edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
29/12/2015
La geopolítica también cuenta

Política, tipos y petróleo convierten en un galimatías las predicciones de inversión

El año comenzará con las decisiones de inversión de millones de ahorradores pendientes de los cambios 
Juan José González
El parón de la vida política y, por ello, de numerosas decisiones que afectan a la actividad económica del país, se traslada a los mercados financieros y se une al bloque de incertidumbres para el próximo ejercicio. Los expertos, analistas y gurús -con mayor o menor prestigio reconocido entre el público- aventuran previsiones, adelantan estimaciones en un más que dudoso práctico ejercicio de visionarios predictores del futuro. Para este objetivo se visten las recomendaciones de inversión con trajes de muy diverso diseño e imaginación; los mejores fondos, los planes que no fallarán, los activos más rentables en 2016, una cartera ideal para asegurar las ganancias... y así una tras otra, propuestas `sinceras´ de analistas `serios´ y expertos `documentados´. Es el momento de tomar buena nota de sus `apuestas´ para que en el próximo diciembre, se pueda hacer balance y resultados. Un ejercicio útil para poner a cada uno en su sitio.
Los mejores fondos y las mejores carteras hacen acto de presencia en el quizá, más inestable y convulso diciembre que caracteriza la atmósfera del presente diciembre. Días de planificación financiera en los que muchos ahorradores hacen planes de revisión de carteras y en general de las posiciones de inversión. No es precisamente el próximo un año cualquiera, pues salta a la vista que no comienza con buen pie, dado el impasse que marca el `juego´ político para formar el nuevo Gobierno, como las dudas sobre la dificultad añadida, o agravante, de su estabilidad futura. Así las cosas, dibujar una visión más o menos acertada de lo que pueda suceder en 2016, es como dibujar en el aire.

Se antoja casi imposible que los expertos siquiera logren un mínimo margen de acierto en un contexto como el actual. La eurozona estará condicionada en extremo por la evolución de los tipos de interés en Norteamérica, que ahora comienza a recorrer un camino desconocido de incertidumbre. La economía china es la incógnita de la imprevisión aunque no es, sin embargo, la variable más significativa. En el continente europeo sigue jugando un papel muy relevante el BCE y sus políticas de apoyo financiero y, finalmente, los mercados emergentes son la nota común a buen seguro presentes a lo largo de todo el año.

Con los tipos de interés en Europa a cero y el Euribor previsiblemente en negativo, es probable que no haya capacidad entre la comunidad de expertos ni analistas de prestigio para obtener ganancias en el corto plazo. Situación que sin embargo, aprovechan buena parte de los `recomendadores´ interesados para llevar a los ahorradores a la compra, sin mayor miramiento, de renta variable, siempre y cuando la prudencia sea máxima, la cartera diversificada a tope y los gestores hagan gala de una gestión activa.

Como el corto plazo no va a traer, precisamente, ganancias para las cuentas de depósitos ni para las Letras del Tesoro, los analistas se lanzan a recomendar, por ejemplo, bonos de alto rendimiento, de poca calidad crediticia. Para quienes sigan el consejo del asesor, éste recomienda que en todo caso se invierta a través de fondos. Así, se cubre en salud y colabora a que las gestoras `facturen´ comisiones. Los gurús de las casas de inversión, por otro lado, no lo tienen todo en contra, pues a pesar de que la coyuntura es muy exigente, no lo es tanto con la rentabilidad de las carteras, ya que sus recomendaciones dirigidas a los inversores más conservadores, parten de que será posible obtener en renta variable ganancias por encima del 1%. A partir de tan modesta revalorización se presenta todo un mundo de productos combinados con niveles de riesgo diversos donde no será muy difícil acertar.

Que la inversión en 2016 será lo más parecido a moverse sobre un pantano con arenas movedizas, es una premisa presente en cualquier predicción de futuro. Como también es incierto el comportamiento de las materias primas e, incluso, del hasta hace pocos años valor refugio por excelencia; el oro, cada vez más sujeto y fiel al comportamiento variable y especulativo que fijan la oferta y la demanda. Es por todo por lo que se presenta como altamente improbable que las previsiones y apuestas de los expertos en inversión logren acercarse al resultado final, el cual dependerá, entre otros, de nuevos riesgos geopolíticos que condicionarán el precio de las materias primas, el precio del dinero, el crecimiento económico y la vida de cualquier activo financiero.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...