edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
16/04/2018

Regresa la volatilidad a las monedas de las economías emergentes

Los analistas la consideran un reflejo de las tensiones desatadas tras las sanciones comerciales estadounidenses
Carlos Schwartz
La periferia del sistema monetario internacional ha asistido a una reaparición de la volatilidad tras un periodo de alzas en sus mercados de acciones y estabilidad monetaria. Este tipo de fenómenos han dado lugar en el pasado a la especulación concentrada sobre ciertas monedas forzando devaluaciones y enviando ondas de choque a los mercados de acciones con efectos desestabilizadores. Al final de la pasada semana la Autoridad Monetaria de Hong Kong efectuó una infrecuente intervención para restablecer el valor de la moneda tras cotizar el dólar HK a 7,85 por dólar estadounidense, su nivel más bajo desde 2005. La institución que cumple la función de banco central de esta región apeló a sus reservas para vender 415 millones de dólares estadounidenses y adquirir 3.260 millones de dólares HK. La intervención en Hong Kong no fue un hecho aislado. 
La Autoridad Monetaria de Singapur (AMS) incrementó el ancho de su banda de fluctuación ante el dólar. Esta intervención se fundamentó en el aumento de la presión inflacionaria dentro del país a resultas de lo que calificaron de “mejoras en el mercado laboral”. El dólar de Singapur se negociaba a 1,3114 por dólar estadounidense el pasado viernes por la tarde. La AMS explicó su decisión como resultado de “la incertidumbre en las consecuencias macro económicas de las presentes tensiones comerciales”. La entidad dijo que “continuará vigilando de cerca los acontecimientos económicos”. La AMS no hace pública su banda de fluctuación y el anuncio supone un intento de fortalecer la moneda ante el dólar estadounidense.

Los analistas del mercado de divisas señalan que existe el riesgo de que la presión comercial y los temores sobre un eventual endurecimiento de las sanciones estadounidenses fuercen una caída del yuan chino ante el dólar porque tendría un efecto en cadena sobre muchas monedas asiáticas. Algunos analistas señalaron que para Hong Kong una moneda un poco más débil podía ser beneficiosa en la medida que es la cuarta región más expuesta a un endurecimiento de las medidas de Estados Unidos en contra del comercio con China. 

Los analistas preven nuevas intervenciones en apoyo del dólar HK en las próximas semanas puesto que ha quedado en una zona de debilidad pero advierten que si suben lo tipos de interés locales el sensible e importante mercado inmobiliario comercial en la ex colonia británica se vería afectado en la medida que está sumamente apalancado y las cargas financieras pueden dispararse para los propietarios corporativos. 

La inestabilidad monetaria no se limitó a Asia. El rublo se devaluó un 6,8% frente al dólar tras las nuevas sanciones contra funcionarios del Gobierno de Vladimir Putin y un número significativo de magnates rusos. La caída del rublo arrastró la moneda de Kazajistán que cayó un 2,3% y a la lira turca que se deslizó un 1,3% por temores sobre la salud económica del país despertados por las tensiones internacionales. La debilidad de las monedas ha puesto fin a un mes de subidas en los mercados de acciones en las economías emergentes y de estabilidad en los mercados de cambios. “Lo que hay que determinar es si este nuevo escenario para las economías emergentes refleja la corrección que han sufrido los mercados de acciones de las economías más importantes este año, en particular la estadounidense”, señaló una fuente del mercado de divisas consultada.

Un incremento en la volatilidad podría extender la presión sobre otras monedas que están atadas al dólar como las de Arabia Saudí y Qatar. Las monedas que tienen un paridad fijada en torno al dólar suelen oscilar en una banda estrecha pero si la presión es muy grande mantenerse dentro de la banda puede suponer una gran sangría de reservas en divisas para los países afectados. 

Muchas de las naciones que se mantenían en un régimen de monedas gestionadas en torno a un tipo de cambio preestablecido frente al dólar abandonaron ese sistema por el alza del dólar entre 2011 y 2016 de un lado y por la caída del precio de las materias primas que les redujo de forma drástica los ingresos fiscales y la capacidad financiera para intervenir en los mercados de cambios del otro. En 2014 el Banco Central de Rusia comenzó a adoptar medidas destinadas a permitir la libre fluctuación del rublo al registrar una significativa caída de ingresos por la venta de materias primas incluido el petróleo.

Nigeria, Egipto y Kazajistán son otros de los países que han abandonado un tipo de cambio de referencia ante el dólar o han modificado la rigidez de ese tipo de cambio para evitar salidas violentas de un marco estable de cotización. “La ruptura de un régimen de cotización gestionado en torno a un tipo de cambio puede tener consecuencias graves para la estabilidad de una economía como lo demostró el caso de Argentina en 2001”, señala un operador del mercado de divisas. 

El índice de volatilidad para monedas de economías emergentes de JPMorgan Chase tocó su máximo desde febrero la semana pasada mientras que un índice similar pero para las divisas más importantes como el dólar y el euro seguía bajando. Las tendencias cruzadas sólo ponen de relieve que la inestabilidad en el tipo de cambio afecta a las monedas de economías emergentes. 

Para los operadores de los mercados de divisas el motor de la inestabilidad es el conflicto comercial entre Estados Unidos y China con la amenaza de una escalada en las sanciones mutuas. Pese a que las manifestaciones de agresividad comercial se han atenuado la pasada semana los operadores creen que se ha abierto un curso de enfrentamientos y que el problema volverá a aparecer en un futuro no muy lejano. “Habrá que ver como afectan a las monedas del Próximo Oriente esta semana los ataques aliados contra Siria este fin de semana porque las monedas de esa región también pueden sufrir”, comentó una de las fuentes consultadas durante el fin de semana. El yuan se apreció en el último año un 10% frente al dólar pero no se puede descartar que Pekín decida hacer frente a la guerra comercial con Estados Unidos con una caída del tipo de cambio de su moneda.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...