edición: 3010 , Miércoles, 15 julio 2020
03/06/2020

Puertas giratorias, el dulce que nunca amarga

De nuevo la hipocresía aparece cabalgando al galope tendido por sus praderas preferidas: las instituciones públicas. Sobre lomos de trotones se apartan los aspirantes a jinetes que algún día de esos lograrán la monta. Pero hoy toca facilitar la maniobra, el galope, mientras otros osan y se acercan a ver si pillan y llegan a tiempo para, a la carrera, encaramarse al rocín. Bautizada un buen día la práctica como "puertas giratorias", hoy ya luce por méritos propios políticos como categoría cuasi olímpica.

Esa práctica ventajista, embustera, propia de tahúres y granujas fue así vista y considerada por las hoy Sus Señorías bien plantadas en las más altas instituciones del Estado. Incluso se recuerda una iniciativa legislativa de los hoy socios al respecto que para evitar la tal disciplina giratoria proponía nada menos que penarla con hasta cinco años de prisión. Pero el asunto, una excentricidad climatológica, se quedó ahí, en el registro, registrada que está para cuando otra legislatura tenga a bien recuperarla del frío interesado.

Era un intento loable, como todos los que pretenden corregir disfunciones y ajustar desajustes groseros, de esos que conservan las democracias diríase que por inercias consentidas, quizá acordadas entre casi todos, pues no deja de ser la práctica un seguro de supervivencia laboral, vecina a la política o residente y militante, habida cuenta que los jinetes o `giradores´ no dejan de ejercer otra actividad sino la de un `lobista´ al uso.

Y así cuando todos habíamos entendido que el deporte había perdido su promoción, por desuso temporal, resulta que aparece de nuevo un brote con una carga viral de tal magnitud que confirma que la práctica de nombrar a ex altos cargos de la Administración para el control de la propiedad y decisiones empresariales, regresa con toda su hipócrita furia. Vuelven a girar, si es que alguna vez han estado paradas, las puertas, esas que conducen los densos tráficos de influencias, antesala de la corrupción más burda y descarada. Y porque a nadie amarga un dulce, dicen Sus Señorías.

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...