edición: 3002 , Viernes, 3 julio 2020
18/10/2016
Oxígeno para un Presupuesto en apuros

Recuperar el plan de privatizaciones, último recurso para aliviar el colosal déficit público

La operación `limpieza y renovación´ en Renfe, previa a la `opv´, responde a los nuevos planes del Gobierno
Juan José González
El Gobierno vuelve a recuperar los papeles guardados, aparcados en vía muerta, que contemplaban la venta parcial de la compañía ferroviaria `de bandera´: Renfe. El plan para privatizar parcialmente varias compañías públicas, como Paradores Nacionales, Correos, Loterías o Adif, con la excepción de Aena, sufrieron un brusco frenazo a finales de 2014, momento en el que, al parecer, los asesores técnicos del Gobierno identificaron nubes de dificultades económicas en el horizonte, en otras palabras, la confianza de los inversores dio un giro al comprobar que la recuperación económica sería de alcance limitado. Pero a principios del presente año, el panorama cambio súbitamente: la ferroviaria entra en beneficios, se anuncian nuevos convenios colectivos y se recupera la contratación de trabajadores con dos ofertas públicas de empleo, una en Renfe (la segunda desde 2008) y otra en Adif (primera en seis años). La operación `limpieza´ y puesta a punto de la ferroviaria abandona la vía muerta.
Sobre el papel, las opv públicas habrían sido aparcadas hasta nueva orden en vista de la debilidad de la recuperación económica. Esta eventualidad fue el motivo que sirvió para modificar los planes de privatizaciones del Gobierno, y que llevaron a retrasar varias operaciones en marcha, entre ellas, la considerada como la estrella de las opv: Loterías y Apuestas del Estado, considerada en Moncloa como "la joya que la corona, el sueño de más de 2.300 millones de euros de beneficios y de los que 2.000 irían a parar, directamente, a las cuentas del Tesoro del Estado. Sin embargo, no era el mejor momento para llevar los bombos con los números al parqué.

Pero los tiempos cambian y las perspectivas de crecimiento económico para 2016 y 2017 parecen avalar la puesta a punto de algunas piezas del plan de privatizaciones del Gobierno. Del invernadero pueden salir en breve Loterías y Correos, mientras se trabaja en la sombra con Renfe. Las tres, con independencia del orden, que se decidirá según la evolución de algunas variables macroeconómicas, forman el núcleo duro de los planes del próximo Gobierno para inyectar oxígeno a las cuentas del Estado, cubrir en parte el agujero del déficit público y hacer frente a las amortizaciones a partir de enero de 2017. Tampoco hay que perder de vista que la presencia del sector ferroviario en el mercado bursátil es reducida, hoy limitada a un fabricante privado de trenes, como Talgo, que debutó en el parqué hace año y medio. 

La urgencia en recuperar el plan de privatizaciones responde, en opinión de algunos observadores, "a la insistencia obsesiva de Bruselas para que las autoridades españolas comiencen a concentrarse -de verdad- en la solución al problema". De esta forma, presionados por Bruselas y por los números rojos, el Ejecutivo en funciones parece contar con el consenso de entidades financieras e inversores extranjeros para cambiar lo que hace más de un año eran "opciones remotas de largo plazo" y convertirlas en opciones con posibilidades de medio plazo.

Si bien es cierto que Renfe y Adif han sido, tradicionalmente, las menos indicadas para privatizar, dado que sus resultados se movían siempre en cifras en rojo, pérdidas acumuladas y recurrentes, la realidad parece haber cambiado con la llegada de los primeros beneficios de la ferroviaria en 2015 y las previsiones positivas para finalizar 2016. Este sería un buen argumento para rehabilitar la opv de la compañía, al entender el regreso a la rentabilidad de la explotación y, por tanto, a la rentabilidad para el Estado y para los potenciales inversores.

Una empresa que obtiene beneficios, como es ya el caso de Renfe, puede ser mejor valorada por el mercado y, obviamente, contar con una precio, o referencia, que la haga atractiva para los inversores. Por otra parte, la presión de las autoridades europeas, en base a la urgencia para cumplir con los compromisos de déficit, ha animado al Gobierno a considerar que con Renfe y/o Adif bien puede repetir la operación de éxito de AENA, una operación en la aspiran a superar los 7.000 millones de ingresos por la venta de una participación minoritaria, seguir conservando la mayoría del capital y sin descartar que en la colocación privada podría entrar un socio ferroviario europeo, como la francesa SNCF, con la que podría llevar a cabo un proyecto similar al Eurostar, compañía británica que une Francia e Inglaterra y cuya propiedad es del 55% de la SNCF.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...