edición: 2510 , Lunes, 16 julio 2018
07/12/2010

Quatar interviene ante la OPA de ACS sobre Hochtief

Carlos Schwartz
Esto se pone interesante. El comité ejecutivo de Hochtief anunció este lunes una ampliación de capital del 10% con los derechos de suscripción reservados para el fondo soberano de Qatar (Qatar Holding Llc de Doha) lo que supondrá diluir la posición de ACS en la constructora alemana del 29.98% actual al 27.2%. Hochtief lleva desde finales de octubre en cabildeos ante Qatar para este fin. A principios de noviembre, en una cena de la que fue anfitrión el presidente alemán Christian Wulff en agasajo de dignatarios de Qatar, la canciller alemana Angela Merkel habría sugerido el interés del Gobierno en que el fondo soberano tomara una participación significativa en la constructora alemana. Sin embargo, y después de tanto esfuerzo, la entrada se redujo a 400 millones de euros que suponen en torno al 9,1%. Esto no alterará significativamente los planes de ACS, aunque le hará un poco más cara la compra.

Las acciones fueron vendidas a QH por 57,114 euros cada una, y el precio de los títulos en el mercado se ha disparado hasta los 63 euros. Sin embargo, según fuentes del mercado en Alemania ACS tendría en manos amigas hasta un 12% suplementario del capital de Hochtief. Aunque esto no sea cierto, seguro que tiene lo que le falta para traspasar el umbral del 30% y quedar exento de nuevas ofertas públicas para batallar por el 50% de la empresa. Las verdad es que la alta dirección de Hochtief tiene un verdadero ataque de nervios por la ofensiva de la constructora española, empezando por el presidente de su Comisión Ejecutiva, Herbert Lütkestratkötter.

El primer ejecutivo de QH, Ahmad Mohamed Al-Sayed, declaró ayer curiosamente que su fondo aspira a actuar de bisagra entre las posiciones enfrentadas de Hochtief y ACS. Mientras, los observadores estimaban que QH se mantendrá en el presente nivel de participación no cabe duda de que tiene fuerza financiera para hacer una operación de más calado. Con lo cual puede efectivamente tener el papel de fuerza disuasoria. QH es accionista de Porsche y Volkswagen y mantiene importantes intereses en Alemania. Por otra parte Hochtief tiene cinco filiales en Qatar y unos 5.000 empleados y aspira a una fuerte participación en las obras públicas de ese país en la perspectiva del mundial de fútbol de 2022.
 
Uno de los obstáculos más serios que enfrenta la estrategia de una ampliación de capital reservada a un accionista específico es la dilución de otros accionistas de referencia al margen de ACS. De acuerdo con fuentes de medios financieros en Frankfurt, algunos fondos de inversión habrían advertido a la comisión ejecutiva de Hochtief en contra de operaciones destinadas a atajar la ofensiva de ACS que supusieran una dilución de sus participaciones. Dicho de otra forma, algunos inversores institucionales que se han mostrado neutrales en esta guerra podrían volcar su peso en favor de ACS si la estrategia de Hochtief va por la vía de ampliaciones reservadas.

La ampliación de capital del 10% anunciada se hace al amparo de la autorización de la junta de accionistas de Hochtief del 11 de mayo pasado en la que se autorizó una ampliación de capital de hasta el 30%. Cabe la posibilidad de que Hochtief apele a otras operaciones similares en el futuro inmediato. Pero esa estrategia acabaría decantando a fondos que están de los dos lados, en ACS y Hochtief, como Southeastern Asset Management, o a otros como Wellmarck, Blackrock y Fidelity, que acapararían en su conjunto el 14,31% de Hochtief, a castigar en una futura junta de accionistas a la actual gestión de la constructora alemana. Las cosa no está como para que un fondo vea diluida su participación.

Una fuente del mercado en Frankfurt comentaba ayer que “es posible que la desconfianza de la comisión ejecutiva, en especial de su presidente Herbert Lütkestratkötter, a la presencia de fondos que considera especulativos le haga proclive a las ampliaciones de capital, pero a cambio de ello puede transformar a los jugadores neutrales en enemigos activos.” Aunque a esos neutrales lo que menos les interesa es una situación de guerra interna sobre la base de una paridad de fuerzas que se podría dar si ACS incrementa su participación hasta un nivel de bloqueo. “No hay nada peor que una empresa donde las participaciones bloquean la acción”, concluyó la fuente. La suspicacia es que ACS de lograr una mayor representación no sólo consolidaría cuentas, sino que además le haría la vida imposible a la comisión ejecutiva. Y desde luego lo primero sería pedir más cargos en el consejo habida cuenta de que en el traspaso de poderes de la familia von Fink a ACS esta última perdió a un consejero independiente que se pasó con armas y bagajes a las huestes del oficialismo. Cosas del oficio.

Finalmente cabe una hipótesis. Que QH juegue de verdad a bisagra hasta sondear plenamente las “verdaderas aspiraciones de la constructora española” y que en caso de juzgar que la empresa se enfrenta a una callejón sin salida el grupo qatari haga a ACS una oferta que la empresa española no pueda rechazar. Ayer, una fuente en Londres hacía esta reflexión al teléfono con la advertencia de que en realidad era sólo una pregunta que se hacía, pero haciendo mención expresa de las posiciones de la constructora española en Iberdrola. Este escenario sería la de un caballero blanco, algo que Hochtief parece haber buscado desde que se lanzó la ofensiva de ACS contra la constructora alemana. El panorama, por una vez, se presenta fluido.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...