edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
13/09/2017
banca 
El candidato la prefiere saneada

Protegido por la CNMV, Liberbank da el paso decisivo para su fusión

El comprador del banco puede entrar por la puerta de la ampliación o esperar al saneamiento definitivo de la entidad asturiana
Juan José González
No hay duda; Liberbank será la siguiente, y próxima, entidad que protagonizará una fusión por absorción de la adquirente, a estas horas negociando los innumerables flecos financieros de una operación corporativa. La ampliación del veto a los bajistas, o prohibición de posiciones cortas a los inversores, es una muestra, decisiva, del interés oficial en que la entidad asturiana no siga el mismo camino -el de la resolución europea- que llevó al Popular a la venta por un sólo euro al Santander. La entidad se encuentra en una posición delicada, en el trance más complejo de su historia reciente, en medio de una ampliación de capital por 500 millones de euros que le dará oxígeno para respirar la desinversión de activos por la que estima ingresar entre 700 millones y 800 millones de euros. La CNMV oficia en este caso de interventor, cuidador, centinela y custodio -algunos dicen que mecenas- en esta fase crítica para la entidad. El supervisor protege de esta forma el tránsito de Liberbank desde una situación próxima a la quiebra hasta su aderezo y arreglo que la situarán en el altar de una fusión salvavidas. El supervisor evita además una nueva resolución de venta, al menos, de nacionalidad española.
El mismo diseño de la ampliación de capital contemplado en el plan de saneamiento de Liberbank constituía en sí mismo una llamada, una provocación a los inversores que juegan a la operativa en cortos y la vía de entrada de estos no era otra que acudir a la compra de derechos de suscripción preferente de las fundaciones bancarias del banco astur. Inversores conscientes de que la entidad está siendo vestida como se hace con una novia para su colocación acelerada en los próximos meses, incluso, poco antes de que se cierre el ejercicio de 2017.

El movimiento de ayer de la CNMV, protegiendo, ampliando el veto a los bajistas es la señal inequívoca que interpreta el mercado en modo fusión, una ampliación que salvaguarda a la entidad asturiana hasta el 30 de noviembre, fecha en la que expira un plazo estimado como suficiente por varios observadores para que se consume la comunicación del interesado comprador. La CNMV ha sido muy explícita al comunicar con extrema sencillez que la prohibición estará vigente hasta que sea completado el proceso de ampliación. Será entonces cuando la entidad solvente y capitalizada -la ampliación supondrá el 50% de su valor en Bolsa- se encuentre en disposición de venta.

Sería la `ayuda´ del supervisor (en forma de protección de su cotización) una nueva forma de apoyo oficial diferente al facilitado por el Estado a las entidades rescatadas, caso de Bankia y BMN. Una ayuda oficial no financiera que en el caso de Liberbank responde al criterio del FMI, organismo que propugna las operaciones corporativas como la vía más adecuada y eficaz para recuperar la rentabilidad. Lo que sucede es que la vía en cuestión se sustenta, entre otros, en los recortes de gastos, recortes de oficinas y de plantillas. En este sentido, la previsión inicial de la entidad asturiana era una reducción del 13% de la plantilla, unos 525 empleos, hasta 2019.

Fuentes bancarias no descartan que la fusión de Liberbank se produzca poco antes del 31 de diciembre, a pesar de que ahora mismo el `ruido mediático´ esté focalizado en la actualidad política, en el `procés´ catalán que absorbe buena parte de la actividad nacional. Ruido que por otro lado resulta de gran utilidad para el sector bancario en tanto que los focos se desvían de las especulaciones. Y en este sentido, se multiplican las conjeturas sobre el candidato para hacerse con la propiedad de la asturiana y que según apuntan la mayoría de los expertos sería Caixabank la entidad compradora.

Para algunos observadores, la solución oficial aplicada al grave problema de solvencia que sufría Liberbank, resulta la adecuada toda vez que descarta cualquier aportación de fondos del Estado, cuya función `financiera´ en el rescate de bancario no parece ser la más eficaz a la vista de los resultados: el reconocimiento por parte del Banco de España de que no recuperará 40.000 millones de euros del rescate dejan en evidencia su papel como financiador de crisis. Por esta razón, la fusión de Liberbank con otra entidad bancaria es considerada por el mercado y por las instituciones comunitarias como la más conveniente para la propia institución, para el sector y para las arcas del Estado, ventajas que ahora están siendo valoradas por la entidad que probablemente acudirá a la ampliación de capital.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...