edición: 2308 , Jueves, 21 septiembre 2017
11/08/2009
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

Por qué las tasas de paro han reaccionado de forma tan distinta en los diferentes países: el peso de la construcción

Servicio de Estudios de 'la Caixa'*
El peso de la construcción sobre el empleo total es menor en Estados Unidos, Dinamarca, el Reino Unido y Suecia porque sus economías están más diversificadas. No obstante, la subida del paro no es despreciable y probablemente la burbuja inmobiliaria en estas economías haya tenido un papel importante (en todas ellas los precios crecieron por encima del 60%). En el resto de países, a excepción de Francia y Bélgica, los aumentos de precios de los inmuebles fueron más moderados. En estas dos economías, no obstante, el rol del empleo de la construcción sobre el volumen total de la fuerza laboral es menor, lo que explicaría el leve impacto en el paro.

Un segundo elemento que genera variabilidad en el comportamiento del paro son las diferencias en la regulación administrativa de las relaciones laborales. Cabe destacar especialmente el hecho de que algunos gobiernos facilitan que empresas con dificultades reduzcan la jornada y el salario de sus trabajadores, compensando la pérdida salarial de éstos con pagos del sector público. De esta forma se evitan los despidos en los sectores afectados por la crisis.

El caso más destacado es el sistema alemán de reducción de jornada con apoyo del Estado (Kurzarbeit). En el mes de marzo, 1.246.618 empleados se encontraban en esta situación frente a las 3.398.000 personas en paro. Si no existiera este mecanismo, el total de desempleados probablemente sería muy superior en Alemania. Otros países como Bélgica, Francia, Austria, Italia y Holanda también cuentan con programas similares al alemán. Por tanto, los países con planes generosos de este tipo consiguen atenuar, al menos en términos de contabilidad y por el momento, el estado de crisis del mundo laboral. En el caso español, este plan sería equiparable a los denominados expedientes de regulación de empleo con suspensión o reducción de jornada. Este programa tiene menor envergadura ya que en el mes de marzo afectaba a 49.220 trabajadores, cifra relativamente insignificante en comparación con los cuatro millones de parados.

Sobre estos instrumentos de desempleo parcial, el Banco Central Europeo reconoce que pueden ser eficientes para proteger el capital humano de las empresas en fases recesivas de corta duración. Sin embargo, los desaconseja en el largo plazo puesto que pueden reducir los incentivos de empresas y trabajadores a reconvertirse e invertir.

Por otra parte, la regulación administrativa puede afectar a la agilidad del mercado laboral a la hora de adaptarse a los cambios de la economía. El sistema de formación profesional, las instituciones laborales y la determinación de los salarios influyen sobre esta capacidad de ajuste.

En cuanto al nivel de formación, los estudios muestran que las transiciones al desempleo dentro de un país son superiores entre la población con un nivel bajo de educación (véase por ejemplo el Observatorio Laboral de la Crisis del pasado mes de abril publicado por FEDEA para el caso español). En este contexto, parece razonable que esta asociación persista a un nivel más agregado. Así, economías fundadas en empleos de baja cualificación o con un abandono escolar elevado probablemente tengan mayor riesgo de experimentar un incremento acentuado del número de parados. En España, este factor podría haber contribuido a la escalada del paro. Por ejemplo, en 2008, España lideraba el ranking en ocupaciones elementales (o baja cualificación) de la EU-15 (14,4%), cinco puntos por encima de Alemania y Francia. También encabezó las listas de abandono escolar, tan sólo por debajo de Portugal.

Por otro lado, la formación recibida a lo largo de la vida facilita que los trabajadores, en especial los de más edad, estén mejor preparados para afrontar cambios y muestren una mayor movilidad. En este campo, las diferencias entre países también son destacables. Por ejemplo, mientras en Suecia un 62% de los trabajadores de 55 a 64 años recibieron formación en 2007, la ratio en España se situó en el 14%.

Por lo que respecta al papel de las instituciones laborales, su efecto sobre la dinámica coyuntural del desempleo no está claro. Aunque por lo general se sostiene que las denominadas políticas activas de mercado (formación, incentivos para crear negocios, etc.) son más efectivas en prevenir el desempleo que los subsidios al paro y la jubilación anticipada, la evidencia empírica es compleja. A título de ejemplo, el incremento del paro es generalmente menor en los países que gastan más en políticas activas laborales. Por otro lado, existe una correlación positiva, aunque débil, entre el gasto en subsidios y el aumento del desempleo.

Por último, es lógico pensar que los países con una mayor rigidez en la determinación salarial experimenten subidas de paro más pronunciadas en épocas de crisis. Esto es así porque si las empresas no pueden ajustarse a la debilidad de la demanda vía moderación salarial lo harán mediante despidos. Ello sugiere que en el último año deberíamos observar incrementos salariales superiores en las economías donde el paro ha crecido relativamente más. Sin embargo, los datos disponibles hasta el momento tampoco permiten acreditar de forma clara la esperada correlación positiva entre aumentos salariales y subidas del paro.

En definitiva, la velocidad en el aumento del paro varía considerablemente entre países y no se corresponde necesariamente con la intensidad de la desaceleración de su actividad económica. La estructura sectorial, las regulaciones administrativas y las políticas laborales activas y pasivas, entre otros factores, influyen en la evolución del mercado de trabajo en mayor o menor medida.

*Maria Gutiérrez-Domènech

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...