edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
08/09/2010
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

Prosigue el desapalancamiento del sector privado

SERVICIO DE ESTUDIOS DE 'LA CAIXA'

Los tipos de interés de los préstamos y créditos bancarios a las empresas y familias siguieron deslizándose a la baja en general en el mes de abril. Este descenso refleja en parte la debilidad de la demanda. Este hecho, junto con condiciones financieras más rigurosas por el lado de la oferta, determinaron que prosiguiese el ajuste de la financiación al sector privado, que había alcanzado niveles muy elevados en la última fase expansiva del ciclo económico. Así, la financiación a las empresas y familias registró un descenso interanual del 1,4% en abril, 3 décimas más que el anotado en marzo.

Esta ligera aceleración del ajuste se debió a las sociedades no financieras, cuya financiación bajó el 2,5% en relación con abril de 2009, medio punto más que en el mes precedente. Esta contracción es atribuible a los préstamos, tanto los interiores, que cayeron el 4,7% interanual, como los exteriores, que retrocedieron el 2,0% en los últimos doce meses.

Por sectores, con datos que alcanzan hasta el final del primer trimestre de 2010, se aprecia que el saldo del crédito se situaba en todas las grandes agrupaciones por debajo del nivel de un año antes, si bien con apreciables diferencias. La construcción seguía mostrando la mayor contracción, del 11,9% interanual, pero era inferior a tres meses antes. El crédito destinado al sector primario caía el 6,9% en relación con el primer trimestre de 2009, pero esta tasa era superior en cinco puntos al trimestre anterior. En cambio, el crédito a la industria acentuó su retroceso interanual hasta el 6,0%. También se redujo el crédito a los servicios, pero en menor medida, hasta un decremento interanual del 0,8%. Dentro de ellos, el crédito a los promotores inmobiliarios bajó el 0,4% en los últimos doce meses.

El saldo de préstamos a los hogares parece que tocó fondo y repuntó levemente en abril. Así, después de haber anotado un decremento anual del 0,3% el año pasado, subió el 0,2% en abril respecto al mismo mes del año anterior.

Este rebote fue debido a la vivienda, cuyos préstamos se elevaron el 0,4% en relación con doce meses antes. A ello contribuyó el menor esfuerzo para la compra de una casa, al haberse situado los tipos de interés en niveles muy bajos y al haber caído los precios. De hecho, el euríbor a un año, al cual están referenciadas la mayoría de las hipotecas, marcó un mínimo histórico en marzo, en el 1,22%, y subió muy livianamente hasta el 1,23% en abril y el 1,25% en mayo en promedio mensual y continuó ascendiendo suavemente hasta el 1,29% en la cuarta semana de junio. También influyó una anticipación de la demanda de hipotecas ante la subida del tipo del gravamen del impuesto sobre el valor añadido a partir de julio y la supresión parcial de la desgravación fiscal en enero de 2011.

Después de haberse tomado un respiro en el mes de marzo, la tasa de morosidad del conjunto de las entidades de crédito reemprendió la senda alcista en abril y se colocó en el 5,5%, un punto más que un año antes y volvió al nivel de 1996. No obstante, la morosidad varía sustancialmente según la clase de activo. Así, la tasa de morosidad de las hipotecas para la compra de vivienda se situaba en el 2,7% al final del primer trimestre, una décima menos que un año antes. Por el contrario, la tasa de morosidad de la financiación de los bienes de consumo duradero se colocaba en el 7,7%, 3 décimas más que doce meses antes. Por otro lado, la tasa de morosidad de las actividades inmobiliarias era del 10,9%, 3 puntos más que al final del primer trimestre de 2009.

Por otra parte, en los últimos meses se ha acelerado el proceso de reestructuración del sistema financiero español, que ha afectado sobre todo a las cajas y también a algunos bancos. Así, de 45 cajas de ahorro que existían al final de 2009 se pasará a 19 una vez que culminen próximamente los procesos de integración en curso a través de Sistemas Institucionales de Protección o bien de fusiones.

Aunque, en palabras del gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez, se imponía un redimensionamiento para «adecuarse a la nueva realidad en la que ha de operar el sector financiero en el futuro próximo», «el sector en su conjunto está en una posición sana» y el Banco de España se propone publicar el resultado de las pruebas de estrés de las entidades bancarias españolas para que los mercados lo reconozcan.

En cuanto a la financiación de las administraciones públicas, siguió aminorando su ritmo de crecimiento en abril. Así, el saldo de la deuda aumentó el 20,3% en los últimos doce meses hasta abril, pero esta tasa es netamente inferior al 35,2% anotado en octubre de 2009.

No obstante, el aumento de la desconfianza de los mercados internacionales se manifestó en una elevación de la prima de riesgo de la deuda soberana española. Así, el diferencial de rentabilidad de las obligaciones del Estado a 10 años con respecto a las alemanas al mismo plazo subió a 221 puntos básicos a mediados de junio, récord desde el lanzamiento del euro en 1999.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...