edición: 2577 , Jueves, 18 octubre 2018
09/01/2014
Más compras y más hipotecas

Rebajas de invierno y recuperación inmobiliaria presagian la vuelta a las andadas

Se multiplican los mensajes del Gobierno que animan al consumo y dan por seguras expectativas de recuperación
Juan José González

"España casi ha vuelto a la situación anterior a la crisis", es la sentencia que la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde envía a los gobernantes y a la opinión pública española como mensaje de año nuevo, al tiempo que sirve de rectificación a las previsiones adelantadas por el organismo financiero en octubre pasado y en las que España no salía bien parada. El mensaje de Lagarde se alinea con el discurso político del Gobierno Mariano Rajoy, para quien 2014 " será el año en que dejemos atrás el miedo", sin más detalles. El "casi" de la misiva es interpretado como que unas décimas de crecimiento económico están bien pero son insuficientes para que la maquinaria económica sea capaz de generar, entre otras cosas, la más urgente: crear empleo. Entretanto, el escenario parece cambiar de tono y color con cierta virulencia: vuelven a registrarse algunos de los síntomas que sirvieron para alimentar la crisis: revive el mercado inmobiliario, los bancos recuperan la actividad hipotecaria, al alza, y las rebajas de invierno parecen confirmar que hay menos miedo. De esta forma, entre lo escaso del "casi" y la vuelta "a la situación anterior a la crisis", Lagarde siembra la duda sobre una vuelta a las andadas del consumo. 

Mientras aquella avanza (y rectifica al mismo tiempo anteriores pronósticos) que las medidas monetarias y demás reformas españolas son el preámbulo de la recuperación, el presidente del Gobierno se sirve, le sobran y bastan, unas décimas, pocas más que a Lagarde, para certificar que la recuperación ha llegado para quedarse. Varios analistas coinciden en señalar que la frase de Lagarde del martes 7 desde Nairobi, es susceptible de numerosos matices, que es tan ambigua como tautológica. Para otros resulta tan obscena como el propio anuncio de Rajoy y su "año -2014- de la recuperación". Uno y otro coinciden en la venta de optimismo, y les separan tan sólo unas décimas, de tal suerte que lo que es insuficiente -"casi"- para una, resulta "bastante" para el otro. En cualquier caso, la recuperación en la que ambos se apoyan para su discurso político, en su debilidad e incertidumbres, será claramente insuficiente, toda vez que de una crisis de caballo no se sale a golpe de unas décimas.

Pero al margen de los dos discursos interesados, la calle parece ofrecer con las rebajas de invierno un dibujo ligeramente distinto al mismo evento del año anterior. Hipermercados y grandes almacenes esperan que unos consumidores con un 5% menos de miedo se gasten el equivalente, un 5% más que en las rebajas de 2013, y que si las previsiones se convierten en cifras serán 4.000 millones de euros que saldrán del ahorro y se convertirán en gasto. Los expertos afirman que se trata de una reacción de confianza y optimismo y que en parte se debe a los mensajes políticos de mejora económica del país. Por otro lado, el consumo navideño, a pesar de seguir en una situación de incertidumbre comparable a la de hace doce meses, parece sentirse más seducido (ese 5% más) por los descuentos que ofrecen este año los comerciantes. Es posible que un descuento de hasta el 75% en algunos productos y establecimientos haya sido suficiente para deslumbrar a los consumidores y hacer irresistible la decisión de compra.

Sin embargo, es otro movimiento menos vistoso pero más relevante el que comienza a levantar ciertas sospechas de regreso a esa situación anterior a la crisis (vuelta a las andadas) apuntada por la responsable del FMI. Se trata del sector inmobiliario y su vuelta a la actividad aunque sea a modo de brote: se frena la caída en el precio de la vivienda y el valor de las casas mantiene una subida leve ya iniciada en el tercer trimestre del año pasado y primera desde 2010. La noticia parece que se centra en confirmar el aterrizaje de emergencia del sector inmobiliario, de lo cual da buena cuenta el precio de la vivienda, todo un síntoma de que el mercado inmobiliario se muestra estabilizado.

En un sector de tan amplia repercusión económica, la caída de los precios ha servido entre otras cosas para desactivar la burbuja inmobiliaria, aunque por otro lado siga pendiente la salida final del stock de viviendas actualmente en el mercado y que según el servicio de estudios La Caixa se habrá reducido en el año 2016. Lo cierto es que los particulares comienzan a mostrar su inquietud por la adquisición de viviendas, debido en buena parte al ajuste de los precios; las nuevas de un 32% en términos nominales desde mediados de 2008 y las viviendas de segunda mano de un 44%. En los dos casos, nueva y de segunda mano, los precios publicados por el Ministerio de Fomento ya apuntan mínimos crecimientos positivos intertrimestrales. Por otro lado, las compras de vivienda nueva a cargo de ciudadanos, empresas y fondos extranjeros han servido de escaparate para que los más inquietos compradores españoles se animaran a la compra.

Así, la sentencia de Lagarde parece querer resumir en pocas palabras la realidad del nuevo año, el séptimo de la crisis, y que parece mostrar datos suficientes como para sospechar que los consumidores, estimulados por el Gobierno y atraídos por los mercados, pueden volver a las andadas. Y muy pronto.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...