edición: 2557 , Miércoles, 19 septiembre 2018
06/11/2015
banca 

1,2,3 ó -1,-2,-3, las cosas del Santander

Todavía fresco y vivo en el recuerdo de los perjudicados, la engañifa de los `Valores Santander´ regresa con el reclamo de un lugar entre el público objetivo: los ahorradores. La publicidad del banco de Ana Patricia Botín parece querer repetir -o redoblar- el esquema de sacarles dinero con un producto en apariencia sencillo pero en extremo complejo.

Bajo el nombre de `cuenta´, una cándida e inocua propuesta trata de esconder nada más y nada menos que un producto estructurado, sí; un estructurado. Con la inocente piel de una cuenta corriente se ofrece el 3% de rentabilidad anual y claro, frente al 0,5% que renta un depósito, son multitud los que se tiran de cabeza al 3% bruto (2,67%) sin pensar, ni leer la letra pequeña.

La publicidad dice que todo es muy sencillo: nada más hay que ir al banco y con una cantidad mínima se puede convertir en accionista del banco y recibir jugosas rentabilidades. En ningún momento llega la víctima (el ahorrador) de la publicidad a pensar que lo que le presentan a la firma no se trata de un depósito, sino de un producto financiero, un estructurado que a partir de una cuenta corriente se engancha a otros elementos variables, esto es, recibos, nómina, crédito, tarjeta y sus gastos... variables que a la postre condicionan la cuenta hasta el punto de que pueden llegar a perder dinero (capital) si no se cumplen los mínimos que marca el banco.

Pues sí, ya se conocen perdedores, son los primeros damnificados por bajar de esos mínimos, sea por descuido, porque se llega justo a las condiciones o porque no todos los meses se tira de tarjeta. Y claro, es en ese momento cuando el ahorrador cándido, tan cándido como el producto financiero mismo, se entera de que su dinero no estaba en un depósito, sino en un producto de riesgo, en un estructurado. Y que además, como tal producto financiero, no está protegido por el Fondo de Garantía de Depósitos, que sólo asegura hasta 100.000 euros por titular y cuenta cuyo capital esté garantizado.

Pero Santander no garantiza el capital inicial del producto, que queda a expensas del cumplimiento de los compromisos y de la evolución de los saldos diarios. Así que, ojo, que los perdedores ya empiezan a tener nombre y apellidos, o ¿es que todavía creen que hay alguien que dé duros a cuatro pesetas? Vamos, que Santander vuelve a las andadas... lo lleva en el ADN.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...