edición: 2577 , Jueves, 18 octubre 2018
10/04/2017
Los Presupuestos de la alegría

Pulso entre el Gobierno Central austero y las Autonomías en expansión

Los planes de gastos e inversión autonómicos conllevan más impuestos, aunque todavía los contribuyentes desconozcan su cuantía 
Juan José González
Las cuentas públicas anuales, que se plasman en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado que elabora el Gobierno, suelen ir acompañadas por un escenario, atmósfera y contexto que las autoridades suelen cuidar y planificar tanto como la propia elaboración presupuestaria. Y los de 2017, a falta de superar el trámite de aprobación parlamentaria muestra, entre otros, la dificultad que tienen los responsables del documento para explicar algunos pormenores de las cifras. En esta ocasión, sin embargo, llama la atención la disparidad entre la Administración Central y las Comunidades Autónomas a propósito de los capítulos de gastos e inversiones. Mientras la primera aplica criterios de prudencia y cautela, los gobiernos autonómicos se muestran alegres y expansivos. Los presupuestos se convierten de esta forma en un pulso entre los deseos controlados de graduar el final de la austeridad y el deseo también, pero desenfrenado, de las Autonomías, claramente proclives al gasto y a la inversión. Las expectativas de la economía han mejorado claramente, aunque no se sabe si lo suficiente como para aumentar los ingresos por subidas de impuestos que soportarían los mayores gastos e inversiones planeadas.
Si los presupuestos de las Autonomías que ya han aprobado las cuentas piensan gastar cerca de un 5% más y, en general, suben todas las partidas a excepción de la destinada al pago de intereses de las deudas, cabe esperar que cuando se sumen los de las dos Castillas, Aragón y País Vasco hasta completar las doce comunidades, la expansión económica, en lo que a gasto e inversión se refiere, sea un hecho a partir de este mismo año. La austeridad de los últimos ejercicios, impuesta como sacrifico por las autoridades comunitarias y exigida también por norma constitucional, tiene de esta forma los días contados en las Autonomías, en tanto que la Administración Central parece querer someter la salida de la austeridad a un control más prudente de la misma. El Gobierno central está obligado por otro control mayor como es el endeudamiento público del Estado, un problema pendiente.

No parece que la financiación del endeudamiento público se haya convertido en uno de esos asuntos prioritarios esbozados por el Gobierno en las primeras explicaciones del curso presupuestario. Cabe pensar en que, o bien da el asunto por resuelto al considerar que las cifras ya no ahogan como hace unos meses, o bien que no tiene en cuenta que la bicoca del precio del dinero en el entorno (arriba y abajo) del cero tiene una fecha de caducidad tan próxima como cierta, seguramente, no más allá de diciembre. La deuda del Estado continua siendo el problema de primer orden de la economía española. Es así porque supone un lastre, una barrera que frena y penaliza otros aspectos de la actividad como es la inversión.

Una prueba de ese freno es la extremada cautela que presentan los Presupuestos Generales del Estado en el apartado de inversión, como es el recorte de la inversión pública. Es probable que el Gobierno haya intentado (lo esté intentando, pues los PGE aún no han superado el trámite parlamentario) con ese movimiento `prudente´ enviar un mensaje a las Comunidades Autónomas para que mantengan sus posiciones de cautela presupuestaria, en otras palabras, para que no tiren la casa por la ventana. Claro que las CC AA no interpretan el mensaje de la Administración central en clave de austeridad, que en el fondo es el objetivo último del mismo. 

Las cuentas autonómicas, sin embargo, van por otro camino, siguen distintas pautas fiscales y políticas que la Administración del Estado. Comienzan a ver un horizonte más despejado, al que parece que han llegado antes que la propuesta presupuestaria del Gobierno. Las Autonomías proponen gastar más, casi un 5% más, y plantean invertir un 15% más que el año anterior. En consecuencia, queda probado que, a tenor de las cifras presentadas por las CC AA, estas dan por finiquitada la etapa de austeridad y poniendo al tiempo una expansión presupuestaria con unos objetivos también ambiciosos.

Sin embargo, se advierte por otro lado las escasas referencias -nulas en alguna Autonomía- a la forma en que piensan gestionar el capítulo tan complejo por comprometido de los ingresos. No debe resultar muy sencillo a las autoridades locales y autonómicas explicar a los contribuyentes que gastos e inversiones conllevan igualmente ingresos, esto es, impuestos y demás gravámenes, obviamente también al alza para los próximos meses, y de cuya cuantía todavía no se tienen noticias.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...