edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
28/02/2012
OBSERVATORIO INMOBILIARIO

Realia y Renta Corporación, en beneficios por los ingresos recurrentes y la venta de activos a la banca

La inmobiliaria de FCC y Bankia gana solo 100.000 euros más, eleva su deuda un 2,3%, hasta 2.175 millones, y debe refinanciar a final de año 754 millones del negocio promotor
Renta reduce existencias y deudas asociadas con las ventas a los bancos, y disminuye un 34% el endeudamiento, hasta 196 millones
Juan Carlos Martínez

No, no se están vendiendo más viviendas. Todo lo contrario. Cada vez menos. Pero Realia y Renta Corporación, las dos primeras inmobiliarias cotizadas que han presentado las cuentas de 2011, lo han hecho dando beneficios. Son muy escasos –de tan solo 100.000 euros más que un año antes para Realia, y condicionados por la venta de activos a la banca en el caso de Renta–, pero beneficios al fin y al cabo. Una circunstancia que no se producía desde hace tres años.

Adelantaba hace unos días Ana Hernández, la directora de Promociones de Realia, que 2011 había sido “el peor ejercicio de toda la crisis por la escasez de préstamos hipotecarios”, y los resultados recién presentados lo certifican. No obstante, la inmobiliaria controlada por FCC y Bankia aguanta en positivo por los ingresos recurrentes de las rentas de sus activos patrimoniales, tanto en España como en Francia, en este caso a través de su filial SIIC de París, de la que controla casi el 60%. Aunque solo sean esos exiguos 100.000 euros más que un año antes, sirven para mantener distancias respecto a la mayoría de empresas del sector, y cumplir con el plan de negocio exigido por sus entidades financieras acreedoras en 2009.
 
Es el típico ejemplo de promotora que ha sabido compensar su todavía importante dependencia del negocio promotor –con más de tres millones de metros edificables, cuya salida no resulta fácil–, con unos activos que, además de la rentas, entran todavía en rotación y facilitan la obtención de importantes plusvalías. La estabilidad y solidez en la cuenta de resultados del negocio patrimonial se traduce en una aportación de más del 96% del margen bruto de la compañía.
 
De no ser por esta diversificación de la actividad, el resultado, circunscrito estrictamente a la promoción de viviendas y gestión de suelo, hubiera resultado paupérrimo debido “a la importante restricción del crédito que impide la obtención de financiación a los eventuales compradores”. Tan solo 206 viviendas vendidas, un 56% menos que en 2010, y 274 unidades entregadas, casi un 39% menos, redujeron a la mitad los ingresos de la promoción residencial, a tan solo 53 millones. De su actual cartera de 1.084 viviendas (286 en curso y 798 terminadas) solo tiene vendidas 96.
 
Y qué decir del suelo. Apenas se vende. Solo se ingresaron 5,4 millones por su venta, un 40,6% menos, y a precio contable, sin margen alguno. Lo comido por lo servido. Son terrenos sobre los que construir unas 35.000 viviendas. A algunos, la mayoría, se les podrá dar salida a lo largo de los próximos cinco o diez años, bien promoviéndolos directamente o procediendo a su venta, pero otros, los menos, resultarán difíciles de desarrollar.
 
En la nueva valoración de los activos de Realia realizada por la consultora CBRE, los del negocio residencial suman 1.345 millones, el 31% del total, un 8,3% menos que en 2010, fundamentalmente por los nuevos ajustes realizados sobre esa cuantiosa bolsa del de suelo. En los cuatro años de crisis inmobiliaria, los terrenos de Realia se han depreciado casi un 47% ‘like for like’.
 
Su deuda financiera, de 2.175 millones, aumenta un 2,3%. Con dos préstamos sindicados. El que financia las actividades de patrimonio vence a finales de 2017, mientras que el relativo a la promoción lo hace al cierre del presente ejercicio. Son 754 millones los que se tienen que refinanciar a partir de entonces.
 
Por su parte, los 3,3 millones de beneficios obtenidos por Renta Corporación son meramente puntuales. No obedecen a una mejora real de los negocios, sino que se relacionan exclusivamente con las ventas realizadas a las entidades financieras en el marco del proceso de refinanciación cerrado definitivamente el pasado mes de mayo. Los 118 millones ingresados por esas ventas (101,4 millones en edificios y 16,5 en suelo) representaron el 75% del total de la facturación.
 
De cara al futuro, y una superados los riesgos de sus 195,6 millones de deuda financiera con vencimientos a largo plazo, la compañía catalana presidida por Luis Hernández de Cabanyes percibe con un evidente pesimismo la evolución del sector inmobiliario durante el presente ejercicio. “Se espera que continúe el deterioro de los precios y el estancamiento en la concesión de créditos”, apunta. Además, resta importancia a las dos medidas de carácter fiscal anunciadas por el Gobierno, la recuperación de la desgravación por la compra de viviendas y el mantenimiento del tipo reducido del IVA del 4%, un tanto eclipsadas por la menor renta de las familias con el incremento del IRPF.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...