edición: 2491 , Martes, 19 junio 2018
11/01/2017
OBSERVATORIO TALENTO RELACIONAL

Quién no sabe adonde va ...

Julián Gutiérrez Conde
Lo primero que me enseñaron y grabaron a fuego mis maestros en mis primeros años de experiencia directiva fue: “ Si no sabes dónde vas...¿cómo vas a sacar el billete?” Hoy parece que quien ignora su rumbo, es quien mas empeño pone en ordenar a los demás hacia dónde dirigirse, y claro... el despiste es monumental; nó sólo maypr que lo nunca visto sino incluso que lo jamás se hubiera imaginado.
En muy pocas Corporaciones se percibe una orientación clara. Y sin embargo el desparpajo directivo es digno de la mayor desfachatez. Lejos de amortiguar el, a veces inevitable, despiste tomando decisiones prudentes, se ponen en marcha los más disparatados proyectos disfrazándolos de algo tan etéreo como “innovación”; palabreja que se ha adoptado por el lenguaje de los “postmodernos” para ocultar los mayores desvaríos.

Hay quienes, innovando innovando..., han cometido errores estratégicos en sus decisiones empresariales, de tal magnitud que han embarcado a sus organizaciones en auténticos dramas.

Hay quienes diseñando ambiciosas políticas de expansión, basadas en la especulación y sostenidad por un “apalancamiento”  de ingeniería financiera, han cosechado sonoros fracasos que tienen en riesgo a las que fueron solventes organizaciones.

En esos casos las consecuencias han sido pérdidas para los accionistas, daños en cadena para miles de modestos proveedores y una dramática reducción de empleos vinculada a “planes de saneamiento y reconversión” diseñados por los mismos equipos que indujeron al fracaso anterior y con un rumbo nebuloso que denota no saber hacia dónde ir.

En la mayoría de los casos, aquellos promotores del despiste y el desastre, siguen en sus sillones, dispuestos a mitigar sus errores desde posiciones blindadas, repletas de prebendas y con millonarios y desproporcionados salarios.
Me parece a mí que exigir responsabilidad, aunque se comprenda que los errores son propios de la naturaleza humana, no es cuestión de ideología sino de la decencia y ejemplaridad que un liderazgo sano exige.

Lo peor de quienes jugaron a ser “gigantes universales” y se quedaron en “aspirantes a supervivientes” no es que acabaran de bruces contra la realidad sino que su error de diseño estaba fundado en la prepotencia, su egolatría y su incapacidad. Y no veo la razón de que el drama tenga que ser pagado sólo por las personas de base y sus familias.

La responsabilidad del liderazgo ante las personas existe y no debe ser algo etéreo sino demostrarse con conductas ejemplarizantes. Y las empresas también llevan en su esencia una responsabilidad social que no es un juego ni un diseño del “marketing buenista” para reforzar notoriedad, sino que forma parte de su esencia como organización humana.

Lo errores son disculpables, pero eso no significa que no tengan consecuencias también, y especialmente, para quien los indujo.

Y si no sabes hacia dónde vas, ... al menos sé prudente en tus decisiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...