edición: 2682 , Viernes, 22 marzo 2019
19/04/2016

¡Qué trabajo dan estos hackers!

Imposible seguir el ritmo abrumador de noticias provocado por el destape panameño. Cuando aún no se había recuperado el personal (periodístico, político y jurídico) con los papeles de Snowden y Falciani, llegan cruzando el charco los de Panamá. Entre las numerosas interpretaciones que se da a los papeles en cuestión, es posible que no se haya reparado en la que apunta al amanecer de una nueva política. La razón no sería otra sino que se trataría (el `hackering´) la única forma de entrar en tan delicada materia.

Esa forma es señalar que a un hacker, algo invisible, intocable y hasta indetectable por los filtros y arcos detectores tradicionales. Es, por tanto, el responsable de la filtración que ha proporcionado el conocimiento de tan delicada, comprometida, decisiva y espectacular información mercantil. Y así, es el hacker el nombre, o más bien el término, que se propone para su admisión en los diccionarios de todo el mundo, como sinónimo de soplón, chivato, cañuto o delator.

Todo comenzó hace unos años, cuando comenzaron a aparecer las revelaciones en forma de cables diplomáticos que pusieron en pie de guerra (diplomática y casi también de la otra) a potencias mundiales y sus satélites. Vieron la luz del sol las filtraciones de Snowden y después la lista paradisíaca fiscal de Falciani. Entre Snowden y Falciani la verdad es que Panamá se queda pequeño, corto, incluso minúsculo... pero suficiente como para sumar más carne a un voluminoso montón de información que todos, policía, fiscales, jueces, periodistas, banqueros y abogados se deberán aplicar para `trabajar´.

Diríase que a golpe (y gracias) de estos hackers a ninguno de esos colectivos le faltará trabajo en los próximos meses, incluso más que meses. Se acumula por tanto la materia prima, o masa base para trabajar, con el mismo riesgo implícito del consabido "el que mucho abarca poco aplica", un riesgo al que seguramente costará trabajo renunciar.

Ocurre algo parecido en las labores `aguas abajo´ de la política, donde esas aguas revueltas que bajan han causado otra acumulación de trabajo pero en el cuerpo (la cartera) de otro ministro. Que se tenga que ir un miembro del Gobierno por unas relaciones mercantiles inapropiadas (Panamá, Jersey) obligará a sumar las funciones de Energía, Comercio y Turismo a la cartera de otro ministro, éste de Economía y Competitividad. Lo dicho, "el que mucho abarca poco aplica".

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...