edición: 2411 , Miércoles, 21 febrero 2018
04/07/2013
Socialistas al acecho

Portugal amenaza la salida de España de la recesión

Un golpe bajo, un peligro para el ambiente `oficial´ de recuperación de la economía española
Juan José González

Sensibilidad a flor de piel para los inversores, que temen que la crisis de Portugal sea el principio de una fase de inestabilidad financiera de mayor amplitud y que, lejos del inicio de la anunciada recuperación, se convierta en el principal problema del verano de 2013. Se sabe por experiencia que cuando se trata de política todo es posible y que incluso lo peor puede encontrar un lugar en el escenario. Un gobierno como el portugués, al borde de la dimisión y la probable nueva cita electoral, no es una situación extraordinaria ni descartable, pero que en este caso la coyuntura parece querer convertirla en una especie de mecha a punto de encender una hoguera de mayores proporciones. Portugal está muy cerca, es el vecino geográfico de España y este su primer socio comercial y primer inversor. En juego están los intereses económicos de 1.500 empresas españolas que emplean a 83.000 familias portuguesas. Al virus político debe sumarse ahora el económico en Grecia, el social y político en Egipto, las asignaturas pendientes del socio turco y del papel de Croacia, nuevo miembro (28) de la Unión. La novedad en este truculento paisaje veraniego, es la posible llegada al poder de un equipo socialista en Portugal. Sería un representante más de la contestación a las políticas de austeridad impuestas desde Bruselas por Alemania.

La crisis de gobierno en Portugal no es una sorpresa, al contrario, era esperada por las diferencias entre presidente y varios miembros de su equipo, formado por una coalición política que gobierna un país intervenido, en situación de rescate, obligado a aprobar medidas muy impopulares a una sociedad también muy castigada. Gestión de una intervención que no por casualidad se haya llevado por delante el ministro de Finanzas y Hacienda y, de rebote, al de Exteriores, ambas sin duda, antesala de un cambio de gobierno o de un adelanto electoral.

 Una situación negativa para el sentimiento del mercado y que las bolsas no han dudado en valorar con fuertes recortes en la renta variable e inestabilidad también para el mercado de deuda. Las irreconciliables diferencias entre los socios -o coalición- de gobierno han terminado por desequilibrar el Ejecutivo y por conexión con el resto de los sectores social, empresarial y financiero.

El nuevo escenario demuestra la debilidad del difícil equilibrio de fuerzas políticas en el gobierno luso, como también la dificultad de seguir aplicando (con mano de hierro) las reformas que impone la Unión Europea en un socio intervenido como es el caso de Portugal. Muestra también la fragilidad del modelo aplicado por la troika para corregir los desequilibrios fiscales así como la ineficacia de las políticas de austeridad y de las que Portugal es un buen ejemplo al que habría que añadir el de Grecia. 

En esta posición de previsible cambio político (aunque ya se dijo que en política todo es posible) es donde el Partido Socialista, seguramente ganador de una convocatoria electoral, podría conseguir una situación de menor presión de las autoridades de la troika, y rebajar el grado de exigencia de los objetivos fiscales que se pretende alcanzar con las políticas de austeridad. Sin duda, el cambio de formación política potenciaría el `bloque antiausteridad´ tan extendido en la Unión aunque de escaso éxito contra la todopoderosa Alemania.

En cualquier caso, sí se ha producido ya el esperado contagio de los mercados, con su rapidez habitual en el caso de la renta variable y a continuación y en cadena todos los demás sectores ligados al riesgo soberano como el bancario, energía y telecomunicaciones. Pero en general, todas las compañías con fuerte exposición al mercado interior. Ahora, los índices del resto de Europa, se encuentran en la misma zona de hace meses, cuando la crisis de Chipre, o más tiempo, por la crisis de Grecia. Zona de alta vulnerabilidad económica a la que ahora se suma la incertidumbre política portuguesa, que coincide con un escenario preocupante, formado por la corrección, aún no terminada, del mercado de EE UU; la situación de caos y descontrol social y político en Egipto; las dudas sobre una nueva quita en Grecia y las presiones y prisas del nuevo miembro de la Unión, como es Croacia, sin perder de vista la agitación social que vive Turquía, otro socio que presiona con fuerza para formar parte de la UE.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...