…, ven peligrar la apertura del paracaídas de la Seguridad Social, en caso de que esta se vea abocada al abismo de un horizonte deficitario. Sin embargo, la plena actualidad no le viene al asunto por la baja tasa de natalidad, más la mayor expectativa de vida, más el menor número de trabajadores en activo, más el descenso de trabajadores inmigrantes, más, etc… total, una pérdida de más 725.000 afiliados en 2009. La actualidad viene de la mano de una nueva propuesta que estudia un grupo de ‘sabios’ que por encargo del Partido Popular tiene como objetivo poner los fondos del Fondo en valor, en rentabilidad.

Todavía se recuerda cuando en 2007, el Gobierno –desde el PSOE, desde Ferraz- llamó al orden al entonces ministro de Trabajo y Asuntos Sociales Jesús Caldera, porque se le ocurrió mentar la posibilidad de sacarle rendimiento a los entonces más de 54.000 millones que tenía el Fondo. Se pensó que era una idea descabellada, poco menos que jugar con fuego. Y eso que la bolsa estaba haciendo historia en ese momento y la debacle en los mercados financieros apenas se olía; casi ni de lejos. Pero los tiempos cambian, porque las necesidades también son otras. Hay ahora más prisa por hacer reformas, por asegurar el futuro de las pensiones, y si al Gobierno no se le ocurre poner en marcha el asunto de rentabilizar la hucha de las pensiones, a la oposición sí se le ocurre. Esa hucha de la Seguridad Social finalizó el pasado año con 62.000 millones de euros, 3.000 menos de lo previsto por el Gobierno en noviembre pasado. Y hace tres semanas se conocía que el Gobierno hará una aportación de 2.000 millones al Fondo de Reserva a mediados del presente mes de febrero.

Se sabe que por presiones sindicales de última hora y para no echar más leña al fuego, el Gobierno decidió hacer dicha aportación, antes de que se impusiera la hipótesis de la ausencia de aportación al Fondo en 2010; hubiera sido la primera vez en la historia. Salvado el peligro de imagen y ruido político y social que hubiera significado no hacer aportación relevante al Fondo, desde diversos medios financieros –gestoras y bancos centrales- se comienza a hablar de poner en marcha una gestión activa de los más de 62.000 millones de euros que a distintos plazos y rentabilidades intentan –por el momento con éxito- batir en rentabilidad a la inflación de la economía.

Ha trascendido que el grupo de ‘sabios’ encargado del asunto viaja con frecuencia a países con un desarrollo positivo en sus inversiones soberanas. Y Noruega parece ser el paradigma de lo que el grupo en cuestión quiere sugerir como modelo –modelo vikingo en el argot- de lo que se debería hacer con los fondos de la hucha pública. Y por qué Noruega. Pues porque el Gobierno del país nórdico mantiene invertido en bolsa entre un 50% y un 60% de su fondo, unos 285.000 millones de euros, lo gestionan varias bancos privados y lo hacen bien, con rentabilidades superiores al 15% de media en los últimos nueve años, algo que no esta nada mal si lo comparamos con ese 7,896% que llegó a alcanzar en algún momento la rentabilidad del fondo soberano español.

El fondo español esta invertido en deuda pública de economías consideradas sólidas, con calificaciones triple A, Alemania, Francia, Países Bajos… Una parte esta en deuda nacional y otra parte en extranjera, aunque en los últimos tiempos las calificaciones y las rentabilidades se encuentren en un profundo proceso de transformación. A la baja, claro.

Pero desde el Gobierno, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, no parece que vaya a dejar que la oposición se adelante en este delicado tema, y se espera que se acelere algún movimiento para poner en valor –más rentabilidad- al Fondo, para que esos 63.000 millones de euros no se queden en esos 2.862 millones de euros en un año, que son justo los intereses generados por el contenido de la hucha el pasado año. Será preciso aprender de los vikingos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...