edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
26/10/2010
Responsabilidad Social

Redes de colaboración y aprendizaje, un cauce idóneo para que "fluya" la RSC

La delegación argentina de Forética se incorpora a la red Forum Empresa
La directora de la organización aboga por la construcción de un puente entre empresas españolas y latinoamericanas
Beatriz Lorenzo

La Responsabilidad Social- entendida como herramienta de gestión, como plataforma para el cambio,  como cauce de diálogo alejando ya de las confusiones “buenistas”, continúa escalando posiciones en un ascenso imparable aunque no libre de escollos. Para ello son imprescindibles las sinergias, el aprendizaje continuo, los intercambios fluidos. Se hace necesario el establecimiento de un “marco de comparabilidad” que ponga en común los distintos sectores, comunidades, intereses y objetivos; una ardua tarea que se dificulta más si cabe cuando se tienen en cuenta las múltiples ramificaciones de la Responsabilidad Social en su dimensión más práctica. Recientemente, la delegación argentina de Forética ha sido aceptada como como nuevo afiliado de la red Forum Empresa, integrándose así en la red de organizaciones comprometidas con la promoción de la Responsabilidad Social Empresarial en América. Forum Empresa es la alianza hemisférica de organizaciones empresariales que promueven la RSE en las Américas desde el año 1997. La red está conformada por 20 organizaciones que representan a sus respectivos países en la región latinoamericana, y en EEUU y Canadá, y reúne cerca de 3.000 empresas a través de sus diferentes miembros.

Esta adhesión pretende construir los cimientos de un nuevo puente entre las empresas españolas y latinoamericanas para generar conocimientos sobre las diversas prácticas de RSC”, tal y como ha puesto de manifiesto Yanina Kowszyk, la directora ejecutiva de Forum Empresa. Así, asociaciones impulsoras de la RSE en varios países como Ethos en Brasil, Cemefi en México, Acción RSE en Chile o Perú 2021, además de Business for Social Responsibility (BSR) en EEUU y CBSR en Canadá,- además de Forética- podrían llevar a cabo el objetivo de favorecer entre ellas la interacción y el intercambio de iniciativas, así como una mayor cohesión regional en el fomento de la Responsabilidad social. Entre los mayores desafíos identificados por Kowszyk para el desarrollo de la RSE en Latinoamérica destacan  “el avance en cuestiones de gobierno corporativo, la mejora en determinados aspectos del entorno laboral y de regularización de la subcontratación, así como el impulso de un enfoque holístico e integral de la RSE que asegure su integración estratégica”.

VARIAS MIRADAS A LA RESPONSABILIDAD SOCIAL

Sin embargo, este enfoque integral de la Responsabilidad Social no debe estar reñido con los aspectos más “locales”, tal y como reconoce Kowszyk al abogar por la existencia de “varias miradas a la Responsabilidad Social”. Ciertamente, un enfoque excesivamente universal provoca que se ignoren las premisas esenciales de la responsabilidad social, como reconocer las diferencias entre países y contextos, amén de dejar de lado la dimensión ética, base de todas estas acciones. Ciertamente, las compañías deben aplicar la RSC de una forma coherente y adecuada a las características de su país, su modelo de negocio y demás variables centrándose en cumplir las normas y reducir riesgos pero sin olvidar el enfoque ético, la verdadera base de las políticas de RSC tanto en su vertiente social como medioambiental. Para Kowszyk, coexiste una gran diversidad de enfoques, y el desafío radica en  encontrar espacios para ap4ovechar y superar las diferencias. Así, en Estados Unidos y Canadá existe una mirada “muy competitiva” al panorama responsable, mientras que en América Latina, ésta es “más social”.

La necesidad de mantener “varias miradas” que se adecuen y observen con atención las distintas realidades inherentes a la responsabilidad social entronca con un tema muy en boga en la actualidad, el fenómeno “armonizador” que parte con fuerza de las instituciones y organismos internacionales y que ha de aplicarse con coherencia y sentido común. Muy proclive al fenómeno unificador se muestra también la Unión Europea, que a través de la Comisión ha abierto una consulta para llevar a cabo una armonización de las legislaciones en materia de reporting responsable de países como Suecia, Dinamarca, Francia o el Reino Unido, una unificación que permitirá la comparabilidad y la adopción de unos estándares únicos y adaptables al modelo europeo.

GLOBALIZACIÓN COHERENTE

Sin embargo, la “universalización responsable” también tiene detractores. Tal y como aseveran Antonio Argandoña del IESE y Von Weltzein Hoivik, de la Norwegian School of Management, para los más críticos con la “RSC global” ésta habría de considerarse un proceso evolutivo constante que cambia y se adapta con el paso del tiempo. Así por ejemplo, entre Europa y Estados Unidos existen diferentes filosofías de trabajo y desempeño empresarial, algo a tener en cuenta a la hora de aplicar pautas comunes. En realidad, el reto para las compañías pasaría por asumir un  “contrato social y medioambiental” orientado a las características específicas de su comunidad, que se incluya en un contexto más amplio, globalizado, competitivo y dinámico, el marco propicio para alcanzar la armonización en los informes y memoras.

Puede decirse que estamos ante un espeso caldo de cultivo, ideal para que proliferen las varas de medición de la responsabilidad social y el buen gobierno, los marcos que ofrecen comparabilidad, los estándares de supuesta aplicación internacional y los listados o rankings que se erigen como jueces de la integración de la RSC. Un panorama frente al que no han dejado de alzarse los escépticos que ponen en tela de juicio la veracidad y fiabilidad de las calificaciones de RSC.  Así, el pasado mes JustMeans y CRD Analytics lanzaban su lista de “Global 1000 Sustainable  Performance Leaders”, la organización Ethical Corporation, a través de  su fundador Toby Webb mostraba su escepticismo al respecto reprochando la “opacidad” de los sistemas de calificación que para Webb aportan un valor añadido similar al obtenido tras comparar “manzanas y naranjas”. Este rechazo se ve avalado por una reciente encuesta llevada a cabo por SustainAbility y Globescan entre más de mil expertos en sostenibilidad y cuyos resultados revelan una escasa confianza entre los expertos con respecto a este tipo de calificaciones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...