edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
11/03/2009

Preferentes sí, pero no para particulares

Se sabe que al Banco de España no le agrada demasiado que las entidades financieras utilicen las emisiones acciones preferentes –participaciones bancarias o bonos subordinados- por varias razones técnicas, aunque no tiene otro remedio que admitirlas porque sus competidores las usan en otros países del entorno, y en cantidades industriales. Pero aquí no gustan, particularmente porque las entidades financieras que las han utilizado en los últimos meses, las vienen colocando entre el público minoritario, el particular, al que se llega habitualmente a través de la red, y donde no dudan en vender lo que la “regional” les pone para vender aunque al cliente no le interese comprar, porque hay que cumplir objetivos. Como ejemplo de esta funesta práctica comercial se encuentran aún recientes en la memoria los casos de Madoff y los fondos de inversión inmobiliaria de Banco Santander.

Pues bien, a pesar que desde Cibeles se han encargado de que las entidades financieras conocieran la opinión del supervisor, varios bancos y cajas mantienen sus planes de poner en el mercado acciones preferentes. La alarma se ha producido en el instante en que se ha conocido la intención de esas entidades de salir al mercado -en los próximos meses- a colocar entre particulares, inversores minoristas individuales, pequeños ahorradores, nada menos que 7.000 millones de euros más en nuevas preferentes. Esta actitud de la Banca, forzada por su apremiante necesidad de capital, ha encendido las alarmas en Cibeles, donde se verán obligados a pronunciarse, de nuevo, sobre las preferentes. En este grupo de entidades, que prevén emitir, se encontrarían, como se puede sospechar, bancos medianos y alguna caja, reincidiendo en la práctica uno de los grandes. En los últimos meses BBVA, Santander, Sabadell o Popular emitieron preferentes por un valor total de 5.400 millones.

Más allá del interés por el volumen previsto y de la curiosidad por conocer a los emisores, preocupa la puesta en escena, de nuevo, del instrumento en cuestión. La Banca ha fijado en el punto de mira al minorista particular y tiene varias razones para haber elegido esta pieza en vez de optar por los inversores institucionales. Las preferentes son productos híbridos, compuestos por deuda y capital, que el particular no podrá hacer efectivas de forma inmediata al tratarse de deuda perpetua, aunque el emisor cuente con la opción de rescatarla en un plazo inferior a diez años, si bien en la práctica, no lo suele hacer. De esta forma, la liquidez para el particular queda comprometida en parte.

Por otro lado, y como consecuencia de lo anterior, cuando el preferente se convierte en perpetuo, el precio se desploma, siendo posible que en pocos años de inversión el particular si quiere hacer efectiva su inversión se encuentre con pérdidas superiores al 60%.

Una de las principales pegas de los preferentes que, como es lógico, en las oficinas no suelen comentar, con carácter general, es que, a pesar de tratarse de un instrumento seguro que devenga un interés por encima del euribor (hoy en 1,935%), su composición híbrida de deuda y capital hace que si la entidad emisora no tiene beneficios en un ejercicio determinado -algo que se puede considerar como previsible en algunas entidades, dadas las circunstancias- no se pagarán intereses, luego ese año, no habrá rentabilidad, y tampoco se compensará al siguiente, porque la rentabilidad no es acumulativa. Un fiasco.

Seguramente, ninguno de estos detalles habrá sido explicado con claridad en las oficinas bancarias donde más bien, además de ensalzar las bondades del producto, se habrán esforzado en destacar que las empresas se pelean por las preferentes.

Pero que el Banco de España lo tenga claro y que por ello no deje de advertir a las entidades financieras instándoles a que limiten su colocación entre particulares para dirigir las preferentes al público institucional, no quiere decir, que la CNMV se deba quedar, como de costumbre, con los brazos cruzados. Menos mal que a alguna asociación de defensa de los inversores se le ha ocurrido la idea de preocuparse por estas emisiones.

¿Recuerda alguien si alguna preferente en circulación ha terminado bien?

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...