edición: 2786 , Miércoles, 21 agosto 2019
29/11/2011
OBSERVATORIO INMOBILIARIO

Quabit encara la cuenta atrás de su tercera refinanciación

La compañía confía en lograr una carencia de cinco años para amortizar los actuales 1.370 millones de deuda
Además de despejar el horizonte económico, el acuerdo vislumbra una vertiginosa subida de la cotización, ahora en mínimos por debajo de diez céntimos
Momento de la salida a Bolsa. Eran otros tiempos.
Juan Carlos Martínez

Quabit, el grupo inmobiliario presidido por Félix Abánades, difundió ayer uno de esos hechos que de relevantes aparentemente tienen poco, pero sirven para lograr un objetivo claro, el de calmar, en este caso, las compras especulativas a corto a las que se lanzaron algunos inversores al comienzo de la sesión, seguramente tenedores de información privilegiada y con el valor fuertemente depreciado, por debajo de los diez céntimos.

Informaba la compañía, en el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que “en el marco de las negociaciones relativas a la reestructuración de la su endeudamiento, continúa negociando con sus entidades financieras acreedoras sin que hasta el momento se haya alcanzado un acuerdo con la totalidad de las mismas”. Nada nuevo después del acuerdo marco suscrito el pasado 29 de julio con las entidades financieras que constituyeron el comité de coordinación del proceso de refinanciación y que representan más del 60% de su deuda financiera.
 
Acuerdo pactado sobre la base de reducir la deuda neta –de 1.369 millones de euros a 30 de septiembre–, ‘bilateralizar’ los casi 813 millones actuales del préstamo sindicado que mantiene con dieciséis entidades y prolongar el vencimiento, tanto de la deuda como de los intereses, con una carencia de cinco años, hasta 2016. Evitando así tener que afrontar, el próximo mes de junio, el pago de los intereses, y seis meses después, en diciembre de 2012, el primer vencimiento de amortización del principal de la deuda (el 10% del sindicado, unos 80 millones), tal y como quedó fijado en los acuerdos de la refinanciación pactada en 2009.
 
Una ‘bilateralización’ del sindicado por la que cada entidad acreedora tiene asignados en garantía activos concretos de la empresa, en vez de, como suele ser habitual, un porcentaje de la cartera. En ese acuerdo marco de bases también se recogía el compromiso de reducción de deuda a través de la compraventa de activos, sobre todo de suelos, por importe conjunto que quedaría por confirmar.
 
Junto a la refinanciación, Quabit también tiene pendiente, desde hace dos años, un doble compromiso adquirido con la CNMV tras la fusión realizada en 2008 entre Afirma y Rayet surgida de la extinta Astroc. Uno, ya conseguido, que Rayet, primer accionista de Quabit, redujese por debajo del 50% su participación para no tener que lanzar una Oferta Pública de Venta (OPV). Y, otro, que el ‘free float’ de Quabit se incrementase hasta el 25%. Poco a poco se ha ido acercando a ese nivel, y ya supera el 21%.
 
Y lo logrará previsiblemente cuando se ejecute la línea de ampliación capital suscrita, en junio del pasado año, con Global Emerging Markets (GEM), por un importe máximo de 150 millones. Ya que Rayet concedió a GEM una opción de compra gratuita sobre un máximo de 64 millones de títulos de la inmobiliaria, representativas de alrededor del 5% de su capital social, que la entidad podrá ejercitar durante los tres años de vigencia del contrato.
 
En cualquier momento, hasta junio de 2013, Quabit podrá notificar la suscripción de acciones a GEM. Con una condición, que el número de acciones no excederá, con carácter general, del equivalente a multiplicar por 15 el 25% de la media del volumen diario de acciones de la sociedad negociado en el mercado de órdenes del Sistema de Interconexión Bursátil Español durante las quince sesiones anteriores a la notificación.
 
Esa venta pactada de activos a las entidades acreedoras, que se contiene en el acuerdo marco del proceso de refinanciación, ya se contemplaba en 2009. Y, de hecho, han sido estas operaciones las que han evitado que las cuentas al cierre del tercer trimestre arrojaran un resultado mucho más negativo de los 58 millones perdidos.
 
De los 75,6 millones de euros de ingresos obtenidos por actividades de promoción residencial –un 23,9% más respecto a lo logrado en 2010–, casi 57 millones procedieron de la venta de activos a dos sociedades vinculadas a entidades financieras, que compraron 250 de las 334 viviendas vendidas. Y lo mismo sucedió con el suelo. Otra filial de la banca se quedó con la práctica totalidad de los terrenos vendidos, pagando 26 de los 28,2 millones de ingresos contabilizados por este concepto.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...