edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
02/07/2020

Reconstrucción o construcción

La salida de empresas industriales de la geografía española ya no es una sucesión puntual de cambios estratégicos que solían responder años atrás a factores de costes o de simple logística. Ahora casi se podría hablar, apurando un poco el término, de éxodo industrial. Así cabe interpretar el desfile de grandes empresas multinacionales que han decidido cambiar de escenario, de mercado, de país. Se fueron Siemens-Gamesa, se va Nissan y con ella Alcoa mientras preparan la maleta otros gigantes como Airbus, con medio pie en el aire.

Una primera respuesta oficial a ese éxodo industrial habla de la oportunidad de reconstrucción del roto provocado por la crisis reindustrializando y cubriendo los espacios ahora abandonados por las empresas multinacionales que, todo hay que decirlo, salvo excepciones, eran industrias tan maduras que ya estaban muy cerca de la obsolescencia. En este sentido, si un constructor de automóviles abandona su producción en España, la reindustrialización debería centrarse en invertir en, por ejemplo, baterías eléctricas para los futuros vehículos, algunos que ya están en el mercado, y otros que vendrán en poco tiempo.

Pero reindustrializar sale caro, es costoso y sus resultados, para bien o para mal, tardan en llegar. Luego es una apuesta de futuro, una decisión arriesgada que toman los Gobiernos. El caso de Argentina nos trae a la memoria que la apuesta tiene un precio, y muy alto, si la decisión no cuenta con la planificación adecuada. En el caso español, industrializar de nuevo, supone aumentar el peso del sector industrial en el PIB, lo cual, seguramente, restará recursos y peso en la generación de riqueza nacional a la agricultura, los servicios o la construcción.

Invertir en nuevas industrias en 2020 y siguientes supone contar con investigación potente, con tecnologías punta y con recursos considerables que, probablemente no estén disponibles para nuevas aventuras industriales en los próximos años. Apostar por reindustrializar es una opción arriesgada, como siempre ha sido y obliga a endeudarse aún más. El Gobierno está obligado a elegir ya entre industrializar ahora o esperar a que escampe. Si elegir significa renunciar, la decisión más urgente que deberá tomar el Gobierno estará orientada a crear puestos de trabajo, algo que no suele producir efectos inmediatos en la industria. Así que seguramente la reindustrialización española consistirá en construir viviendas, algo que a largo plazo no suele ser la mejor opción. Pero es lo que hay.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...