edición: 2598 , Lunes, 19 noviembre 2018
13/11/2013

Reaparece el temor a una crisis en el mercado de bonos con respaldo de activos que vuelven a concentrar el interés inversor

Un ex ejecutivo de Moody´s afirma que las agencias de calificación fallan en la evaluación de las emisiones
Carlos Schwartz

Los bajos tipo de interés que dominan los mercados financieros internacionales a causa de la política anticíclica de los grandes bancos centrales como la Reserva Federal (RF) estadounidense o el Banco Central Europeo (BCE) han convertido una vez más a las emisiones de bonos con respaldo de activos (Asset Backed Securities, ABS por sus siglas en inglés) en una de las inversiones preferidas de los fondos de inversión, bancos y compañías de seguros por su alto rendimiento comparado con las inversiones tradicionales. Estas emisiones estuvieron en el centro de la crisis financiera iniciada en 2007 por la mala calidad de los activos subyacentes a los paquetes que respaldan a los bonos. Entonces se trataba de las hipotecas basura que convirtieron a las emisiones de ABS en papel mojado. Normalmente los activos subyacentes a estos paquetes son créditos hipotecarios, créditos al consumo como compra de coches, y deuda de tarjetas de crédito que obtienen su calificación de las agencias de rating.

Un ex alto ejecutivo de la agencia de calificación Moody´s ha advertido de que los métodos utilizados por las calificadoras para evaluar estas emisiones distorsionan el riesgo real por no tomar seriamente en cuenta el riesgo de contrapartida. Tradicionalmente las agencias de calificación estiman dicho riesgo como neutro, aunque puedan señalarlo.

Para las agencias de calificación lo central es el respaldo que tiene el grupo de activos de cada emisión y no la calidad de los activos en sí, señala el grupo activista Finance Watch dedicado a la protección y representación de accionistas en la Unión Europea. La denuncia, hecha por William Harrington que trabajó en Moody´s en el análisis de derivados entre 1999 y 2010, se apoya en parte en unas resoluciones judiciales que se han presentado específicamente en Estados Unidos cuando juzgados que entienden en causas de impago de bonos no aceptaron las cláusulas que dan prioridad de cobro ante la insolvencia de una entidad de contrapartida a los bonistas. Estas cláusulas son habituales en las operaciones estructuradas entre las que las ABS son de las más frecuentes.

De acuerdo con las fuentes consultadas, dichas cláusulas forman parte de los requisitos para dar una calificación de triple A a una emisión, pero el hecho que haya un cuestionamiento judicial de la efectividad de las mismas hace suponer que ese rating no condice con la realidad. En el fondo esta cuestión lo que pone en tela de juicio es la metodología de la calificación y sugiere que las agencias han “ablandado” las condiciones de calificación para las ABS pasando por alto ciertos riesgos reales que éstas entrañan. “Una sumatoria de pequeñas tolerancias puede estar encubriendo un sector de alto riesgo potencial futuro”, de acuerdo con una fuente financiera consultada. El problema para las agencias de calificación es que Harrington está prestando testimonio ante diversos funcionarios de la Securities and Exchange Commission (SEC) estadounidense y ante la Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA, por sus siglas en inglés) que se encuentran en fase de revisión de las reglas aplicadas por las agencias de calificación para el rating de las ABS. De acuerdo con el ex ejecutivo uno de los elementos que se toman en consideración es el principio de que las contrapartes son “demasiado grandes como para dejarlas caer”, un criterio que induce a error a los inversores puesto que es subjetivo.

El cúmulo de supuestos erróneos asumidos por las calificadoras estaría contribuyendo al desarrollo de una burbuja que implica riesgos encubiertos para los inversores, de acuerdo con estas fuentes. El ex analista de asuntos jurídicos de Moody´s, Richard Michlek, citado por el Financial Times, coincide en que asignar una triple A a emisiones de ABS sin hacerse cargo de que las cláusulas que garantizan el cobro a los tenedores de los bonos no son ejecutables judicialmente representa una muy seria limitación.

Fuentes próximas al regulador europeo de los mercados señalan que “la revisión de las metodologías de calificación sobre las agencias de rating es una rutina pero es una rutina relevante”. Estas además afirman que existe preocupación por parte de los bancos centrales de que se estén creando burbujas de activos mal evaluados que puedan generar un riesgo sistémico que reedite la situación de 2007”.

Mientras, las secuelas de la crisis financiera internacional han determinado que una serie de normas contables se hayan hecho más elásticas de lo necesario con el objetivo de permitir a las empresas financieras mostrar unos balances más sólidos que lo que ocurriría con normas contables más exigentes. Esta situación ha creado brechas entre los que exigen lo reguladores y lo que admite la contabilidad. En meses recientes los reguladores en diversas circunstancias han entrado en esta cuestión obligando en los hechos a algunas entidades a reforzar capital de forma específica o a introducir provisiones para riesgos que bajo las normas contables podían ser excluidos. Situaciones como estas dan a ver crecientes inconsistencias que a los analistas les hace pensar que la abundancia de liquidez en los mercados financieros desde la crisis de 2007 y más específicamente a partir de octubre de 2008, y la adaptación de algunas normas contables a las necesidades de las entidades estén generando un nuevo crecimiento de riesgos sistémicos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...