edición: 1702 , Martes, 28 abril 2015
02/05/2012
Presionado por Moncloa y Bruselas

Rato acelera el saneamiento de Bankia mientras De Guindos busca un golpe de efecto

El ministro de Economía quiere sorprender al sector financiero y a Rajoy con “los deberes hechos”
Rodrigo Rato, presidente de Bankia

A tenor de los últimos movimientos de Luis de Guindos, todo indica que la última fase del reajuste bancario –Catalunyacaixa, Banco de Valencia y Novagalicia- tiene solución e incluso fecha fijada. Como también parece que acaba de fijarse la relativa al asunto y obsesión de las autoridades de Bruselas: Bankia. Y precisamente es la entidad que dirige Rodrigo Rato la que ya contaría con un plan de futuro que seguramente alejará definitivamente de la lista de preocupaciones la cuarta entidad financiera española. Pero antes de presentar el camino elegido para Bankia, De Guindos ha querido trabajar algunos aspectos de la comunicación. En primer lugar, despejar la idea de que la necesidad de recursos –que es innegable- obligaría a las autoridades españolas a solicitar el recurso del fondo de rescate europeo (EFSC).

Bankia necesita –sigue necesitando- al igual que el resto de entidades financieras, más provisiones. Porque en realidad nada ha cambiado en las últimas semanas a pesar del impulso que Economía ha querido transmitir al público con una especie de banco malo a la sombra, un fondo que reuniese a todos los activos inmobiliarios, para separarlos de los balances, pero sin dar la impresión de ser un banco malo.

Lo cierto es que Bankia, como Santander y BBVA y la mayoría de las entidades con “apuros inmobiliarios tóxicos”, ya vienen aplicando soluciones diversas a estos activos, y esta misma semana, Bankia habría alcanzado un acuerdo con un fondo internacional especializado en activos impagados para la venta de un paquete de créditos morosos de 1.200 millones de euros. No sería la única operación de esta entidad, pues en los últimos meses lleva a cabo un plan de saneamiento intensivo orientado a liberar capital para centrarse en el negocio fundamental, en el que mayor margen le puede aportar, como es la inversión crediticia. Esta misma semana, el banco confirmaba que había incrementado un 7% la inversión de créditos concedidos a través de las líneas del ICO en el primer trimestre del año, cerca de 600 millones de euros que mantenían a Bankia como la tercera entidad que mayores recursos dedica a la financiación de proyectos con una cuota de mercado superior al 12%.

Todo parece indicar que el rapapolvos que se llevó De Guindos del presidente Rajoy la pasada semana ha resultado y se ha traducido en un impulso en dar salida a algunas situaciones, un tanto frenadas por el impasse del Gobierno en los primeros meses del año. Bankia era uno de esos temas pendientes a los que el Gobierno puso en stand by en febrero pasado con la disculpa de que querer estudiar más a fondo el futuro del banco. Pero pasaron los meses, se conocieron los resultados de la entidad –razonables en un entorno complicado- y llegaron los grandes problemas del Estado: recortes presupuestarios y amenazas continuas de Bruselas de mayor austeridad y disciplina de gasto en sus CC AA. Se sucedieron los rumores sobre posibles alianzas y fusiones de Bankia con los grandes bancos, pero tan sólo “tanteos políticos de mercado”.

Ahora el escenario cuenta con algunas novedades respecto a la primera fase del año. El principal, la urgencia provocada por el agravamiento de los problemas de la economía. La urgencia que desde el Banco Central Europeo le transmite al Gobierno español sobre el saneamiento del sector financiero, y principalmente, en la parte que le toca a Bankia –se ha convertido en una obsesión de las autoridades de Bruselas- ha provocado que De Guindos haya aceptado, incluso, una salida que no era vista con agrado desde el primer momento del reajuste financiero: la entrada en escena de algunos fondos internacionales especializados en créditos y activos problemáticos.

Al amparo del criterio de que “en ocasiones no hay otro remedio”, Economía ha dado el visto bueno a que fondos como Oko Investments –con experiencia en Bankinter, al que adquirió una parte de su cartera de fallidos- o Frontera Capital, recientemente llegado a la plaza madrileña con oficina y ejecutivos a pleno rendimiento, se encuentren estudiando estos días un sinfín de operaciones con los bancos intervenidos por el Frob así como con otras carteras de créditos, caso de Bankia, que pueden ser noticia en la presente semana, en el Consejo de Ministros del viernes.

Ahora, sin embargo, se desconoce cuál puede ser el argumento que Economía le dará a José María Castellano –presidente de Novagalicia- para justificar la adquisición de activos de Bankia y de otras entidades por parte de estos fondos, denominados “buitre”, cuando hace justo dos meses las autoridades españolas desautorizaban la adquisición de un paquete minoritario en Novagalicia.

Director: Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )
Redacción (redaccion@icnr.es) :

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2015 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...