edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
03/12/2018

Predicar con el mal ejemplo

Han decidido sus señorías una subida de sus retribuciones anuales para el próximo año del 2,5% en un ejercicio de autoestima sin precedentes y con el desafío a la razón y a la lógica de los usos y costumbres salariales. Una autodecisión que se somete a la aprobación del Gobierno pero que tiene todos los visos de no encontrar obstáculo alguno en su camino. La primera justificación de la subida tiene que ver con el aumento de los gastos de los 350 parlamentarios de la Cámara Baja, el Congreso, quienes en la presente legislatura y en los primeros nueve meses, se fundieron cerca de 5 millones de euros.

Llega la noticia del aumento salarial de los ilustres representantes del Pueblo en un momento en el que no hay colectivo que no reclame la revisión salarial, el final de la moderación en los salarios que ha permitido una recuperación razonable de la economía a pesar de que con esta se han colado malas formas y maneras de empleo fugaz y salarios irrisorios. Contrasta la animosidad de sus señorías con su flaqueza y desidia en la lucha por una mejora general de los salarios de los trabajadores en su acepción mayor.

Y acompaña la buena nueva (para los diputados) la constatación de que la moderación salarial o la pobreza salarial institucionalizada, ha obrado tal mejora en los resultados empresariales que sus beneficios consiguen una gesta histórica al completar en 2018 seis años seguidos de crecimiento del excedente empresarial. Por si no fuera suficiente, el Banco de España, a quien hay que creer a pies juntillas en estos asuntos salariales y empresariales, confirma que en lo que va de año los resultados de las compañías españolas se han disparado un 60%.

Es cierto que los beneficios de las sociedades repercuten, aunque de dispar manera y cantidad, en los trabajadores, y que los resultados obtenidos son una bendición cuando la economía sigue estando expuesta a numerosas y muy peligrosos y amenazadores riesgos. Pero que los salarios medios en España en esa misma fase de recuperación de beneficios, sea tan sólo del 1,5%, resulta desalentador para los trabajadores. Como la subida autoimpuesta de sus señorías del 2,5%, una bofetada, una broma pesada, un insulto a la inteligencia. Sin duda, un mal ejemplo. Y eso sin contar con el 43% de subida de los salarios de los consejeros de las cotizadas en los últimos cuatro años. En fin.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...