edición: 3007 , Viernes, 10 julio 2020
22/03/2011
BOLSERIAS

Rebote interruptus

El Ibex 35 sube 0,02% y cierra en los 10.576 puntos
Juan José González

El aspecto era el de un rebote en toda regla, no por desmesurado poco deseado. Todo lo contrario. Los operadores achacan el amago de fiesta, protagonizado hoy en las bolsas, a una deficiente valoración de la información, cambalache de nucleares, guerra y tipos, todo en el mismo recipiente, un daikiri con ingredientes en desproporción. En todo caso, los índices mostraron en la jornada el deseo de asimilar las novedades. Estas pueden tener su continuación en la reunión de jefes de Gobierno de la UE el próximo jueves, en el enfriamiento de las tensiones de las deudas soberanas, como la española, hoy en 190 puntos, y el refrendo de una subasta de Letras a 3 y 6 meses a muy buen precio para el emisor. El sector bancario, un tercio del selectivo español, se beneficia como ninguno de esa calma en la deuda. Wall Street se decidió por retirar algunas ganancias; hay que ir haciendo caja. Dos indicadores, el de confianza de la Fed de Richmond, y la venta de viviendas nuevas –precios a la baja- pasaron inadvertidos porque en el ambiente primaba el dinero en mano.
· COTIZACIONES

Los focos de inestabilidad –Japón y Libia- permanecieron a lo largo de la jornada, aunque el peso de la actualidad se encuentre localizado en aspectos económicos más técnicos. Una especie de inestabilidad estable, o algo parecido, se encuentra instalada en los mercados de renta variable. Los operadores procesan el ruido de subida de tipos que no suben, como si fuera una subida de tipos. El caso es que se descuentan, lo que invita a pensar que igual no haría falta que subieran pues ya han causado un primer efecto. La reunión de jefes de Gobierno en el tramo final de la semana deja abiertas las expectativas de una relajación en las tensiones económicas de Europa. Lo que no resta para que la sombra de intervención en Portugal, con un rescate tras la citada reunión, pueda convertirse en una nube de grueso calibre, y ante la que sería complicado que otros vecinos de la periferia pudieran librarse.

La desconfianza ante el fuerte impulso alcanzado por las cotizaciones desde el punto de partida, motivó que al final se impusiera la prudencia. Cierres planos en un mercado volátil que decidía por sí mismo regresar a una zona de precios más razonables. El sector bancario, que había acaparado la máxima atención y protagonismo en la jornada, con avances superiores en algunos momentos a los dos puntos porcentuales, finalizaron en un segundo plano, incluso, en el caso de Banco Santander apuntando recortes.

Repsol e Iberdrola, y el resto de las energéticas, cerraban con avances al estimar los inversores que pueden beneficiarse mejor de los acontecimientos presentes y otros que se producirán en el futuro. Lo cierto es que, esto mismo se pensaba de los valores bancarios, liderando los avances del selectivo español desde el inicio de la jornada hasta que horas más tarde, un cambio de orientación de la opinión decidió el cambio de rumbo del dinero hacia zonas más tranquilas y con mayor estabilidad. Telefónica recortó ligeramente tras las fuertes ganancias de la última jornada, continuadas en la de hoy hasta que se dio la vuelta para finalizar con pérdidas.

El dinero optó por situarse en los valores más seguros, Enagas, Red Eléctrica y Mapfre, al tiempo que decidía la salida de los industriales Acerinox, Abengoa, Arcelor o Técnicas Reunidas. Inditex fue noticia, como cada víspera de presentación de resultados, motivo de especulaciones sobre su excesiva posición de caja, algo que que los inversores y los operadores quieren que huela a mayor dividendo. Será necesario escuchar a Pablo Isla, presidente de la textil, para darle la razón a alguien, o a todos.

El resto de las bolsas europeas siguieron una línea de evolución similar a la trazada por el selectivo español aunque el cierre fue con pérdidas de mayor definición. El principal selectivo paneuropeo Eurostoxx50 estuvo dominado por las ganancias de bancos y energéticas, aunque el cierre fue en rojo, al igual que Londres, Paris y Francfort.

En el mercado de divisas, la moneda única se mantuvo fuerte frente al dólar, marcando en varias ocasiones máximos de cuatro meses en la zona de las 1,425 unidades, más floja al final pero sin alejarse de ese cambio. La onza de oro recortó ligeramente al cierre fijando un precio de 1.425,5 dólares. Por su parte, el barril de petróleo de la referencia Brent recortaba al cierre de las bolsas de valores hasta los 114,36 dólares, y el euribor cerró la jornada marcando un nivel intradía en 1,945%, 15 milésimas sobre el precio de la jornada anterior.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...