edición: 2705 , Viernes, 26 abril 2019
04/12/2015
OBSERVATORIO TALENTO RELACIONAL

Productividad ‘made in USA’

Julián Gutiérrez Conde
La intensidad y el esfuerzo con que se entiende el concepto de productividad yankee tiene muchas enseñanzas, pero también su parte cómica. Es interesante observarse a uno mismo como un “gringo”.
Estoy en uno de sus aeropuertos cargado con una mochila de viaje a mis espaldas; una mano ocupada con una perola de café (aguachirris) que acabo de comprar en un Starbucks, una banana muffin (lo que nosotros siempre hemos llamado madalena pero a lo grande como todo en América) en la otra y apretado entre las dos el billete de mi viaje y el pasaporte. ¡No me digan que no es toda una americanada postmoderna!

El gringo tiene tal sentido del rendimiento y de la eficacia que tiene que llevar todo ocupado con algo. ¿Para qué si no se lo ha dado Dios? ¡No va a ser para no hacer nada!

Estoy seguro que si un gringo se viera una mano libre se la cortaría inmediatamente. Y como eso también les duele, por muy gringos que sean, pues deciden ponerla a trabajar de inmediato aunque sea cargándola con algo.

Con esta facha tan gringa y cargada de bártulos con la que me he descrito hace un momento, decido entrar en una de esas tiendas que dicen libres de impuestos del aeropuerto y me sitúo, no se por qué, ante los estantes de medicinas y para-medicinas. Que si vitaminas, que si para la fuerza, que si para los constipados, que si para los ronquidos, que si para los callos, que si para …¡vaya; para cualquier cosa hay una medicina o para-medicina! Y allí mismo delante, como un gringo más, estoy yo. Justo al lado de otro grupo de gringos que observan embobados la colección de remedios que se desparraman por un inmenso lineal.

Me pregunto si todos los que están allí tan absortos entenderán algo mas de medicinas que yo. O si habrá alguno allí estabulado por error o despiste como yo; pero no, que va. Tienen todos, una cara de concentración, de interés y de intelectualidad que apabullan. ¡Cuando un grupo todos de gente tan grande, porque cuidado que son grandes la mayoría de los gringos, adopta tal pose de interés e intelectualidad, uno tiene la sensación de que el mundo va a empezar a echar humo con tanta intensidad de pensamiento.

Y es que hay que reconocer que un gringo cuando se pone a hacer algo …¡lo hace de verdad! Se concentra sólo en eso de forma radical y rotunda. No deja un solo resquicio.

¡Qué grande es ser gringo! ¡Y qué grandes son la mayoría de los gringos!. Aunque por lo que parece estén todos tan enfermos y necesitados de tantos tratamientos.

Imagínense mi trauma conmigo mismo al verme allí, como uno más en medio de todos. En cuanto volví en mí, me retiré discretamente para ir a hacer lo mejor que sabe hacer un latino que es, junto con divertirse, picotear de aquí y de allá sin concentrarse en nada especial por más de un minuto.

Y me pongo a observar a un grupo de retirados que son llevados en fila y en silla de ruedas a través del aeropuerto.

¡Serán retirados y tendrán dificultades para caminar, pero no dejan de ser gringos! , porque llevan todas sus partes a pleno rendimiento (al menos externo), y me explico. Salvo las posaderas que son las únicas que descansan, entre sus pantorrillas aprietan una pequeña maleta de viaje; sobre sus rodillas se apilan un conjunto de paquetes con bártulos que acaban de adquirir en los duty free (quizá resulten ser medicinas estimulantes) y sobre ellos algún ropaje más o algún otro artilugio voluminoso. Y por supuesto, su mano derecha sostiene el “perolo” de café Starbucks y el izquierdo la bolsa de papel con la correspondiente muffin dentro. Sobre todo ello su billete y el pasaporte.

Me dan más la impresión de ser carritos de mudanzas o de un supermercado aprovechados al máximo rendimiento, que sillas de ruedas con un jubilado en algún lado dentro. Y sin embargo ellos van tan felices. Sin perder ni su amplia sonrisa ni su naturalidad. Seguro que van orgullosos de proclamar al mundo su espíritu de contribución a la sociedad. ¡Hasta el fin todos los miembros del cuerpo a pleno rendimiento!

¡Qué grande es América!

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...