edición: 2662 , Viernes, 22 febrero 2019
21/01/2019
banca 

Regular la exuberancia en la alta dirección bancaria

El caso Orcel y la marcha atrás del Santander en su contratación como CEO de la entidad, ha tenido una repercusión mayor de lo previsto en el sector bancario español y europeo. Ha sacado a la luz un debate interno que se desarrollaba en silencia en algunos consejos de administración a propósito de la conveniencia, la eficacia, la rentabilidad y otros principios al uso de la alta dirección sobre los bonus y las remuneraciones específicas.

El debate es obligado habida cuenta de que el supervisor lleva tiempo preocupado por los emolumentos y tipos de pagos que superan ciertas cantidades que provocan la reacción de accionistas de peso. Los comités de remuneración, órganos que informan al consejo sobre todos los aspectos de la `arquitectura de pagos´ de una entidad, se ven cada vez más presionados por las propuestas de su propia organización para contratar o remunerar a un directivo, como por las recomendaciones restrictivas de la EBA, taxativas y muy contrarias a los excesos de la banca cuando se trata de fichajes.

El fiasco de la no contratación de Orcel por el Santander, es un episodio que daña la imagen del banco, que queda en mal lugar, con una crisis de gobierno autoprovocada, próxima al ridículo en tanto que escena de repercusión mediática mundial. Pero es también un motivo de preocupación para los fondos internacionales y los grandes accionistas, nada partidarios de este tipo de movimientos que consideran excesivos y desmesurados, como hubiera sido el pago del bonus de Orcel, aceptado en septiembre pero repensado y denegado por Ana Botín cuatro meses después.

El evento de Orcel, sin embargo, ha servido para que el resto de bancos españoles se planteen poner al día la `arquitectura de pagos´ que con tanta insistencia recomienda la EBA. Para que los bancos apliquen mayor racionalidad a las compensaciones, aspecto en el que cada día hacen mayor hincapié los reguladores. Estos señalan que no siempre las mejores decisiones para el banco son las que salen de la aprobación de una junta general, órgano por el que suelen pasar muchas decisiones de este tipo y donde el consejo de la entidad suele contar con una mayoría sobrada para conseguir sus propósitos. La EBA, la que pone los peros a las remuneraciones desorbitadas, aconseja a los responsables bancarios aplicar el sentido común y la racionalidad para contratar y remunerar al personal. Se impone nueva regulación, menos complaciente con la exageración.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...