edición: 2365 , Viernes, 15 diciembre 2017
12/04/2012

Rentabilidad y seguridad

Rafael Vidal
Las constantes referencias hacia "los mercados" de estos últimos días obligan a hacer una reflexión sobre el uso abstracto del término y sobre su significado concreto. En lo referente al mercado de bonos, o de renta fija, que es el que mueve más dinero en todo el mundo, las alusiones se centran en los actores y en sus actos. Los actores son grandes fondos de inversión, grandes bancos y grandes aseguradoras, y el calificativo no es gratuito, pues mueven cada día cientos de miles de millones de dólares, de euros, de yenes y de libras esterlinas en busca de inversiones seguras y rentables. A estos actores se les han unido en los últimos tiempos los fondos de capital riesgo, o fondos especulativos, que son los que han tomado la iniciativa y son, al tiempo, los responsables de lo que sucede en "el mercado".

Los actores habituales del mercado de bonos compran o venden teniendo en cuenta la rentabilidad, la solvencia y los plazos, pero los fondos de riesgo han acelerado la cuestión temporal, alterando las otras dos variables. Su capacidad de influencia es proporcional a los productos financieros de que disponen para actuar en el mercado en cualquier sentido, al alza o a la baja. El potencial multiplicador de estos productos financieros quedó de manifiesto hace años cuando George Soros estuvo a punto de hacer quebrar al Banco de Inglaterra tomando posiciones contra la libra esterlina. No lo logró, pero la obligó a salir del SME para poder defenderse sin el corsé de sus normas.

Al día de hoy, nada es más fácil que atacar un producto -el bono español, pongamos por caso- con ventas ficticias en productos derivados, como futuros y opciones, y esperar a que los actores más ortodoxos vendan el producto ante la caída del precio. Se genera así un movimiento en cascada que produce el efecto deseado y ya sólo queda comprar barato y cancelar las operaciones iniciales. El resultado de esa caída de precios es una rentabilidad más alta, ya que el producto en sí garantiza una rentabilidad nominal, pongamos que el 5% para un precio inicial de 100, rentabilidad que resulta mayor a un precio "de mercado" más bajo. Estos movimientos, muy repetidos en los últimos meses, son las presiones de los mercados, de las que tanto se habla, sobre países con problemas, más vulnerables, y poco tienen que ver en realidad con la solvencia o los ajustes económicos.

Una curiosidad de los últimos días es que la avidez de algunos ha distorsionado la mecánica del mercado, hasta el punto de que otros actores parecen dudar al comprar seguridad a un precio demasiado elevado: Alemania no cubrió su última subasta de bonos por la baja rentabilidad resultante.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...