edición: 2361 , Lunes, 11 diciembre 2017
17/01/2011
La excedencia forzosa de los candidatos a CEO retrasa el nombramiento

Rato apura los días para presentar a su consejero delegado

Respeta su compromiso con el supervisor para “no levantar ampollas” en el sector
Rodrigo Rato, presidente de BFA
Juan José González

Por ahora, es el secreto mejor guardado en el Banco Financiero y de Ahorros (BFA) que preside Rodrigo Rato. La tercera entidad financiera del país, con 338.000 millones de activos, navega a velocidad de crucero, lenta pero segura. Sus líneas ejecutivas se van completando y el organigrama principal, la estructura troncal que gestiona el negocio bancario, ya tiene nombre y apellidos en un 90% de las áreas. Casi un centenar de nombramientos desde la llegada de Rato a la entidad, 30 de ellos directores ejecutivos de la primera línea ejecutiva, compone el ejército de un nuevo equipo a la espera tan sólo de conocer el nombre y apellidos del ‘ceo’ de la entidad financiera que estrena razón social en este primer mes del año. Rato ya tiene el nombre del elegido, han conversado y convenido. Más allá de las ideas y planes de futuro del BFA, el presidente cuenta con el consenso de José Luís Olivas. La propuesta del futuro ‘ceo’ se quiere presentar en uno de los próximos consejos de administración de la entidad, aunque antes Rato quiere tener varios cabos bien atados.

Uno de ellos es el del Banco de España. Miguel Ángel Fernández Ordóñez, tiene motivos para estar contento con la marcha del proceso jurídico de este SIP, cumpliendo plazos y sin ruido y como asegura un conocedor de las fusiones bancarias, sin “causar meneos en otras entidades, sin levantar ampollas en la competencia, donde sabe que más de una veintena de primeros ejecutivos no dudarían en acudir a las torres de Plaza de Castilla a la mínima señal del asturiano”. Sin levantar ampollas, hasta el momento, pues los próximos movimientos del presidente Rato no están exentos de provocar un tsunami en el sector financiero. En resumen, el flanco del supervisor se da por cubierto –su beneplácito hacia el candidato- puesto que la sintonía entre ambos ejecutivos es “extraordinaria” aseguran.

Es, como se apuntaba, el secreto mejor guardado, puesto que en dos de los casos, el problema principal tenía que ver con la excedencia que obligatoriamente debía respetar. El tercero de ese grupo, también ‘tocado’ por otra incompatibilidad temporal, como es la excedencia forzosa, es el que se encuentra más cerca de la nominación. Al final, la elección se ha convertido en el último año y medio, en un curioso juego entre dos grupos de nombres; los ‘jaimes’ –Echegoyen y Caruana- contra los ‘juanes’, Costa, Arenas y Nin. Descartados estos tres últimos por razones profesionales y personales -el primero y el tercero-, y Arenas por motivos únicamente personales, el juego se decantó  al final por los ‘jaimes’, que en el último tramo del año pasado han ‘competido’ con el ex consejero delegado del BBVA José Ignacio Goirigolzarri, en creciente actividad y  ‘campaña de relaciones públicas’ con antiguos colaboradores desde que comenzara el nuevo año.

Sin embargo, el Banco de España puede llegar a jugar un papel importante en la futura gestión del BFA de Rato. Desde el pasado verano, se han venido barajando los nombres de seis posibles candidatos a ‘segundo’ del presidente, ese puesto ‘ceo’ que muy pocos estarían en condiciones personales, profesionales y políticas de asumir. El candidato ideal es la suma de, al menos, veinte cualidades que seguramente reúnan entre los seis, pero los esfuerzos que se vienen haciendo desde entonces son para que, al menos, uno de ellos sea el más completo. En esa selección de habilidades, Rato ha logrado formar, finalmente, una terna, y de esta, finalmente, procede el ya elegido por el presidente.

En fuentes conocedoras de los planes de Rato para el BFA, se señala que el elegido deberá contar con experiencia en el negocio bancario tradicional, en la banca al estilo más conservador, en lo que denominan ‘back to basics’ que el presidente ha repetido en numerosos foros a los que ha acudido. Una idea sobre la que proyecta al grupo de directivos nombrados desde su llegada a la entidad financiera. Porque según Rato, en el futuro los tiros en el negocio bancario irán en esa dirección, con un marco regulatorio dominado por la solvencia como principal referencia del sector, siguiendo las directrices de la normativa de Basilea III.

Pero las incompatibilidades por excedencias forzosas, las consume el tiempo y así se prevé que en este primer trimestre del año, el BFA cuente con el consejero delegado ideal que Rato y Olivas vienen buscando desde hace varios meses. Hasta ahora, la coartada a esta ausencia de un primer responsable al frente del día a día, no era otra que la marcada por la actividad de la entidad, centrada en unificar siete entidades financieras con sus sucursales, clientes y negocios, plantillas, recursos y problemas.

Y a pesar de todo, la entidad, la tercera del sistema financiero, no parece haber perdido el ritmo del negocio, si bien los resultados de 2010 reflejarán su falta de competitividad en ese ejercicio, justificada en que la organización ha debido dedicar más recursos a las exigencias del proceso de fusión que a la pelea en otras batallas como la del pasivo, en la que los competidores sí han aprovechado la coyuntura de la entidad para ganar posiciones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...