edición: 2852 , Viernes, 22 noviembre 2019
17/12/2018

Renault pide junta extraordinaria de Nissan para clarificar la situación tras los cargos de la fiscalía

La empresa francesa aprovecha la inculpación de su participada en el caso Ghosn y retoma la iniciativa
Carlos Schwartz
La decisión de la fiscalía de Tokio en el caso Ghosn de inculpar no sólo al ejecutivo de Renault-Nissan, sino también a esta última empresa, ha permitido a la dirección de la automovilística francesa retomar la iniciativa en un conflicto de inusitada envergadura en el segundo fabricante mundial de automóviles. El consejero delegado interino de la empresa, Thierry Bollore, envió una carta fechada el 14 de diciembre al consejo de la empresa japonesa solicitando la convocatoria de una asamblea extraordinaria de accionistas tan pronto como sea posible para clarificar la situación de Nissan y los asuntos de gobernanza de su participada. Renault tiene el 44% del capital de la japonesa a quien rescató de una fuerte crisis a finales de la década de 1990. La alianza formada por Renault, Nissan y Mitsubishi, se ha visto sometida a fuertes tensiones desde que el 10 de noviembre el presidente de Nissan y ex consejero delegado de la japonesa, Carlos Ghosn, fue detenido por la policía a su llegada al aeropuerto de Tokio. 
La detención había sido anunciada a la prensa local que se presentó en el aeropuerto para asistir de cuerpo presente al acontecimiento. La presencia de los medios ocasionó un fuerte impacto en la opinión pública y creó un clima de sospechas criminales sobre el hasta entonces hombre de negocios occidental más famoso de Japón. La acusación contra Ghosn ante la fiscalía de Tokio fue hecha por la propia empresa sobre la base de denuncias por parte de un empleado que, según el consejero delegado de Nissan, designado por el propio Ghosn para ese cargo, Hiroto Saikawa, decidió tirar de la manta. 

Las explicaciones de Saikawa crearon estupor entre muchos analistas de la industria porque era poco menos que impensable que el ejecutivo hubiera cometido las tropelías de las que se le acusó sin que el comité de supervisión de la empresa, sus innumerables controles internos y los cuerpos de auditores internos y externos no se hubieran percatado de nada. Saikawa afirmó que Ghosn había ocultado a los reguladores bursátiles y a los accionistas de la empresa su verdadero salario. En los hechos lo que ocurrió es que el ejecutivo no hizo público sus ingresos diferidos hasta la jubilación entre 2010 y 2015 que suman tanto como los percibidos. Ghosn declaró que, de acuerdo con las consultas hechas a auditores externos a la empresa, no estaba obligado a declarar los ingresos diferidos y si en cambio los percibidos.

“La inculpación supone importantes riesgos para Renault como el principal accionista de Nissan, y para la estabilidad de nuestra alianza industrial”, afirma Bollore en su carta y añade que: “Solicitamos respetuosamente que en la reunión de consejo de la empresa prevista para este lunes 17 de diciembre los consejeros convoquen a una asamblea general extraordinaria de accionistas de Nissan tan pronto como sea posible. La asamblea general ofrecerá el marco apropiado para la revelación y discusión de los asuntos de gobernanza y otros asuntos, incluyendo los consejeros designados por Renault al consejo y a cargos en la alta conducción de la empresa”. 

De acuerdo con las normas que rigen la vida de la alianza entre las tres empresas el margen para cambios en el consejo y la alta gestión están muy limitadas. Una junta general extraordinaria les permitiría hacer cambios, de lo contrario deberían esperar a la junta general ordinaria prevista en junio de 2019.

Desde que el consejo de Nissan separó del cargo a Ghosn la representación de Renault ha caído de tres a dos consejeros y no hay ningún alto cargo en la gestión de la empresa designado por la francesa.

Saikawa no había contestado a la carta de acuerdo con fuentes al tanto de las gestiones entre ambas empresas. Como queda claro las tensiones entre ambas empresas están en un punto muy alto y la decisión de los fiscales de Tokio ha hecho la posición de Saikawa más que incómoda. De acuerdo con fuentes del sector la ofensiva de Nissan contra Ghosn perseguía como objetivo buscar un nuevo equilibrio en la alianza industrial que equilibrara las fuerzas en favor de Nissan. Una operación en la que la industria japonesa contó con el apoyo del Gobierno y de su ministro de finanzas que se reunió con su contraparte francesa una semana después de la detención de Ghosn. Copias de la carta fueron distribuidas entre altos ejecutivos de Renault y una fue a manos del consejero delegado de Daimler, Dieter Zetsche, ya que la empresa alemana tiene un 3,3% de Nissan.

Zetsche dijo estar de acuerdo con el objetivo de una junta extraordinaria de accionistas lo cual hace suponer que sumará sus votos a los de Renault en caso de una junta extraordinaria. Bollore había enviado una carta a Saikawa un día antes de la misiva del viernes, el 13 de diciembre, en la que el ejecutivo francés solicitaba “una completa y exhaustiva información” de lo que sepa en torno a l inculpación de Nissan y una valoración de como va a afectar a su negocio y a la alta gestión de la empresa. La inculpación de Nissan “es una importante preocupación para nosotros, y suscita significativas preocupaciones respecto de asuntos de integridad corporativa, gobernanza y controles internos”. 

Ghosn sigue en sus cargos en la empresa francesa a pesar de la detención y Renault y el Gobierno de Francia, que tiene el 15% de las acciones y derechos de voto del 30%, afirman carecer de información oficial sobre el desarrollo del proceso contra Ghosn quien es asistido por el despacho de un abogado ex fiscal de Tokio. Los analistas del sector del automóvil señalan que los procedimientos penales en Japón son lentos y complejos y que la fiscalía tiene una tradición de condenar al 90% de las personas que inculpa. Renault ha decidido devolver el golpe a Saikawa y cuestionar al actual consejo de la empresa, sus normas y sistemas de control y la gobernanza de la empresa con el objetivo de imponer en la cúpula de Nissan un control mayoritario. Puede que la operación iniciada por Saikawa acabe en un revés para Nissan.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...