edición: 2362 , Martes, 12 diciembre 2017
07/01/2010
El Gobierno echa cuentas para hacer caja

REE, AENA, Iberia, RTVE y EFE, candidatas a dejar la SEPI

Juan José González

Ni siquiera llegarían a 1.000 millones los ingresos procedentes de una nueva, y quizás, penúltima, privatización de las participaciones empresariales, todavía de propiedad estatal, si bien una teórica liquidación de la SEPI, la sociedad que agrupa a la mayoría de esas participaciones, podría aportar algo más del doble. Pero el Ejecutivo no quiere ni oír hablar de este asunto a pesar del escaso o nulo atractivo de la mayoría de las participadas, con la excepción de RTVE y la Agencia EFE, por citar alguna. Este de la privatización, o ‘limpiar’ la cartera de empresas que no van a ninguna parte, es un debate recurrente que se suscita cada año en la fase previa a la elaboración de los Presupuestos Generales, y que parece ser que termina también de la misma forma recurrente.

Sin embargo, en esta última ocasión –en septiembre pasado- hubo sus más y sus menos a cuenta de AENA, gestor de los aeropuertos, Iberia (5,2%) y Red Eléctrica (20%), además de las dos ‘perlas políticas’ de la SEPI, la televisión y la agencia de noticias (RTVE y EFE), que mantuvo enfrentados a las dos alas ideológicas del equipo de economistas de Moncloa; los partidarios de privatizar todo y al precio que sea, y los que piensan que el Estado hace bien en mantener posiciones empresariales. Vamos, el clásico pulso de siempre.

El Estado, en tiempos de escasez esta obligado a hacer inventario de activos que bien podrían aportar unos cuantos miles de millones de euros para tapar algún agujero. Pero la realidad es que en el caso español, esos activos no se cuentan por miles sino sólo por cientos. La idea que trata de divulgar el Ejecutivo desde Moncloa es que, el aparato del Estado en su conjunto debe mostrar una clara intención de contener el gasto público al tiempo que proceder al saneamiento de las cuentas públicas, y todo ello pasa obligatoriamente por hacer economías. Y en esa idea del Ejecutivo se enmarca también la supresión o eliminación de algunos organismos públicos sin sentido económico ni administrativo. El último plan de reordenación de organismos estatales elaborado por el ministerio de Administraciones Públicas, contemplaba, entre otros, el adelgazamiento y progresiva liquidación de la SEPI.

Con excepción de las citadas cinco participaciones del Estado en las empresas de la SEPI, poco o ningún margen de maniobra le queda por aprovechar al actual Gobierno para hacer caja. A diferencia de anteriores Gobiernos, este se ha ‘dormido’ en los laureles dejando pasar la ocasión de vender en la parte más alta del ciclo económico, pretendiendo en la actualidad hacer acopio de recursos públicos e ingresar dinero soltando lastre. Pero el lastre, en la actualidad, es muy corto; no son los mismos ingresos los que entran en caja por vender las participaciones en Telefónica, Endesa y Repsol que los procedentes del Hipódromo de la Zarzuela, Presur o Hunoza, por ofrecer algún ejemplo.

Y aunque el asunto de la desinversión en estas y el resto de participadas de la SEPI no se plantee como situación desesperada, sí figura como una asignatura pendiente para resolver antes de 2014, es decir, que el Ejecutivo contaría con el presente ejercicio, y los tres próximos para que el déficit público –que evidentemente no se resolvería con la privatización del grupo público empresarial- alcance el nivel fijado en el Tratado de Maastricht del 2,98% del PIB. Otros países de nuestro entorno ya están llevando a cabo políticas de adelgazamiento empresarial ‘público’. Grecia sin ir más lejos acaba de anunciar un bloque de ventas con carácter inmediato, y Reino Unido, Italia, Austria,

Que las cuentas por la venta de participaciones empresariales públicas no le salgan al actual Gobierno, no quiere decir que no sea posible hacer una caja mayor, holgada si cabe, si el Ejecutivo optara por una vía de mayor agresividad –y mucho mayor riesgo también- y se lanzara a privatizar, además de los gestores de tráfico aéreo, o de la red de alta tensión, o incluso, de sus compañías navieras como Navantia o Izar, es más posible que la cifra de mil millones se quedara corta y la de dos mil también.

Y no digamos, si invadido por una especie de frenesí privatizador se atreviese el Ejecutivo a vender, aunque fuera parcialmente, RTVE y la Agencia EFE, superaría con creces los 4.000 millones de euros -los cálculos más arriesgados de las grandes consultoras privadas apuntan esa cifra- un auténtico regalo en toda regla para cubrir agujeros. Seguramente, la vicepresidenta Económica del Gobierno, Elena Salgado, ya cuente con esta hipótesis para el futuro, en el corto plazo, en el más corto posible.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...