edición: 2560 , Lunes, 24 septiembre 2018
14/10/2016

Portugal, a las puertas del bono basura

ICNR
Portugal afronta días decisivos en los que se juega la estabilidad para sus cuestionadas cuentas públicas y para la sostenibilidad de su elevada deuda, que alcanza el 129% del PIB. El próximo 21 de octubre la agencia de rating DBRS anunciará el resultado de su revisión de la calificación financiera del país, que mantiene desde abril en BBBL con perspectiva estable. 
Es la única agencia que mantiene el rating de Portugal en grado de inversión, ya que Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s lo tienen bajo esa línea roja, con la consideración de bono basura. Y si DBRS decide una rebaja adicional de rating el día 21, Portugal ya no tendrá argumentos para que el BCE protega su deuda soberana.

Con todas las principales agencias de rating valorando a Portugal por debajo del grado de inversión, la banca portuguesa ya no podrá presentar la deuda pública del país como colateral con el que conseguir la liquidez ilimitada del BCE y la institución tampoco podrá incluir bonos soberanos portugueses en su programa de compras de deuda. Ese es el escenario más inmediato que se abriría de forma automática para Portugal, según la versión más ortodoxa de la política del BCE.

La posibilidad de una condena generalizada a la deuda portuguesa a grado basura es un elemento que viene pesando con fuerza sobre la cotización de sus bonos, hasta el punto de que la rentabilidad del bono luso a diez años se disparó la semana pasada al 3,579%. Pero el mercado ha comenzado a descontar un escenario más halagüeño para Portugal, en el que no se prevé un recorte de rating por parte de DRBS o, en caso de haberlo, no tendría las consecuencias extremas que se podrían temer en principio. 

Citi señala que un recorte de rating no es su principal escenario para Portugal, como tampoco lo es para Unicredit, que apunta que la presión que ahora soporta la deuda soberana lusa a cuenta de lo que puede decirdir DBRS se rebajará cuando el país presente a la Comisión Europea su presupuesto para 2017.

De hecho, el frente más inmediato para Portugal llega este mismo fin de semana, cuando entregue a la Comisión Europea su borrador de presupuestos para 2017. Bruselas ha abierto un procedicimiento a Portugal, como a España, por no haber cumplido su compromiso de recorte del défitic público para este año. Según lo pactado con Bruselas el pasado agosto, Portugal deberá reducir su déficit público al 2,5% del PIB este año y para ello tendrá que realizar ajustes equivalentes al 0,25% de su economía en este ejercicio.

La primera cita que los inversores seguirán con especial atención será por tanto la presentación de presupuestos ante Bruselas, para una economía que apenas crecerá este año el 1,1% de acuerdo con las previsiones del Banco de Portugal, que acaba de rebajar su estimación desde el 1,3%. Aunque las incertidumbres que pesan sobre la deuda lusa no se resolverán hasta conocerse el veredicto de DBRS el día 21. Para Nomura, incluso en el caso de que hubiera un recorte de rating al grado de bono basura, lo más probable es que el BCE pudiera hacer una excepción para seguir aceptando la deuda soberana lusa como colateral a cambio de liquidez para sus bancos. En la misma tesis está Citi, que apunta que los bancos portugueses tienen bonos soberanos por 32.000 millones de euros, el equivalente al 7% del total de activos bancarios.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...