edición: 2324 , Martes, 17 octubre 2017
28/01/2009

Recuperar el IVA de las facturas impagadas por empresas concursadas, nueva actividad empresarial

Javier Ardalán

A pesar de las medidas adoptadas el pasado mes de diciembre por el Gobierno para evitar una avalancha de concursos entre las constructoras e inmobiliarias, un 56% de las empresas españolas declaradas en concurso en 2008 han sido consecuencia directa de la crisis del sector de la construcción, del resto de los concursos, una buena parte ha venido condicionada indirectamente por la situación de los sectores constructor e inmobiliario.

Este efecto causa un grave perjuicio económico a todos aquellos acreedores que, habiendo emitido las correspondientes facturas, han tenido que ingresar a la Agencia Tributaria el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA, en adelante) correspondiente sin haberlo podido cobrar previamente de su cliente deudor por el efecto de suspensión de los pagos que el concurso provocando en muchas ocasiones graves tensiones de tesorería  a las empresas o profesionales acreedores.

Como ejemplo, la Asociación Española de Proveedores Impagados de la Construcción (AEPIC) ha solicitado ayudas urgentes al Gobierno, entre las que destaca la articulación de una línea del Instituto de Crédito Oficial para las pymes afectadas por los impagos de empresas inmobiliarias y constructoras.

La organización está integrada por un centenar de pequeñas empresas y autónomos afectados por la cadena de constructoras e inmobiliarias que se han declarado en suspensión de pagos en el último año y medio.

Lo más fácil sería no declarar o anular esas facturas, pero la Ley no lo pone tan fácil, ya que no hay que pensar excesivamente mal para hacerse una idea de lo que la picaresca podría llegar a elevar los niveles de fraude. Por ello, está el quien, el cómo, el cuanto y el cuándo se puede reducir el IVA.

La normativa permite, en los artículo 80 de la Ley y 24 del Reglamento, que el acreedor pueda modificar la base imponible del IVA para recuperar las cuotas de IVA repercutido, correspondiente a las facturas que no se pudieron cobrar. De esta forma, no todo está perdido.

Este procedimiento consiste en que la base imponible puede modificarse cuando el cliente no haya pagado la factura y las operaciones se realizasen con anterioridad a la fecha del Auto que declara el Concurso.

Por otra parte, se debe remitir al cliente una factura rectificativa que anule la cuota repercutida y comunicarlo a la Agencia Tributaria en el plazo de un mes desde la fecha de expedición de la factura rectificativa, adjuntando a tal comunicación copia de las facturas rectificativas y copia del Auto Judicial de Declaración de Concurso.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...