edición: 2112 , Viernes, 9 diciembre 2016
16/09/2008

Quiebra Lehman en el aniversario de Northern Rock

Juan José González.- “Ya tenemos la primera empresa en Europa que se ha visto afectada por las hipotecas de alto riesgo y por la escasa liquidez del sistema financiero” La cita es de un diario británico y sucedió hace exactamente 366 días, el mismo día que Lehman Brothers, el cuarto banco de negocios del mundo, hizo crac. Extraña efemérides esta del 15 de septiembre que deberá ser apuntada en el ‘Zamorano’ de la Banca.

Casualidades de la vida y sobre todo de la historia, pero aquel día en Reino Unido se volvieron a ver las colas de gente esperando a que el banco abriera las puertas para retirar sus ahorros. Nos referimos a Northern Rock, el quinto banco por hipotecas otorgadas de Reino Unido que aquel lejano (pero fresco) 15 de septiembre de 2007, se veía obligado a apelar a los fondos de liquidez del Banco de Inglaterra.

Mientras los depositantes de Northern Rock esperaban en las colas de las distintas sucursales del país, su valor caía en Bolsa el 30%. El destino en muchas ocasiones se torna cruel y ha querido aparecer de nuevo, exactamente un año después, para saludar con un zarpazo al mundo financiero y al económico y advertir que aquello fue sólo un tímido aviso, una señal inequívoca de que la burbuja iniciaba su agonía.

Hoy martes, Ben Bernanke y sus consejeros de la Reserva Federal celebran una reunión cuyas actas pasarán a la historia. La ocasión es insólita y no esta recogida ni en libros, ni en manuales universitarios y, para mayor desgracia a nadie se le había ocurrido hacer una tesis sobre algo parecido, pues es probable que a Bernanke y los suyos les sirviera para algo. La verdad es que tomar decisiones con Lehman Brothers quebrado, Merrill Lynch salvado por un competidor, Goldman tocado y JP Morgan bien, en principio.

Una reunión en la que todo hacía sospechar que sería el inicio de una nueva tendencia en el precio del dinero en los EE UU y la sensación de que subiría un cuarto de punto. Pero no, la volatilidad de la economía ha arruinado en más de una ocasión los planes de la FED y en esta mucho nos tememos que también, hasta el extremo de que se pueda producir un recorte. Situación análoga a la de la FED será la que viva el Banco de Inglaterra en noviembre. En esta ocasión se espera que se produzca una rebaja de medio punto porcentual en el precio del dinero como salvavidas indispensable de la banca inglesa.

De la lectura de alguna tribuna de opinión de Wall Street, se desprende que únicamente trasciende a los medios de comunicación los grandes problemas (es lógico por su dimensión y alcance social y económico) pero en aquel mercado, hay más de un fiasco. El Fondo de Garantía de Depósitos norteamericano tiene a fecha de hoy a más de un centenar de entidades financieras bajo observación. Quizás nos llame la atención la cifra porque nos traiga al recuerdo cuando nuestro FGD lidiaba la crisis de la banca española, pero en todo caso, cien entidades financieras son muchas y se antoja como la referencia y el tamaño de lo que puede ser una crisis profunda y seria.

LA BANCA ESPAÑOLA, A PONER ORDEN
 
El constipado financiero americano se esta traduciendo en nuestro huerto en leves estornudos. “La banca española aún no tiene fiebre”, aseguraba hoy un banquero en un desayuno público. Y es posible que sea cierto pero algunas entidades ya comienzan a tener síntomas, mala cara, cuentas que no alcanzan para retribuir a los accionistas con el dividendo que se había comprometido.

No queremos imaginar qué sucedería hoy si el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, conminara a uno de nuestros bancos, aunque fuera uno mediano, a no distribuir dividendo. Seguramente, como buenos latinos iríamos a formar cola ante nuestros bancos y cajas para hacer lo mismo que los ingleses hace justo un año. Por prudencia, más política y social que financiera, Fernández Ordóñez no llegará nunca (al menos por el momento) a levantar una liebre de ese calibre y nos quedaremos con la duda de cómo se habrán arreglado los problemas de nuestros bancos.

Ahora el nuevo frente que se abre, para el ecuador de la legislatura, tiene que ver con el tamaño de nuestras entidades de ahorro. Desde Cibeles, también desde Ferraz y por supuesto, desde el ministerio de Economía, se entiende que la coyuntura se presenta de perlas como argumento para iniciar fusiones: en el segmento de la banca mediana la situación raya en algún caso con el ridículo (seis bancos compitiendo por lo mismo, en las mismas plazas y con idénticos problemas). En las cajas otro tanto de los mismo; las 45 entidades se podrían reducir a 14, e incluso, a 9. En este asunto, la tarea del Gobierno puede estar en sentar las bases para una reordenación ordenada de una parte del sector financiero, para lo que debería destinar unos recursos que difícilmente podrán salir de los presupuestos de 2009 ni de 2010.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...